GRUPO PLAZA

la directora comercial de decocer habla de su paso por ESIC

Verónica Obrero (Alumni ESIC): "Lo más importante es la formación específica, centrada en mi trabajo diario"

17/02/2022 - 

CASTELLÓ. - Actualmente estás Decocer como directora comercial. Pero, empecemos por el principio, ¿cuál fue tu primera experiencia profesional?
De jovencita trabajé reiterados veranos en una tienda de souvenirs en Benicàssim, esa fue mi primera toma de contacto con el mundo de las ventas. Atendía a los clientes con entusiasmo, les asesoraba y era agradecida con todos ellos por cada souvenir que compraban.

Durante la universidad, impartía clases particulares de inglés a niños para poder costearme luego las estancias en el extranjero y aprender bien inglés.

Mientras realicé mis estudios en Londres, estuve trabajando en Starbucks. Ahí es donde verdaderamente aprendí que no vendía un producto, en este caso cafés, sino lo llamado Customer Feelings and Experiences, toda una experiencia para el que compra el café que incluye sus emociones en todo el proceso.

Soy nacida en Castellón, donde uno de los sectores económicos que destaca es el de la cerámica, por la fabricación de azulejos. Ya durante la licenciatura, me imaginaba vendiendo azulejos por el mundo, sabía que quería utilizar los idiomas para comunicarme con diferentes culturas, descubriendo mundo. Y así lo hice, además de estudiar Filología inglesa, realicé diferentes cursos, y un Master de Lenguas aplicadas a la empresa, para ejercer como comercial de ventas en alguna empresa del sector azulejero.

Una familia a la que había dado clases a sus hijos de inglés, me brindó la oportunidad de trabajar en su empresa azulejera. Ya me conocían personalmente y sabían de mi entusiasmo por aprender y dar lo mejor de mí para alcanzar cualquier objetivo que me proponía. La verdad, no me lo pensé dos veces, empecé como administrativa comercial, realizando todo tipo de tareas con clientes de Europa y resto del mundo y enseguida me ofrecieron viajar y abrir mercados.

Si te digo que fue tarea fácil, te engañaría. Una mujer y joven por el mundo, hablando de azulejos hace más de 15 años, era bastante atípico, sin embargo, yo lo disfrutaba. Viajaba por Europa, visitaba a los clientes, les ofrecía soluciones, conseguía un vínculo que a día de hoy todavía tengo con muchos de ellos. Estuve pues más de 3 años de Area Manager para Europa en Cerámicas L’Alcalatén, hasta que decidí buscar una empresa más grande y con nuevas oportunidades, que es la que estoy ahora, Decocer.

-Después de ahí, qué puestos (empresas) te han marcado más para desarrollarte profesionalmente, y ¿por qué?
En la empresa que estoy ahora he tenido un desarrollo profesional en todos estos años muy destacable, entré en Decocer como Area Manager para la comercialización del producto en el mercado europeo, gracias a los contactos que tenía pronto pude hacer una buena cartera de clientes. Aun así, 2007-2008 con la crisis, hubo que trabajar muy duro y sin duda fue la época que más me ha marcado profesionalmente. Tuvimos que darle un cambio en cuanto a la tipología de producto a la empresa, planificar y dirigir nuestros esfuerzos hacia otros mercados. Fueron años difíciles pero los más enriquecedores y formadores en cuanto a captación, expansión y negociación con nuevos clientes. Esto es lo que más me ha marcado y sinceramente lo que más me gusta, son retos que cuando los consigues te sientes realmente bien.

Entonces me dieron la oportunidad en Decocer de dirigir al equipo de ventas y participar en los planes estratégicos de la empresa, estar al mando de la dirección comercial. Todos estos años ha habido mucho esfuerzo, pero un objetivo claro, crecer en ventas y ser líderes en la fabricación cerámica en formato pequeño.

-¿En qué momento decides especializar tu formación?
En los últimos años hemos crecido muchísimo, y tengo un cargo de importancia en la empresa, así que pensé: “Quiero y debo formarme para mejorar y asentar conocimientos, que junto con la experiencia que ya tengo, me ayudarían a ser una mejor profesional”.

Me preguntaba si hacemos en mi equipo un buen enfoque de las ventas. Yo siempre he enfatizado en mi equipo fomentar la conexión con el cliente, creando vínculos y atendiendo a sus necesidades, personalizar siempre. Sin embargo, las exigencias de los clientes cada vez requieren de un mayor conocimiento y de unas habilidades para trabajar diferentes estrategias dependiendo de los objetivos.  

También tenía una carencia en el análisis y toma de decisiones económico-financieras, que necesitaba cubrir, y justo este módulo en el PSDV fue el de mejor cobertura. Sin duda, solo por las clases magistrales de Ricardo García ya mereció la pena haber tomado la decisión.

-¿Por qué en ESIC?  
Para mí, lo más importante era que fuera una formación específica, centrada en mi trabajo diario. Eran tan importantes los contenidos como el profesorado, sobre todo que tuvieran su propia experiencia profesional. Tenía muy claro que quería que fuera presencial, a pesar de estar en plena pandemia.

El PSDV se podía elegir, además de no ocuparme horas de trabajo, sino centrado en los fines de semana, para no dejar mis obligaciones de lado.

-¿Qué supuso tu paso por ESIC? 
Ha supuesto ver y valorar diferentes herramientas para realizar un buen plan de ventas. He asentado bases teóricas y las he trabajado en equipo en los diferentes casos estudiados. Además, he tenido ocasión de conocer y compartir diferentes opiniones con mis compañeros, que trabajan en otros sectores y son grandes profesionales.

Verónica Obrero, junto a parte de los productos que ofrece Decocer en su showroom.

-¿Qué destacas de ti y qué consideras que te ha ayudado a conseguir tu posición?
Lo que me ha hecho conseguir cosas importantes ha sido mi manera de ser, por eso siempre he destacado mi actitud positiva y flexible por resolver problemas, también muy curiosa por aprender. Pienso que, si queremos conseguir resultados extraordinarios, tenemos que comportarnos de manera extraordinaria.

Creo que es prioritario para conseguir un entorno laboral productivo y saludable una actitud positiva. Esto se transmite al ámbito de trabajo y motiva a todo el equipo, transmitiéndolo finalmente al cliente.

No podemos hacer nada para cambiar las circunstancias, pero siempre podemos elegir nuestra actitud. Sin duda, es lo que más destaco de mí, pasión por lo que hago.

-¿Qué competencias valoras cuando incorporas una persona a tu equipo?  
Pues para mi equipo siempre doy preferencia a una persona claramente orientada a conseguir objetivos, y sobre todo a estar al servicio de los clientes. Yo siempre les digo que nosotros no buscamos clientes para nuestros productos, sino productos para nuestros clientes.

Además, es fundamental que posea una gran habilidad negociadora, que junto con automotivación y una actitud positiva hacen, en mi opinión, un candidato idóneo para mi equipo.

-¿Qué consejo le darías a tu “yo” de hace 15 años?
Pues sería que no me preocupara de las cosas antes de que sucedan, es algo que a día de hoy sigo trabajando y entreno para conseguir.

Me anticipo a los resultados, me preocupo antes de hora, y eso me ha hecho vivir muchísimas ocasiones con angustia innecesaria por cosas que creía iban a acontecer y luego nunca pasaron.

Así que, le diría a mi “yo” de hace 15 años que confíe en sus capacidades para enfrentarse a los problemas cuando sucedan.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme