X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

CRÓNICAS POR LOS OTROS / OPINIÓN

Una subasta de experiencias

¿Quieres vivir la experiencia de entrar en los fogones de la mano de Quique Dacosta? ¿Quieres ser Chef por un día con Ricard Camarena y su equipo? ¿Quieres vivir la experiencia de ser chef por un día  y tomar parte del  equipo de trabajo de Ricard Camarena? ¿Quieres vivir la experiencia de pujar por una ilustración de Mariscal, Paco Roca, Paula Bonet, Cristina Durán o Carla Fuentes o llevarte a casa un cartel de Iban Ramón, Menta o Yinsen? ¿Quieres vivir la experiencia de tener un Francis Montesinos o un Siemprevivas en tu armario? ¿Quieres vivir la experiencia de llevarte arte a casa a precios solidarios? ¿Quieres vivir la experiencia de adentrarte en el mundo de las bodegas?¿Quieres vivir la experiencia de regalar algo diferente, especial y único por Navidad? ¿Quieres vivir la experiencia de pujar por una buena causa? ¡Ven y puja! 

10/12/2016 - 

Hoy quiero invitaros a un evento muy especial que tendrá lugar el próximo jueves 15 de Diciembre a las 19:30h. en el Sky Bar del Ateneo Mercantil de Valencia. Una subasta de experiencias. Se trata de la tercera subasta que organiza la ONG “One Day Yes” presentada por Eugeni Alemany y la compañía de improvisación Subit Impro. Una subasta que reunirá a gran parte de la sociedad valenciana y que por precios más que asequibles ofrece productos únicos para regalar estas navidades, regalar experiencias. Un evento diferente, especial y único como el proyecto que mantiene detrás. Ya que todo esto se organiza por una buena causa: apoyar a los niños y niñas de la escuela Twashukuru Nursery School en Lamu, Kenia. Una escuela construida con de botellas de plástico y vidrio recogidas de la basura. Una escuela 100% ecológica. 

Twashukuru en swahili significa agradecido y agradecida.Y no me equivoco si hablo en nombre de todas las personas que trabajamos en proyecto pequeños, altruistas y desconocidos y afirmo que así nos sentimos cuando recibimos el apoyo que necesitamos. Agradecidos y agradecidas a todos los que ayudáis a ayudar. Agradecidos y agradecidas a los que apoyáis para sacar este tipo de proyectos adelante. Agradecidos a todas las personas que se entregan y aportan su granito de arena en proyectos para que salgan adelante.

Nadie dijo que fuera fácil

Nadie dijo que meterse en un proyecto de cooperación de estas características fuera a ser un camino fácil,  de hecho es un camino difícil,  lento,  largo y duro. Un camino que cuesta. Un camino con alguna alegría y muchos sinsabores. Pero un camino difícil de abandonar porque no es ni más duro, ni más costoso ni más doloroso que la vida de muchas personas que viven en situaciones infrahumanas. 

(Foto: Eduardo Soteras)Estas personas son niños, niñas y adultos, en general, por los que trabajamos. Son los beneficiarios directos del trabajo que entre todos hacemos y que viven en situaciones extremas. Son personas de países pobres o países ricos que viven en situaciones desfavorables o personas refugiadas de sus países.  Son personas que no han nacido en un sistema desarrollado o que habiendo nacido en países desarrollados no tienen acceso a las comodidades, servicios y facilidades a los que accede el resto de población. Se trata de un segmento de la población que no tiene una vida fácil, de hecho tiene una vida muy difícil y complicada. Una vida que no imaginamos.

Cada proyecto que arranca merece la pena, todos trabajamos en la misma línea, sólo hay que encontrar un proyecto o una organización en el que nos sintamos identificamos por alguna motivo. Por las personas que lo gestionan, por el país donde trabaja, por el beneficiario directo al que apoya, etc. hay muchas razones y muchas aristas para identificarnos con un proyecto más que con otros. Pero lo importante es encontrar uno. Colaborar y dar algo de nosotros por los demás sea con una aportación económica, personal o profesional. Más que la aportación en sí, que no deja de ser importante, colaborar con proyectos que trabajan por un mundo más justo es un gesto y una actitud ante la vida que hace que este mundo sea más humano y más habitable. Y yo animo desde aquí a que lo hagan, aunque sea por un tema de egoísmo puro y duro. Ayudar nos hace sentir mejor personas. 

(Foto: Eduardo Soteras)

Evidentemente todo este panorama que describo, con proyectos de ayuda de todo tipo , programas, grandes y pequeñas oeneges, etc. son parches a una situación que no interesa darle la vuelta, que no interesa cuestionar y que no interesa mover. Porque la solución real que evitaría la pobreza en este mundo en que vivimos, no son sólo este tipo de proyectos, son unas reglas y unas leyes económicas y políticas a escala internacional que se nos escapan y a las que no podemos tener acceso. Modificar estas reglas del juego es la única solución para erradicar la pobreza en el mundo y garantizar el acceso a una vida digna a toda la población. Pero no interesa. La pobreza no interesa.

Ante esta realidad contra la que es difícil luchar, fuera de las urnas, considero que es importante la actitud de las personas. Y no somos pocas las personas implicadas de alguna manera en proyectos de cooperación, sensibilización, acción social, etc. Somos  muchos pero no suficientes. Somos personas concienciadas, sensibilizadas y comprometidas por conseguir un mundo más justo y equilibrado aunque sea con pequeñas acciones, porque todo cuenta. Cada uno aporta y apoya con lo que puede y quiere. Y todo vale. En esta camino duro de repente encuentras personas que te ayudan y que hacen más fácil el camino. 

Camino a la escuela

A punto de empezar las Navidades, los eventos solidarios con nuestras agendas. Eventos benéficos  de todo tipo. Y yo animo a que participen en ellos. Porque todos los eventos benéficos tienen una historia detrás, un objetivo que conseguir, unas personas que ayudar. 

La subasta benéfica ONE DAY YES lleva por título “ Camino a la escuela” porque tiene un reto. El año pasado con la subasta realizada se consiguió  construir el comedor para la escuela. Este año necesitan una barca para transportar los niños y niñas a la escuela. Recordamos que en Lamu, no hay coches , solo burros y barcas como medio de transporte. Una barca  no es un lujo, es una necesidad. Una barca que facilitará el acceso y el transporte a niños y niñas para ir cada día a la escuela. Porque allí una barca es como un autobús escolar aquí. Y el objetivo de One Day Yes es poder cumplir sueños. Queremos mejorar la calidad de vida de estos 28 niños y niñas de Lamu.

Así que ya sabes… ¡ven y puja! 

Subasta de experiencias y llévate un regalo original para estas Navidades. 

La semana que viene… ¡más!

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email