GRUPO PLAZA

La ciudad y sus vicios 

Valencia a lo Florida: por qué el Marina Beach va a ser el fenómeno del próximo verano

Un nuevo plató en el que la Valencia marítima se rueda. En cualquier momento se pasan las Kardashian…

20/03/2016 - 

VALENCIA. Siempre pedimos a gritos ser lo que no somos. Fantaseamos con emparentarnos con personajes y territorios en un anhelo prolongado. Durante años Valencia -la zaplanista- quiso ser Florida en un continuo de playa, sol y palmeras. Gurús llegados de la Escuela de Benidorm vislumbraron una escena de ‘tetes’ en la playa para elevar el discurso estético de la costa valenciana. Aquel intento torticero acabó en pastiche y Gandía Shore.

Pero, albricias, en plena era postcaloret Valencia ya tiene su postal from Florida. Y, oh sorpresa, dignifica el reguero de escenarios playeros de la ciutat, aquejados -según el flanco- de escasa renovación, de aceitosos olores o del ancestral rito de la caza del guiri. 

Paso al Marina Beach Club, como un plató de un concurso estival, nacido tras ganar Recaba Inversiones la ‘oposición’ a esta pieza preciada del litoral. Es mediodía, sol y cielo (desde aquí se ve muy alto). Adentrarse en el club Marina recuerda a entrar de lleno en un parque de atracciones, pero en lugar de norias y montañas rusas, sofá y piscina, lounge y copas. El área del restaurante, de donde procederá la mayor parte del beneficio, se atesta. Al paso, el bar piscina (“único en la ciudad”, se promociona cual fenómeno), una laguna de chapuzones sobre las que se reflejan las palmeras; qué photocall celeste. Hace unas semanas un coche pequeño se presentaba sobre sus aguas

Parece que en cualquier momento las Kardashian abordarán el club a grito pelao. Un Dj ejerce sus labores. Desprendidos de prejuicios he aquí un mirador para romper definitivamente la máxima de aquella ciudad viviendo peligrosamente de espaldas al mar. “Le hacía falta esto a Valencia”, se escucha de rebote. “Lo tienes un poco todo. Restaurante, copas, piscina, playa…”. Cara a cara con el mar, aunque en versión urbanita. “Me mojo a favor: me gusta tomarme algo frente a la playa y que los precios no sean prohibitivos”, se oye por allá.

Va a ser el fenómeno del verano porque es un cocktail exuberante de medidas justas. Chilling en vena. Miami me lo confirmó. Brisa frontal. Un poco de trencadís. Valencia que se mece. Una silueta calatravista y la larga franja de arena a vista de dron. Muelle del esparcimiento. 

El diseño, obra del arquitecto Juan Ranchal, buscó levantar “un espacio que fuera permeable y que no fuese una barrera”, evitando una de las acusaciones que desde el origen rodeó la propuesta: la privatización de la playa. “Al contrario, fuera de temporada incluso se gana toda la zona exterior y de la terraza para uso libre”. 

Es un duelo entre playas. El inicio del paseo Neptuno, la Malva, tiene por fin su club donde acomodarse después de que la Patacona le hubiera estado comiendo la tostada, convertida La Más Bonita en la sede playera del reino. “¿Es Punta Cana, hermano?”, le escribe un despistado a un amigo a través del Instagram. “No, es Valencia, España”, les responden. Foto, foto y foto. Fotódromo de aguas claras. Y por la noche, hasta las tres, luces flúor. La piscina al caer el sol parece un decorado de Showgirls; este julio y agosto promete momentos de éxtasis. 

Poco más de un mes tras su estreno -retrasado en el tiempo- centenares de imágenes se vuelcan ardorosas en las redes favoritas. “¿Cuándo se va a llenar de mascachapas?”, apuntan los primeros descreídos, a modo de profecía, a punto de salirles urticaria antes cualquier concentración de ‘tetes’. Como si quisieran evitar que el parecido de Valencia con la misma Valencia. “Intuyo la llegada de potenciales concursante de Gandía Shore tomando benjamines de Moet”. 

Nuevo punto caliente de alborozo playero, fachada de la Valencia hedonista. Las Kardashian no, pero justo al salir entraba Paz Padilla. Hay una nueva postal en la costa y este verano, já, no vamos a parar de verla.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme