GRUPO PLAZA

'AMORES DE VERANO'

Vicent Montagud y Yolanda Álvarez, los rostros valencianos en los conflictos internacionales

Ella corresponsal de TVE en destinos como la franja de Gaza. Él la voz que contó las guerras a los telespectadores valencianos. Coinciden por primera vez ahora que afrontan nuevos frentes en sus vidas

10/07/2016 - 

VALENCIA. Yolanda Álvarez es unas de las caras más reconocibles de la televisión pública española en conflictos internacionales. Su último destino, como corresponsal en Jerusalén, concluyó en cese tras las acusaciones de Israel por su tratamiento informativo de la guerra de Gaza. Se cumple justo un año de aquel episodio. Vicent Montagud está ligado estrechamente a la historia de la televisión pública valenciana porque fue el testigo directo de la mayoría de grandes hitos más allá de nuestras fronteras: la guerra de Afganistán, Irak, el 11S… 

Los dos son valencianos. Los dos viven ahora en Madrid, o al menos allí hacen escala habitual. Tras ser destituida como corresponsal Yolanda Álvarez elabora reportajes sobre asuntos candentes en cualquier parte del mundo para el programa ‘En portada’. Montagud, después del cierre de RTVV, es el encargado de contarle a los telespectadores de la cadena venezolana TeleSUR todo aquello que ocurre en España y a este lado del mundo. 

En una terraza atestada de vegetación, cercana al Museo Reina Sofía, suena insospechadamente Love is in the air mientras. El cielo plomizo amenaza con descargar.

Unos preámbulos.

Yolanda Álvarez: El bar donde voy de cañas es al que ha ido Michelle Obama… y el otro día fue Harrison Ford. ¡No vamos a poder ir!

Vicent Montagud: ¿Es una tasca tasca?

Yolanda Álvarez: Sí, sí, La Castela se llama.

Y comenzamos.

¿Por qué lo vuestro terminó siendo el periodismo internacional?

Yolanda Álvarez: Empecé a estudiar idiomas antes que periodismo. En 2007, cuando mi contrato acaba en Valencia, me voy al matinal de TVE. Mi primer destino internacional fue Costa de Marfil, en plena ocupación, en conflicto. 

Vicent Montagud: Siempre me había interesado lo que pasaba fuera de aquí. En Canal Nou la primera vez estuve en Kosovo, cubriendo la salida de refugiados, una historia que me ha recordado mucho a lo que hemos hecho este invierno cubriendo la ruta de los Balcanes, con imágenes muy similares a aquello. Después Afganistán, Irak… Israel, Palestina. Cuando empiezas a formar parte del grupo de gente que va a los conflictos, y vuelves vivo, empiezas a repetir, es lo fácil para quien te envía. 

Yolanda Álvarez: Hice periodismo internacional porque había hecho periodismo local, me había curtido allí. Creo que no existe el periodismo internacional sin el local. Cuando llegas a un terreno tienes que sacar las historias que hay a tu alrededor, a pequeña escala, conseguir las fuentes de allá donde estés.

Vicent Montagud. EVA MÁÑEZ

Vicent Montagud: Una buena escuela es el periodismo de sucesos y tribunales. Todos los periodistas deberían pasar por ahí en algún momento. Me explico… Es la sección donde nadie te regala nada. En política hay políticos interesados en querer contarte cosas, en economía y sociedad igual. Pero en sucesos y tribunales casi nadie gana nada cuando te cuenta una historia.

Yolanda Álvarez: Lo que es fundamental en periodismo internacional es saber contextualizar. Es importante que nosotros desde el terreno demos las claves para acercar esa historia como si estuviera ocurriendo aquí.

Vicent Montagud: El año pasado estuvimos cubriendo el conflicto de Ucrania y es lo más parecido a un manicomio que he visto. Gente que decía que estaba combatiendo el fascismo pero estaba luchando con la extrema derecha… fascistas y antifascistas luchando juntos. Si no conoces bien el contexto probablemente no entiendas nada y no sepas contar lo que está sucediendo allí.

Yolanda Álvarez: No sé si de manicomios, pero una sensación que he tenido algunas veces es pensar que si la gente que aprieta el botón del joystick de un bombardero se diera cuenta lo que está provocando, el sufrimiento que queda… Eso sí te da una sensación de locura. Estamos todos locos cuando en un sitio súper poblado como la franja de Gaza, teniendo armas de total precisión estás utilizando armas pocos precisas, como artillería. Por eso creo que la guerra es la peor expresión del ser humano. Pero incluso ahí he encontrado rayos de esperanza. 

Yolanda Álvarez. EVA MÁÑEZ

No sabía lo que era la resiliencia hasta que llegué a Gaza. La resiliencia es la capacidad de los metales para aguantar presiones adversas hasta poder transformarse. Eso también le pasa al ser humano. De repente ver a una cría de trece años a la que le han hundido la casa, le han matado al padre, y que todavía te saca una sonrisa y piensa en el futuro. Y el sentido del humor. Si no fuera por el sentido del humor seguramente los palestinos de Gaza estarían todos muertos. Recuerdo cuando les decía “ya no sé qué puede pasar más aquí, está todo destrozado”, y te contestaban riendo: “pero si sólo llevamos diez días, con lo que queda...”. En un barrio totalmente devastado me quedé sin habla, había que grabar… y en eso aparece un chaval que venía de recoger sus libros de inglés para seguir estudiando cuando acabara la guerra. Le habían dado una beca para estudiar en Inglaterra, que para ellos es más que una lotería. Y me dijo: sí, es que tenemos que sacar adelante nuestro país, somos jóvenes y somos el futuro. Fue un rayo de esperanza.

¿Cómo es, Montagud, trabajar para un canal venezolano como TeleSUR?

Vicent Montagud: Tienen una línea editorial muy diferente a la mayoría de televisiones españolas y europeas, con un punto de vista geoestratégico diferente, y te hace ver los conflictos desde otro punto de vista. Por ejemplo en la guerra de Ucrania tienen una perspectiva distinta por su alianza con Rusia. Te hace cuestionar cosas que aquí damos por descontadas.

¿Cómo te influye su línea editorial en tu trabajo diario?

Vicent Montagud: No me condiciona, pero simplemente por la selección de temas ya me hace ver sus criterios. Lo que ocurre es que tienen alianzas que aquí son consideradas el eje del mal... Pero no me condiciona porque mi trabajo siempre ha sido igual: ser honesto y contar lo que veo.

Justo hace un año de la salida de Yolanda Álvarez como corresponsal de TVE en Jerusalén.

Yolanda Álvarez: Todavía se me encoge un poco el corazón cuando lo recuerdo. Porque cuando tienes el reconocimiento de tres premios por tu trabajo y te mandan a casa en un momento bonito de tu carrera, cuesta encajarlo. Pero lo acepto con serenidad, sabiendo que he sido fiel a mis principios. Contaba una realidad incómoda, humanizando un conflicto, demostrando que no estaban matando a supuestos terroristas sino también a más de 1.500 civiles y a 500 niños… Estoy muy en paz conmigo misma, tengo la convicción de haber hecho lo que tenía que hacer. 

¿Por qué resultó tan molesta para los directivos de TVE la visión que diste desde Gaza?

Yolanda Álvarez: Siempre se dice que la primera víctima de una guerra es la verdad. Cada bando conforma su verdad y trata de imponerla. Pero si el periodismo sólo se dedica a reflejar la versión de un bando… El periodismo es incómodo o no es periodismo. Es contar aquello que no quieren que cuentes, ¿no? En un conflicto tan asimétrico como aquel, si teníamos que elegir un sitio en el que estar, aunque yo pedí que se cubriera desde los dos sitios, era desde el lugar donde más gente estaba sufriendo. El éxito de nuestras crónicas era proporcional al cabreo de la embajada de Israel en España. 

Vicent Montagud: Es una canallada pero es una canallada que ocurre muchas veces.

Montagud y Álvarez junto a Vicent Molins. EVA MÁÑEZ

Yolanda Álvarez: Es que yo soy la tercera periodista que salió de allí. Salieron el periodista de El País y el de EFE. Lo pueden disfrazar de lo que quieran, pero todos sabemos lo que es.

Vicent Montagud: En los medios anglosajones ocurre que suelen enviar allí a periodistas más o menos proisraelíes. Pero cuando conviven allí acaban haciendo un trabajo equilibrado, acaban haciendo un buen trabajo, que sin embargo suele molestar. Por ello cambian periódicamente a los corresponsales en Jerusalén.

Yolanda Álvarez: Antiguamente, y todavía los hay en algunos medios, en España se tenían corresponsales judíos de habla hispana con pasaporte israelí cubriendo el conflicto. Que intenten decir que los que no somos de las dos partes estamos más sesgados… A mí me duele exactamente igual que muera una niño israelí que uno palestino. Lo que ocurre es que murió uno y murieron 556.

¿Te quitaron la corresponsalía por las presiones que recibieron?

Yolanda Álvarez: Creo que estamos en uno de los peores momentos del periodismo español desde la dictadura, en el que más presión se está ejerciendo desde los poderes económicos y políticos. Precisamente ahora más que nunca hace falta reivindicar medios públicos independientes y de calidad. Teníamos una ley que garantizaba al menos un presidente de consenso y la despolitización de radiotelevisión española. No es casualidad que fuera le época en la que recogíamos numerosos premios internacionales, éramos líderes de audiencia, e incluso obligábamos a la competencia a tener mayor calidad. Espero que el hecho de que no haya mayoría absoluta de ningún partido permita tener un medio público que obedezca a intereses profesionales y no políticos. 

FOTOS: EVA MÁÑEZ

Vicent Montagud: Presiones las ha habido siempre. La ventaja en el periodismo internacional es que cuanto más lejos estés de la cadena de mando menos posibilidades hay de que se metan en tu trabajo. En Canal Nou los que trabajábamos en internacional sufríamos pocas presiones, quizá algún comentario sobre Israel-Palestina… pero se complicó con la guerra de Irak, que se quería contar en clave nacional. Estando en Bagdad me dijeron: “a ver si puedes sacar menos niños muertos”. ¿Qué quieres que hagamos?, ¿los apartamos?, ¿no vamos a los hospitales donde entran las víctimas? Y me dijo el jefe: “si tuviera un helicóptero te sacaba de ahí ahora mismo, porque probablemente no entiendes el lugar para el que estás trabajando”. Era una broma de mal gusto… No me iban a sacar de allí. Seguramente si hubiera estado de corresponsal fijo después de esa guerra me hubieran retirado la corresponsalía. 

Yolanda Álvarez: De todas fomas intereses, sí, los ha habido siempre, el problema es que en las direcciones de los medios haya personas que se plieguen tan fácilmente, y ese es el cambio. Por la precarización, por las leyes que se han hecho, por la vulnerabilidad del periodista, se genera un miedo. Te influye y si no te influye tus jefes toman una decisión porque pones en peligro ciertos intereses. Se ha aprovechado la crisis económica para precarizar todavía más nuestra profesión. ¿Por qué? Porque así se nos controla mejor. El periodismo debe llevarse mal con el poder pero una cosa es que se lleven mal pero se respeten y otra cosa es que, como no me gusta lo que haces, te quito de enmedio a costa de lo que sea. Eso es lo que está ocurriendo ahora.

Vicent Montagud: Hay otra forma de quitarte de enmedio que es pagando sueldos miserables. Cómo es posible que el periódico líder de este país esté pagando cuarenta o sesenta euros por una crónica desde Siria. Es una vergüenza, una vergüenza para quien lo paga.

Yolanda Álvarez: Nos pasa factura todo lo que retrocedimos en tantos años de dictadura. Todavía nuestra democracia tiene que aprender. Somos un país que lee muy pocos periódicos, que no valora que haya que pagar por tener una televisión pública… En la medida en que tú tengas una información de calidad te van a poder engañar menos. 

FOTOS: EVA MÁÑEZ

Vicent Montagud: Quisiera hablar también de Canal Nou. Lo que ocurrió no es un conflicto laboral, es un conflicto social. La única autonomía de Europa con lengua propia que no tiene televisión autonómica. Los trabajadores han sido humillados y creo que en ocasiones injustamente a los que la propia sociedad les exigía que hicieran algo que la propia sociedad no hacía. Claro que la gestión de Canal Nou fue un desastre, claro que se han hecho cosas mal pero también tuvimos cosas muy buenas. Allí se hizo el mejor programa de cultura del momento en toda España, ‘Colp d’ull’; allí se hizo un programa como ‘Dossiers’; Gorbachov vino a Canal Nou e íbamos tanto a cubrir la desintegración de la URSS que él decía “ya están aquí mis amigos de Canal Nou”. Ahora todos acaban en el mismo saco de una manera muy injusta… 

Yolanda Álvarez y Vicent Montagud, mientras empieza a llover, actualizan su información sobre los más de doscientos muertos en Bagdad, en el enésimo atentado.

Vicent Montagud: Cuando ocurre algo así es muy importante que alguien vaya y diga en la misma lengua que los telespectadores: “esto es horrible”. Sobre todo cuando sucede en lugares donde no hay una conexión cultural.

Yolanda Álvarez: En la guerra de Gaza mucha gente me decía “hemos llorado con tus crónicas”. Mi objetivo no era que lloraran, pero sí que empatizaran. Ésa es nuestra labor, por eso es importante que estemos en los sitios, que cuando no sea rentable para un medio privado, el medio público lo haga posible porque sí es necesario. La información no sólo es un bien mercantil más. 

Este verano Vicent Montagud quería irse a Tokyo pero está a expensas de la formación de gobierno en España. Yolanda Álvarez irá una semana a Berlín.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email