Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 29 de mayo y se habla de gandia DESCONFINAMIENTO coronavirus pcr herencia
GRUPO PLAZA

cerámica para la historia

Tras el misterio de Nolla

La historia del mosaico Nolla se repasa en el Museo Nacional de Cerámica de Valencia en una muestra que destaca la resistencia, usos e innovación de este producto y pone en valor a esta empresa valenciana

8/10/2015 - 

VALENCIA (EP). La exposición El legado Nolla 1865-2015. 150 años de la fábrica de mosaicos, que se podrá visitar en el Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias 'González Martí' de Valencia desde este jueves y hasta el 6 de enero de 2016, destaca la "calidad", "resistencia" y "durabilidad" de este producto, sus diferentes usos para suelos, fachadas o retratos y la innovación aplicada para su producción. Todos estos aspectos convirtieron esta cerámica de Meliana en "precursora del gres porcelánico producido hasta la actualidad". Las características de este revestimiento le reportaron numerosos premios en ferias y exposiciones de toda Europa.

La muestra estará incluida dentro de las European Heritage Days, de la Comisión Europea, y coincide con el aniversario tanto del nacimiento del Miguel Nolla (1815) como de la puesta en funcionamiento de la fábrica (1865). La exhibición está organizada por el Museo Nacional de Cerámica y Artes Suntuarias 'González Martí' junto al Ayuntamiento de Meliana, ARAE Patrimonio y Restauración SLP y el Centro de Investigación y Difusión de la Cerámica Nolla.

El objetivo de esta exposición, ubicada en las salas de exposición temporal I y II del citado museo, es "difundir el patrimonio cultural que representa la cerámica Nolla" y resaltar tanto "la relevancia de la fábrica de mosaicos Nolla", como "la importancia de su legado". En este sentido, Xavier Laumain, comisario de la exposición junto a Ángela López, indicó este miércoles, durante su presentación, que este montaje busca, como el resto de iniciativas impulsadas en los últimos años en torno a este producto, "darlo a conocer" para lograr la "visibilidad" que requiere y para que la gente, "tras sensibilizarse, lo aprecie". En la presentación participó también el director del Museo Nacional de Cerámica, Jaume Coll.

Que se vaya conociendo

"Lo importante es que se vaya conociendo, así se va valorando y se va conservando", señaló Laumain, quien apuntó que "hasta hace dos años o menos" la firma era "desconocida" y ha recordado la celebración de talleres para adultos y niños sobre esta cerámica, el desarrollo del primer congreso sobre este revestimiento y su reproducción en la falla Nou Campanar de 2015. "La idea es dar una visión general de lo que es y lo que ha supuesto", dijo.

Para profundizar en el conocimiento de estos mosaicos el comisario de la exposición ha explicado que la muestra se completa con un tríptico que se repartirá a sus visitantes en el que se recoge un mapa de Valencia con unos veinte enclaves que tienen mosaico Nolla en sus suelos o fachadas como los edificios del Ayuntamiento y de Correos, el Asilo San Juan Bautista, el Palacio de la Exposición o fachadas del barrio del Cabanyal.

En la exhibición se da a conocer el legado Nolla y la historia de la fábrica de Meliana desde distintos puntos de vista como el propio mosaico y sus diseños, la figura de su fundador, Miguel Nolla Bruixet, tatarabuelo de la exalcaldesa de Valencia Rita Barberá Nolla, la empresa y sus trabajadores, los sistemas de producción, sus ventas y el Palauet Nolla, una antigua alquería de finales del siglo XVII propiedad de la mujer del empresario junto a la que se construyó la fábrica y que se fue remodelando para usarla como escaparate y muestrario de esta cerámica.

Visión de conjunto

Los responsables de la exposición consideraron que esta "visión de conjunto" permitirá al visitante conocer "la complejidad, la profundidad y la relevancia de tal patrimonio, tangible e intangible, desde sus aspectos formales, materiales, estéticos, industriales e, incluso, sociales". El mosaico Nolla, un producto inspirado en el inglés de Minton Hollins & Co, comenzó a producirse en España, en Meliana a mediados del siglo XIX de la mano del empresario Miguel Nolla, que en 1860 comenzó con la tramitación de expedientes para poner en marcha este negocio y que inició su fabricación en 1865.

Este emprendedor, vinculado con anterioridad al sector textil, aplicó en esta aventura sus conocimientos como empresarios y utilizó sus contactos, principalmente, como explicaron Laumain y Coll, "gente de la alta sociedad del siglo XIX". Así, han destacado que por la fábrica de Meliana pasaron personajes como Amadeo de Saboya, Poeta Querol, Blasco Ibáñez o el General Prim.

Del mismo modo, resaltaron las "técnicas innovadoras" —contó con la primera red eléctrica en las naves y la primera línea de teléfono— que se usaban en la empresa para el prensado de arcilla en polvo y su cocción y que le proporcionaron las "altas prestaciones" que caracterizaban este mosaico y que lo llevaron a ser usado en viviendas, edificios públicos y espacios como hospitales.

Saber hacer

El cartel con el que se anuncia la exposición es una reproducción del retrato de Miguel Nolla, hecho con teselas de su cerámica que presidía la entrada a la fábrica. La muestra, compuesta por paneles informativos, vitrinas y alguna pieza de mosaico —como el suelo de un mirador de una casa de la calle de la Paz donado al museo González Martí y una réplica en teselas de un retrato de la Dolorosa—, arranca con una pieza de mosaico del Palauet y continúa con información sobre el fundador de la firma y su personalidad, "clave en la evolución de la empresa", así como con datos de la política social que aplicaba en su negocio y de la relación con sus trabajadores.

Asimismo, la exposición sigue con datos sobre la producción y el conjunto fabril —tanto respecto a su ubicación, en un "sitio estratégico" en cuanto a comunicaciones, como sobre las maquinaria que lo componían—, los trabajadores —considerados "patrimonio inmaterial de Nolla por su "saber hacer"—, la cerámica —con sus diferentes diseños, motivos y colores—, la comercialización, los cambios de nombre de la empresa hasta convertirse en Mosaico Nolla S.A.; el Palauet Nolla y las actividades de difusión organizadas.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email