GRUPO PLAZA

de la mano de áfrica alonso

'Una luz tímida', la novela que relata la historia de amor entre dos valencianas durante el franquismo

1/06/2024 - 

VALÈNCIA. Una noche “de insomnio” del año 2016 la dramaturga, autora y actriz África Alonso se vio enredada en una espiral de artículos que relataban la historia de Carmen e Isabel, dos maestras que trabajaban en un pueblo de València y que tuvieron que vivir su historia de amor en silencio por culpa de la represión franquista. Una historia de amor que permanecería entre las sombras hasta que varios periodistas la descubrieran y "la dejaran caer entre las manos de Alonso", quien le ha dedicado a ambas maestras una obra de teatro y un libro bajo el mismo título: Una luz tímida. Primero, sobre el escenario: Alonso dirige y actúa en la versión musical de Una luz tímida que ha estado girando por toda España a lo largo de cuatro años contando el romance entre las bambalinas.

Al terminar la gira, este 2024, la historia ha dado el salto del libreto al libro de la mano de la editorial Seix Barral, junto a la que Alonso consigue que el romance de estas dos profesoras viva para siempre entre las páginas. Para ser fiel a la obra Alonso transforma “los pasajes musicales en poesía” y la autora se sirve de los recursos literarios para transformar al lector en espectador sin jugar con un límite de tiempo:  “En el caso de la obra de teatro la línea narrativa es más fina porque tengo que decir mucho en muy poco tiempo pero en la novela no he tenido esa limitación y puedo ir añadiendo los detalles, el reto es ir avanzando entre espacios y dentro de la historia para que se mantener el ritmo del relato”, añade.

África Alonso (Foto: PAULA COSTAS)

Con todo esto consigue “que una historia muy trágica tenga mucha luz” y generar un relato que hable de todas esas personas que pudieron vivir una situación de opresión y que ahora se pueden sentir comprendidas entre las letras. “De alguna forma se trata de imaginar esta historia si no hubiera sucedido en la época franquista. Hablamos de sus miedos, del peso de la opinión de los otros y de los recursos que emplean para poder estar juntas”, como puede ser el de trabajar como maestras e ir desplazándose entre los pueblos como compañeras, “hablamos también de darle cuerpo a esa historia y dotarla de emocionalidad”, argumenta Alonso, quien pone cara y nombre a esta historia de amor que nada tenía de "ilegal" aunque así se vendiera en ese momento. 

Tras haber visto las reacciones de los espectadores en el teatro, Alonso se reimagina la historia en el formato de la novela dando mayor peso al momento vital en el que se encuentran las protagonistas. También eleva a personajes secundarios como sus alumnos, los niños que lo ven todo desde la inocencia: “Ellos no tienen un juicio sobre el amor y no sufren la herida de la guerra. Me parece muy interesante poder ver esta historia desde el colegio en el que ninguno les mira con mala cara -exceptuando a sus padres- y que las observan desde la inocencia”. Para representar a los alumnos en la novela les retrata con un valenciano "repleto de barbarismos" y con gestos y muecas divertidas típicas de su edad, que muestran su inocencia al lector, quien desearía que todos contemplaran a las maestras desde el mismo prisma: “Si te fijas ellas dentro de la escuela se sienten seguras, sienten más cariño rodeadas de las niñas que de las adultas”, reflexiona Alonso. 


La autora también recala en la historia de amor tranquila que viven ambas y como la escuela se convierte en una metáfora del disfraz que llevan. Miradas, gestos y titubeos cogen mucha fuerza en una lectura en la que cada pequeño guiño supone un antes y un después en la relación de Carmen e Isabel, una relación que avanza junto al lector a lo largo de unas 400 páginas en las que se mantiene el ritmo que tendría la historia sobre el escenario, de “donde viene” Alonso: “Trabajo desde la interpretación y cuando escribo algo me imagino haciéndolo, creo que eso se refleja en el libro con un toque de “escena” y mantiene la acción dentro de la novela. En esta también tengo más espacio para reflexionar desde la narrativa y hablar de la libertad que les rodea pero que no es accesible para ellas”. 

Conforme avanza la lectura Alonso descubre a Carmen e Isabel, dotándoles de “un cuerpo, una cara y una emocionalidad” única con la que se descubren entre las sombras. Juegan también con los espacios, dentro del entorno rural cada elemento que les rodea les transforma y les permite conjugar su amor en nuevos lenguajes: “En esta novela los elementos que les rodean hablan de la libertad inaccesible para ellas. El escenario envuelve la idea de que están en un lugar en el que no pueden hacer lo que desean”, añade Alonso, quien se encarga de construir -a lo largo de más de cinco años- un espacio en el que ambas puedan tocarse, abrazarse y besarse sin miedo a ser descubiertas. 

Para saber más...

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme

Acceso accionistas

 


Accionistas