Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

 INNOVACIÓN EN TRANSPORTE MARÍTIMO 

Un pionero diseño valenciano de contenedores plegables permitirá reducir el gasto de las navieras

El ingeniero de caminos Miguel Navalón es uno de los impulsores de Navlandis, que será la representante de España en la Venture Competition de Climate KIC

14/09/2015 - 

VALENCIA. Una joven empresa valenciana ha decidido dar solución a un problema que hasta ahora tenía poco margen de maniobra para resolverse en el ámbito del transporte marítimo. Miguel Navalón, ingeniero de Caminos y con un MBA en Business, es uno de los impulsores del diseño de un contenedor plegable para el tráfico marítimo de mercancías, que competirá por ser la mejor startup cleantech de Europa el próximo octubre en Birminghan (Reino Unido).

Navlandis ha ganado en España la Venture Competition, la mayor competición del continente para startups tecnológicas limpias impulsada por Climate-Kic, iniciativa de la Unión Europea. "La idea surge por casualidad en una conversación en 2013 al ver la realidad de que existen un montón de contenedores vacíos en los depósitos en los puertos", explica Navalón. "¿Qué pasaría si los plegáramos y ocuparan menos espacio?".

Entre tanto empezaron a salir algunos proyectos y estudios importantes como los de la Universidad de Róterdam. Vieron que el problema del sector marítimo es de posicionamiento. Mientras que una dirección los contenedores van llenos en la otra van vacíos y las navieras no pueden equilibrar el tráfico por lo que en muchos casos se quedan en el sitio de destino para que alguien los llene. ¿Su propuesta? Que cinco contenedores plegados ocupen el hueco de uno actual.

"El concepto de plegado es muy mecánico, de hecho tiene que ser algo que no rompa con los estándares", asegura. "Tiene que ser suficientemente robusto para no sufrir daños, económico para que no sea mucho más caro que uno normal por lo que no puede llevar mucha tecnología, y tiene que plegarse con las maquinarias estándares que ya se usan en el sector portuario". Ahora buscan financiación para verificar el prototipo y partners tecnológicos.

"La forma de plegar que teníamos en mente nadie la había pensado, por eso hicimos el proyecto de la patente y en 2014 pedimos la nacional y ahora la internacional", explica. Vieron que el sector marítimo tenía necesidad de innovación a pesar de ser más conservador y por esto decidieron que su empresa se dedicara a la propuesta de soluciones innovadoras en este ámbito empezando por los contenedores, su primer producto.

En cuanto a su competencia, en noviembre una empresa holandesa presentó el primer contenedor plegable para transporte marítimo junto a una universidad. Despertaron mucho interés y ya han cerrado una ronda de inversión con un fabricante de contenedores. "Nosotros intentamos hacer nuestro camino en este sentido, aunque es bueno que haya algo de competencia porque quiere decir que hay mercado".

EL PUERTO DE VALENCIA COMO INSPIRACIÓN

La idea original surge de observar el Puerto de Valencia con el que han realizado acercamientos, concretamente con el departamento de Innovación de la Fundación Valenciaport, para saber la opinión de los implicados en el problema. "Una de las patas es conocer en qué rutas sería más rentable el uso del contenedor plegable", apunta Navalón. Cuando tengan el prototipo construido la intención es colaborar con ellos para poder colaborar con más agentes del sector y ver cómo se comporta el contenedor y el ahorro.

¿Pero por qué una idea sobre contenedores plegables se encuentra en Climate-Kic, dedicada al cambio climático? "En realidad el transporte marítimo tiene un componente fuerte de emisiones en CO2", asegura. El problema de la gestión de contenedores está en que un 25% de los contenedores de los viajes van vacíos mientras que pasan casi el 50% de su vida en tierra esperando a que alguien los llene. Esto ocasiona 20.000 millones de pérdidas al año y 200.000 millones de emisión de CO2.

"Al poder poner cinco donde uno, reduce entre cinco los gastos tanto en el transporte como en el almacenamiento y al poder manejarse por paquetes reduces las operaciones de carga y descarga", apunta. "Estimamos que podemos ahorrar del orden del 30% de las pérdidas de gestión de contenedores vacíos y reducimos el 80% del espacio ocupado en tierra". A esto se suma una reducción del 16% de las emisiones de CO2 del transporte marítimo en la gestión de contenedores vacíos, enfocado siempre las zonas externas al puerto que es donde este contenedor plegable adquiere gran valor.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email