GRUPO PLAZA

PREMIOS ADCV 2017

"¡Viva el diseño!": La fiesta de la ADCV vuelve a coronar a Ibán Ramón

8/06/2017 - 

VALÈNCIA. Lo volvió a hacer. Ibán Ramón ha superado los seis premios ADCV arañados en 2015 para batir su propio récord con ocho galardones en un año que tiene, más que nunca, un sabor festivo. La Asociación de Diseñadores de la Comunitat Valenciana (ADCV) trasladó su gran fiesta al Teatro Rialto en una edición que repartió 42 premios además de, por primera vez, dos honoríficos: a Pepe Gimeno y al Museu Valencià de la Il·lustració y la Modernitat (MuVIM). Spoiler alert: los dos con recibimientos emotivos. Y es que “el diseño no es solo una profesión, sino una manera de vivir” decía la gerente de la asociación, María Navarro, durante su parlamento en una gala que abrió su presidente, Rafa Armero, con dos mensajes claros. Por un lado, que esa era su última ceremonia al frente de la entidad y, otro dirigido directamente al tejido empresarial. “Es fundamental que el sector industrial y empresarial incluya de una manera consciente a un aliado estratégico: el diseño”, aseveró en un discurso en el que centró toda su atención en reafirmar la necesidad de ver el diseño como una herramienta necesaria para generar diferenciación, innovación y desarrollo. VER FOTOGALERÍA

Pero vayamos a la chicha del asunto: los premios. La vistosa escenografía creada por Empaperart a punto tuvo que convivir con el fuego de unos premios que echaban chispas. Ni un masclet ni dos, la traca de Ibán Ramón llegó al clímax con el doblete para los carteles de Fallas de 2016, que recibieron el ADCV ORO en las categorías de Cartel o línea e Imagen coordinada. “Es un justo reconocimiento a esta primera llamada a proyecto […] Que el briefing sea que hay que ayudar a que las Fallas sean Patrimonio de la Humanidad es una oportunidad y un regalo en si mismo”, declaró el diseñador, que también destacó lo especial del proyecto por lo que “significa para la ciudad”. Pero lo cierto es que no es el único proyecto fallero que ayer se fue con premio para el casal, logrando un oro para llibret Tot el que sobra para la falla Mossén Sorell-Corona –“un modelo a tener en cuenta”- y una plata para Patries de Nailon. El propio concejal de Cultura Festiva, Pere Fuset, que entregó los premios invitó a los presentes a “atreverse” a entrar en ese mundo pues, no en vano, también Yinsen rascó una plata para sus carteles de la Gran Fira de València.

Foto: EVA MÁÑEZ.

El estudio Lavernia y Cienfuegos y Borja García, con cinco y tres premios respectivamente, fueron los más laureados después de un Ramón que vino, vio y venció. “El diseño debe seducir, educar y, quizás lo más importante, provocar una respuesta emocional”, expresó la socialista Sandra Gómez durante su intervención, citando a la diseñadora estadounidense April Greiman. De emoción fueron cargados los premios honoríficos, que fueron concedidos entre sonoros aplausos. El primero, a Pepe Gimeno por su trayectoria profesional, uno de esos galardones que a nadie le sabe agrio. “La vejez solo nos viene cuando dejamos de interesarnos por las cosas”, expresaba el diseñador, que revindicó la necesidad de mantenerse curioso en un parlamento en el que aglutinó en pocas palabras los vaivenes de la profesión. Datos rápidos para los despistados: él es el autor de la marca de la EMT, Les Corts o la palmera de la Comunitat Valenciana y, muy recientemente, la renovación de la Plaça de Bous o el Circuito Ricardo Tormo.

Fue el turno del catedrático de Estética y Teoría del Arte de la Universitat de València y exdirector del MuVIM, Román de la Calle, de presentar un premio que no le era ajeno, como cuando Penélope Cruz gritó aquello de “¡Pedro!”. Algo así. “Hace años soñaba con un museo de la memoria del diseño en València, todavía hay tiempo” recalcaba el catedrático. Era precisamente el actual director, Rafa Company, quien en su discurso destacaba el doble juego que siempre ha dado el contenedor cultural a la palabra ‘ilustración’, un ámbito que “a pesar de todo” nunca ha abandonado el discurso del museo. En este sentido la subdirectora del centro, Carmen Ninet, hizo hincapié en la existencia de una “sensibilidad común” entre la directiva y el sector para un uso “eficiente y eficaz” del diseño que, en última instancia, mejora sus propuestas. “Trabajar con profesionales lleva a crecer”, aseveró. Así pues, con el MuVIM y Pepe Gimeno se entregan unos primeros premios honoríficos que no serán los últimos.

Si de museos va la cosa, también el Institut Valencià d’Art Modern (IVAM) recogió un premio plata por el catálogo de la exposición ‘Entre el mito y el espanto’, diseñado por Dídac Ballester, o un oro en el apartado Elementos de promoción para la serie de libretas Quaderns compartits de l’IVAM, de Ibán Ramón, que recogieron junto al director de la pinacoteca José Miguel García Cortés. “Solo puede quedar uno”, bromeó el director comercial de Feria Valencia, Jorge Fombellida, en una suerte de acercamiento a las batallas de Tekken 3. Los cierto es que no fue un premio sino 42 (30 de oro y 12 de plata) más dos honoríficos los que se despacharon anoche en la gran fiesta del diseño valenciano, una noche para poner en valor la alta calidad de la producción regional y su importante papel como motor innovador de desarrollo empresarial, social y cultural, una ceremonia en la que hubo lugar para la anécdota con un amago de momento Moonlight-La La Land que no llegó a ser.

Divididos en cuatro sectores –diseño de producto, diseño de espacios, nuevos medios y diseño gráfico- los proyectos (y empresas) finalistas y premiados en el periodo comprendido entre 2015 y 2016 formarán parte de la publicación ‘Premios ADCV 2017’, diseñada por Estudio Menta. Además de los ya mencionados, también intervinieron durante la gala Andrés García Reche, Vicepresidente Ejecutivo de la Agència Valenciana de la Innovació; Antoni Gaspar Ramos, Vicepresidente de la Diputación de Valencia; Carmen Amoraga, Directora General de Cultura y Patrimonio; Gloria Tello, Regidora de Patrimoni Cultural i Recursos Cultura; Isabel Lozano, Regidora d’Igualtat i Polítiques Inclusives de l’Ajuntament de València; Miquel Clemades, Director del Centre d’ Artesania de la Comunitat Valenciana; Vicente Pons, directivo de Anieme, y Enric Pastor, Director de AD España, que acabó su intervención con un sonoro: ¡viva el diseño!

Que viva.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email