GRUPO PLAZA

''imperdonable' gana el premio de la sección amalgama

'The Last Whistle', un relato adolescente contra la superación, conquista La Cabina

20/11/2021 - 

VALÈNCIA. La Cabina puso fin ayer a su 14º edición con la gala de clausura y la lectura del palmarés que encumbró los mediometrajes The Last Whistle e Imperdonable, respectivamente en la Sección Oficial y Amalgama. Tras diez días de programación, con dos secciones de competición en las que se han seleccionado una docena de propuestas, el jurado de cada una ha dictado sentencia.

En el caso de la Sección Oficial, The Last Whistle se trata del retratao adolescente de un verano en el que dos hermanos viven bajo las expectativas de un padre exigente. Este les prepara para grandes carreras de natación, pero ellos están centrados en plantearse cómo enfrentarse a los desafíos habituales de la adolescencia; y mientras, sufren el acoso de otros chicos y descubren el amor. Una historia grabada en las orillas del Mar Báltico que el propio director Karol Lindholm -en conversación con este diario- reconoce como “un cuestionamiento de la herencia y de los planes que tienen padres y madres con sus hijos”. Los hermanos, que viven en una caravana en la misma playa, representan uno de los intereses mayores del director: “los que no cumplen con la norma, los que son diferentes”.

El jurado ha destacado que “consigue trasladarte al universo que retrata en esa playa de Polonia, es una historia que se te queda dentro días después de que ves la película, la sigues viviendo una vez que sales de la sala”, según una nota remitida por el festival. Lindholm no solo ha vivido cerca del mar toda su vida, sino que también es marinero. “El mar no es un territorio o solo peligroso o solo esperanzador, es un espacio muy potente al que hay que tenerle mucho respeto. A la hora de poner la cámara en él, he intentado tenerle ese respeto”, comenta.

El retrato adolescente, a pesar de sus 30 minutos de metraje, no se queda en la relación de los hijos con su padre, sino que intenta tejer “todo aquello que le pasa a un chico cuando llega una edad en la que se pueden empezar a tomar decisiones”, y deja un final optimista “en el que el padre asume casi en broma que no puede forzarles a competir”. Un mediometraje sensible y completo. El film también ha recibido el Premio a Mejor Dirección de Arte.

El resto del palmarés de la Sección Oficial lo completa -entre otras- la directora Laura Rius, que se ha alzado con el Premio a Mejor Dirección, mientras que su mediometraje, Les filles du feu, ha sido también reconocido por el jurado con una Mención Especial.

Por su parte, Taipei Suicide Story ha recibido varios galardones como Mejor Escritura Audiovisual, Mejor Dirección Fotográfica y Mejor Mediometraje del Jurat Sènior, quienes también han querido reconocer con una Mención Especial a la española El cuento del limonero.

En los galardones del apartado de interpretación, Mejor Interpretación Principal y Mejor Interpretación de Reparto, han recaído en Lee Seung-Hyun, por Daybreak y en José Barrós por Zeit und lust, respectivamente. La propuesta valenciana Les xiques van al parc de nit, de Iñaki Sánchez Arrieta y Celia Cuenca García, consigue el Premio del Público y Mejor Banda Sonora. Por último el jurado de Mejor Cartel ha decantado el premio a The Letter Room, de Elvira Lind.

Imperdonable, ganador de Amalgama

La historia de Geovanni, un sicario criado en las bandas criminales de El Salvador, ahora en la cárcel ha emocionado al jurado de Amalgama, que ha otorgado a Imperdonable su reconocimiento al mejor mediometraje de la categoría. Como bien hablaba de ella Álvaro González la semana pasada en Culturplaza, la trama revela la complicada vida carcelaria de este preso que, además de convivir con su pena, tiene que enfrentarse a la homofobia tras haber conocido a su pareja en la misma cárcel. Una radiografía de cómo las dinámicas excluyentes se magnifican en lugares ya de por sí hostiles como una cárcel. 

'Imperdonable'

"Era un gángster, pero escondía una mariposa en mi interior”, dice Geovanni. La potencia de su relato, grabado escrupulosamente en este documental dirigido por Marlén Viñayo, ha merecido las alabanzas del jurado: “porque nos compromete como sociedad. Un relato sobre aquellos a quienes dejamos caer al abismo. Un filme sobre aquellos a quienes, incluso para los que creen en Dios, no son merecedores de la piedad de Dios. Por la proximidad radical con la que la directora nos acerca a unos personajes a quienes nadie quiere mirar. Por su habilidad en construir un relato que se va haciendo más complejo a cada minuto y por su sutileza en ir abriendo puertas cada vez más profundas hacia el infierno”.

La película española de León Siminiani, El síndrome de los quietos, ha sido galardonada con el Premio a Mejor Escritura Audiovisual de Amalgama y Mejor Montaje. El Premio del Público ha recaído en Vas-y Voir, found footage sobre el neocolonialismo en Nigeria.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email