X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

#DESAYUNOVP

València Capital Mundial del Diseño, día 1: cónclave para dibujar el futuro

11/09/2019 - 

VALÈNCIA. Nada como un buen desayuno para mitigar la resaca. Apenas pasaban unas horas de la llamada de Canadá para comunicar la noticia que desde hace meses estaba esperando el sector -València será Capital Mundial del Diseño en 2022- cuando Valencia Plaza reunía a algunos de sus principales representantes en una jornada destinada a debatir sobre el estado del diseño en la ciudad. Destino o casualidad -allá cada uno con sus creencias-, la coincidencia entre el anuncio y la jornada, organizada por este diario en el hotel Valencia Palace SH, sirvió para poner negro sobre blanco algunos de los retos del sector de cara a estos tres años de trabajo, que culminarán en un clímax que, en realidad, es una excusa para avanzar casillas en la consideración -social y empresarial- del sector. Y esta dualidad fue una de las cuestiones clave durante la charla generada en trono a la mesa de Valencia Plaza, moderada por Javier Alfonso, director del diario, y Miguel Miró, director financiero de Ediciones Plaza.

“Ha habido una auténtica revolución digital y ahora hay otra: lo que no esté vinculado al diseño no va a existir”. Estas palabras las firma Vicente Pons, representante de la centenaria empresa de mobiliario Point y una de las personas que estaba haciendo fuerza para que la capitalidad se materializara, cuando esto apenas era un sueño de unos pocos. La necesidad de que las empresas valencianas vean al diseño como aliado es una de las claves para avanzar en el sector, una brecha que, esperan, se reduzca gracias al trabajo de divulgación vinculado al proyecto València Capital del Diseño. “El diseño es una inversión, todos los empresarios invierten en máquinas, etc, pero olvidan el diseño. No solo de objetos o catálogos, sino también el diseño estructural de una empresa. No es solo tener un logo bonito, tiene que formar parte interna de las empresas, de sus procesos y sus estrategias”, explica Clara del Portillo, CEO de Yonoh. La diseñadora apunta, efectivamente, a un diseño que está embebido en la empresa, un savoir-faire que salpica los procesos para derivar en una mayor eficiencia, uno de los horizontes indiscutibles, pero que todavía hay que hacer entender a muchos negocios. 

Foto: KIKE TABERNER.

“Las empresas que se han quedado a la cola del diseño ahora se lo anotarán en rojo”, asevera Ana Segovia, CEO de Odos Design, al respecto. “Hay muchas personas que lo viven como un choque continuo”, añade, apuntando a un constante trabajo de ‘didáctica’ que refleja que todavía queda mucho por hacer, una cuestión que no siempre está vinculada al tamaño de la empresa, con Closca como ejemplo de empresa pequeña vinculada al diseño, tal y como señaló Vicent Martínez, diseñador industrial en Estudio Vicent Martínez Disseny. Porque en esto del diseño el ‘se mira pero no se toca’ no sirve: es el momento de zambullirse. Y es que esta capitalidad es, en el fondo, una oportunidad, la de fijar retos, la de hacer una lista de deberes que fuercen un salto cualitativo en el sector. “El diseño tiene que estar en los proceso de las empresas. Y se conseguirá”, asevera Nacho Poveda, director del departamento de diseño de producto de Ramón Esteve Estudio. Esto, por cierto, también pasa por eliminar esa idea de "valor añadido", y entenderlo como algo "estructural", refleja Pepe Cosín, decano del Colegio Oficial de Diseñadores de Interior de la Comunitat Valenciana (CDICV).

“Pero, ¿vamos a crear puestos de trabajo?”, se preguntaba no sin poco atino José Miguel Martínez, CEO del grupo José Martínez Medina. Sobre la cuestión de los números apuntaba Xavi Calvo, de Estudio Menta y director estratégico de la candidatura, a los estudios que se han puesto en marcha recientemente para cuantificar el valor económico del diseño, estudios como el impulsado desde el Instituto Valenciano de Investigaciones Económicas (IVIE) que, entre otros datos, concluye que las empresas que prestan servicios de diseño a otras firmas generan en la Comunitat casi 100 millones de euros de valor añadido y más de 1.200 empleos. En este sentido, las asociaciones profesionales han demandado a la administración continuidad en el análisis del sector, uno de los retos del gobierno -que, por cierto, tiene varias promesas del programa electoral por desarrollar- en su renovada relación con el sector. 

Foto: KIKE TABERNER.

Pero no hay que olvidar que la capitalidad no es -solo- de diseñadores para diseñadores, sino que está en su ADN estrechar lazos con otros sectores y llegar al ciudadano medio. “Las Olimpiadas en Barcelona ayudaron a proyectar una idea de modernidad, qué mejor que usar el diseño para proyectar esta imagen de València”, apuntó Jesús Llinares, CEO de Andreu World. “Hay que transmitir de una forma sincera lo que es València, sin inventar lo que no somos. Alejándonos de la paella o las Fallas, con una puesta en escena de lo que somos capaces de hacer”, reflejó José Miguel Martínez. En esto, claro, también está el debate servido. “Hay que comunicar una imagen de València como es, no de modernidad. Con su paella y sus Fallas. Forma parte de nosotros, es un valor que tenemos y hay que mostrarlo”, añadía Clara del Portillo, una partida de ping-pong que llevó a Llinares a poner Japón como ejemplo a seguir, en tanto que convivencia entre tradición y modernidad. Aunque el cómo es discutible, lo cierto es que el qué -la necesidad de comunicar- es una demanda clara y, de acuerdo con Pepe Cosín, un déficit a solventar. “Es un orgullo pero también una obligación. Te compromete, por tanto hay que hacerlo bien”, refleja Vicent Martínez. 

“Gente que no sabía lo que era el diseño pregunta ahora por la Capital del Diseño […] Tenemos una responsabilidad tremenda”, explica por su parte María Fontes, responsable del Salón Nude, plataforma para diseñadores emergentes en Feria Hábitat. Es la feria, que este año homenajea a Ramón Esteve, uno de los puntos de encuentro clave para la industria en València, cuya nueva edición llegará el próximo 17 de septiembre. De hecho, no son pocos quienes comentan en corrillos que el avance del anuncio de la capitalidad -inicialmente previsto para octubre- puede tener que ver con el inicio de la feria. “No ha sido casual”, apuntó Xavi Calvo. Casual o no, coincide con una de las grandes citas del sector, que se complementa con un Nude por el que han pasado algunos de los grandes diseñadores que hoy conocemos. “Nude es un modelo copiado, imitado en otras ciudades”, indica Alejandro Benavent, editor de DXi Magazine, un espacio que, junto con Hábitat, será la primera parada tras ser declarada València Capital Mundial del Diseño. 

Si, según Benavent, el diseño ayuda a "ordenar" y "clarificar", no es solo una cuestión de 'empresa' la que hay que tener en cuenta. "La candidatura tiene que plantear propuestas sociales. El diseño es un agente que en los problemas globales, como el cambio climático, tiene mucho que decir", asevera. Para elevar la conversación, apuntan varios de los presentes, es importante que en una primera capa esta capitalidad se sienta autonómica, vinculada a Castellón y Alicante, y, después, como un proyecto nacional, siendo la primera ciudad española en conseguir el título. Sea como fuere, sentencia Pepe Cosín, una cosa no cambia: "el diseño está en el ADN humano". Empieza la cuenta atrás para 2022.

Para saber más

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email