GRUPO PLAZA

aquae stem es un programa de hidraqua para motivar a las niñas a estudiar carreras de ciencias

Figuras de Lego y mujeres referentes: así se motiva la vocación científica de las alumnas de primaria

28/02/2021 - 

VALÈNCIA. Promover la vocación científica entre niñas de Primaria. Este es el objetivo que se ha marcado el programa Aquae Stem de la Fundación Aquae, perteneciente a Hidraqua. Para ello, la fundación ha elaborado una serie de contenidos que difunde entre los colegios participantes para despertar el interés de las alumnas por todo aquello que tenga que ver con conocimientos técnicos y científicos. A saber, juegos de lego para experimentar en sus propias manos cómo funcionan las leyes de la física, charlas impartidas por mujeres con una larga trayectoria en el sector, e incluso cursos de programación en Scratch 3.0. 

Contenidos trasversales que, en definitiva, lo que buscan es acercar a las niñas un mundo que tradicionalmente ha estado dominado por los hombres: "Numerosos estudios confirman que, para afrontar las profesiones del futuro, vamos a necesitar más personas formadas en carreras Stem. Es decir, técnicas y científicas. Con este programa, lo que buscamos es despertar esas vocaciones en niñas para que haya un mayor número de alumnas dispuestas a cursar estas carreras. Carreras que en estos momentos siguen presentando porcentajes muy bajos de mujeres", explican desde la fundación. 

Y es que, según la Unesco, tan solo el 28% de la investigación científica en el mundo lleva nombre de mujer. Del mismo modo, únicamente el 35% de las personas matriculadas en módulos superiores de educación dentro de las modalidades Stem (ciencia, tecnología, ingeniería y matemáticas por sus siglas en inglés) son mujeres. 

La Fundación Aquae apunta a diferentes motivos para que se den este tipo de circunstancias, aunque uno de los principales es la falta de referentes femeninos dentro del mundo de la ciencia y la tecnología. Del mismo modo, también juegan un papel esencial los prejuicios de género que se imparten desde la infancia a niños y niñas. Así, muchas veces, las segundas lo tienen más complicado para acceder a juegos o dinámicas que despierten su interés científico. Por eso, precisamente, uno de los principales pilares de este programa tiene que ver con los juegos de lego. Unos juegos que en cada curso toman una forma diferente: por ejemplo, en el primero, las alumnas participantes pudieron experimentar con diferentes tipos de engranajes.

Aquae Stem en el Juan XXIII de Torrent

Su función era construirlos con sus propias manos, observarlos y comprender por qué funcionaban de la manera en que lo hacían. Todo ello desde una perspectiva dinámica, táctil y con un alto nivel de implicación personal, para que el conocimiento calase a través de lo que a simple vista podría parecer un juego. En el segundo año, las protagonistas están siendo las palancas y catapultas: "La función de todo esto no solo es que comprendan el funcionamiento de las máquinas que construimos, que también, sino que también empiecen a interesarse por juegos como el lego o derivados", explican desde la organización.

"Todo esto para que, cuando pidan regalos a sus padres, no solo piensen en los juguetes que tradicionalmente se han dirigido a un público femenino, sino que también se interesen por otros como por ejemplo los que están relacionados con la construcción. A través de este programa pueden empezar a familiarizarse, en definitiva, con juguetes que antes tenían un público más masculino y que son muy importantes para el desarrollo de habilidades más técnicas en el largo plazo", concluyen.

En lo que tiene que ver con referentes femeninos, el programa también ha hecho un importante esfuerzo por acercar a las niñas las historias de diversas mujeres que han prosperado dentro del campo de la ciencia y la tecnología. Así, la iniciativa contará con un ciclo de webinars en el que serán las propias protagonistas quienes cuenten sus relatos de éxito y experiencias vitales. Estas conferencias estarán organizadas y coordinadas por Irene Lapuente, física de formación y especialista en comunicación y divulgación. Lapuente es fundadora y directora de la Mandarina Newton, una empresa que marida la ciencia y la tecnología con otras disciplinas como el arte y el diseño.

Aquae Stem en el Juan XXIII de Torrent

Por último, el programa también incluye algunos cursos con nociones básicas sobre programación en Scratch 3.0. A través de este sistema de programación visual, deben encontrar soluciones sostenibles a diferentes retos relacionados con el agua, como la sequía y las inundaciones: dos de las causas más importantes del cambio climático en España. Así, las alumnas programan sus prototipos que luego con colgados en la página web de la Fundación Aquae. Durante todo el proceso, las participantes cuentan con el asesoramiento de un profesor o profesora previamente formado en la materia. 

Aquae Stem se puso en marcha por primera vez a finales del año 2019, y se desarrolló a lo largo de 2020 a pesar de la difícil situación provocada por la pandemia. En él participaron más de 2.500 niñas entre segundo y cuarto de Primaria. Para 2021, el programa llegará a más de 5.000 alumnas repartidas por diferentes centros de la Comunitat Valenciana: Alicante, Elda, Torrent, Elche, Orihuela y Crevillent. Además, la experiencia también se ampliará hasta quinto de Primaria. 

CAES Juan XXIII de Torrent, una oportunidad de futuro

Uno de los colegios en los que se está desarrollando Aquae Stem es el CAES (Centro de Acción Educativa Singular) Juan XXIII de Torrent. Este centro, que está orientado a niños y niñas con dificultades de inserción educativa o procedentes de colectivos vulnerables, ha acogido con los brazos abiertos la posibilidad de poder despertar el interés científico en sus alumnas.

"En estos colectivos hay muy pocas oportunidades, y son todas para los hombres. Poder enseñar a las niñas que hay mundo más allá de lo que ellas conocen, y sobre todo enseñarles que son capaces de aprender y de dedicarse a cosas técnicas y científicas, es muy importante. No sé si de aquí podrá salir alguna científica o ingeniera, o si alguna de ellas acabará yendo a la universidad, pero si no puede ser esta generación esperemos que al menos se lo inculquen a sus hijas", explica la coordinadora del proyecto en el Juan XXIII, Isabel Arias

Uno de los principales atractivos del programa para este centro es la posibilidad de aprender con las manos. Es decir, que la mayor parte de las actividades sean activas y manipulativas: "La ciencia les engancha. Si les pones algo en la pizarra enseguida se aburren y dejan de prestar atención, pero con los legos están todo el rato aprendiendo cosas. Los tocan, montan sus propias piezas y aprenden cómo funcionan las cosas a través de la propia experiencia", relata al respecto Arias. 

Aquae Stem en el Juan XXIII de Torrent

"El año pasado lo hicimos con las de segundo, y este año, con el parón del coronavirus, yo pensaba que se les habría olvidado casi todo. Pero cuando llegaron a clase y empezamos a montar los legos otra vez, me di cuenta de que se acordaban prácticamente de todo". La experiencia con legos es la única que este centro ha podido incorporar de las tres que ofrece el programa, ya que el resto no podrían adaptarse a las necesidades de un CAES. La falta de acceso equitativo a las herramientas digitales es uno de los principales impedimentos, ya que los alumnos y las alumnas no están tan acostumbrados a charlas a través de la pantalla ni mucho menos han adquirido las destrezas digitales para aprender a programar. 

Aun así, la experiencia incorporada se ha exprimido al máximo de sus posibilidades: "Ya no solo son las destrezas científicas. También aprenden a cooperar entre ellas para conseguir un objetivo, a ceder en determinados momentos. Se abre un mundo de posibilidades porque comprenden que ellas también pueden ser parte de una realidad que antes les parecía lejana. Por ejemplo, estas alumnas llegarán al instituto y sabrán perfectamente qué es un engranaje o una palanca. A lo mejor parece una tontería, pero el mero hecho de ver que son capaces de entender eso, de ver que sí que han aprendido cosas y que tienen destrezas, a lo mejor las anima a seguir estudiando, a no abandonar", concluye Isabel Arias. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email