X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

PLATO DE LA SEMANA

Tuétano a la brasa en The Little Queen 

El tuétano nos conecta con el lado más animal de nuestra especie. Hueso, brasas y el placer fugaz de saber que uno está pecando a base de bien.

Por | 20/01/2017 | 1 min, 33 seg

Lo mío con el tuétano es una historia de amor tardía. Lo probé por primera vez en Punto MX (Madrid) y caí rendida. Ahora si lo veo en una carta, no puedo evitar pedirlo. Sí, tiene un 90% de grasa, pero nadie es perfecto. 

Hace dos meses abría The Little Queen, restaurante del antiguo hotel Reina Victoria ubicado en el primer piso del edificio de la calle de las Barcas, y yo mostré mis dudas acerca de si funcionaría. "¿Un primer piso, en un hotel? En Madrid o Barcelona, sí, en Valencia aún no estamos preparados". Me equivoqué y me alegro. El restaurante llena a diario y puede convertirse, con el tiempo, en el revulsivo que le falta a esta ciudad para que los hoteles empiecen a ponerse las pilas a nivel gastronómico. 

Pablo Ministro (jefe de cocina también de Contrapunto) está al frente de The Little Queen. Su cocina, cóctel perfecto entre descaro y frescura, se plasma en la carta de este restaurante en platos como los callos marinos con plancton y verduras o este tuétano con navajas y vinagreta de yuzu. "Lo pintamos con aceite, distintas pimientas y sal y lo metemos en el horno de brasas. El secreto es cerrar el tiro de arriba para que el calor se concentre. Lo servimos con navajas que cocinamos al vapor a baja temperatura, piparras y una vinagreta de yuzu, un cítrico japonés", me cuenta Ministro.  

Dice que en el futuro puede que cambie las navajas por gamba roja de Denia. El pecado, entonces, será celestial. 

Comenta este artículo en
next