Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

sliding library

Una biblioteca portátil en Orriols para hacer barrio

28/09/2020 - 

VALÈNCIA. En un plaza de Orriols aparece una bici. Lleva una librería encima. Se trata de la Sliding Library, un proyecto que nace de la convocatoria Emergents de la Universitat de València y que busca, a través de la lectura, dinamizar el barrio del norte de la ciudad. 

Detrás del proyecto están Darío Cobacho y Leonardo Gironacci, dos doctorandos de Bellas Artes de la Universitat Politècnica de València. Los dos plantearon un proyecto de dinamización del barrio a través de un eje común: la lectura y el intercambio de libros. "Vimos que una de las necesidades del barrio era la de una mayor dinamización de la lectura, y nos pareció que debíamos encontrar una manera de diferente y original de fomentarla", explica a este diario Cobacho.

El proyecto ha planteado un proyecto por fases en el que la primera consistía en una investigación junto a la asociación Orriols Convive. Finalmente, se ha desarrollado durante 10 días de septiembre dos talleres en torno a la lectura, en el que participaron artistas y vecindario. Buscaron palabras y las ubicaron en lugares del barrio. "En este lugar antes ahorcaban", relataba una de las intervenciones: "esta investigación nos ha ayudado a preguntar por la historia oral del propio barrio y, aunque los textos finales no tengan una referencia clara, sí son producto de esta investigación del espacio", explica el promotor de la iniciativa.

Foto: LEBREL

La idea del fomento de la lectura rompiendo la barrera de la biblioteca y la librería desde un dispositivo en el espacio público fue el lugar desde donde partir el eje central del proyecto. Se hablo de instalar un punto de intercambios de libros, tal y como se he hecho en otras ciudades a través de una estantería fija en la que los vecinos y vecinas pudieran interactuar con ellos directamente. Finalmente se optó por el de una librería móvil, y ahí es donde entra otro de los actores importantes en el proyecto.

Lebrel, "que ya tiene una experiencia previa en la reflexión del espacio urbano y en la creación de refugios creativos, nos construyó un refugio de la lectura", explica Cobacho. El artista creo un librería que se podía enganchar a una bici y llevar facilmente por los barrios de la ciudad. El sábado fue el primer día.

El dispositivo está hecho con algunos materiales reciclados y sintetiza la voluntad de un espacio móvil que puede ser más cosas que una librería. El otro día hubo un proyecto piloto en el barrio de Orriols: apuntan los nombres de las personas que cogen un libro (que han pasado también una cuarentena), dejan su nombre y la próxima vez que vaya la Sliding Library a la plaza, la persona tendrá que devolver el libro que se ha llevado o donar otro.

La manera en la que el vecindario interactúa con los libros no deja de ser llamativa: "sobre todo hay necesidad de literatura infantil, por lo que hemos visto, padres y madres que buscan algo diferente que les recomienden. Las familias en busca de la literatura infantil ha sido la gran demanda que hemos visto. Por otra parte, los adultos miran mucho pero no se atreven a llevarse nada hasta que no se lo recomiendas directamente".

El proyecto prevé extenderse en el tiempo y algunos barrios como Benimaclet y Torrefiel ya hann mostrado su interés porque también lo haga en el espacio. En el caso de este último, le encuentran un sentido concreto: al ser un barrio de alta densidad y con pocas zonas verdes, el espacio público necesita ser dinamizado.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email