X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

políticos al habla / OPINIÓN

Ya están aquí

4/12/2018 - 

4-12-18. Sin duda los resultados de las elecciones en Andalucía abren un nuevo ciclo electoral en España. Es imposible sustraerse de lo sucedido el domingo. Ha cambiado el escenario y entran nuevos actores. Deberían haber saltado todas las alertas, sin embargo no salgo de mi asombro ante comportamientos de algunos políticos y medios de comunicación que actúan con total naturalidad asumiendo la entrada de la extrema derecha en las instituciones andaluzas, cuando deberíamos estar valorando los riesgos que esto conlleva para la democracia. No obstante, lo que vemos es como el bloque ganador de la derecha se frota las manos deseando alcanzar el poder institucional ante todo.

Si bien es cierto que se trata de un fenómeno mundial al que España, finalmente, no ha podido sustraerse, no es menos cierto que hablamos de una formación política que podríamos denominar sin lugar a dudas de "antisistema", y que de alcanzar mayor poder generaría un preocupante desencuentro social y territorial en nuestro país.

Con Vox y los populismos la idea de Europa se tambalea, la idea de nuestro Estado de las autonomías se ve atacado. Y hablamos de décadas de paz, de años en los que –a pesar de la crisis- hemos avanzado social y económicamente. Hay quien incluso llega a decir que con este fenómeno en nuestro panorama político ya somos más europeos. Nada más lejos de la realidad. Solo nos faltaría con mirar la Italia de Salvini o la Francia de Le Pen.

El líder de Vox, Santiago Abascal
La irrupción de Vox en Andalucía a quien más ha perjudicado, indudablemente, ha sido al PSOE. Se ha movilizado y dirigido el voto de la derecha desencantada con el PP a Vox. De esta manera, Pablo Casado se encuentra, a pesar del desastre en sus resultados, con la capacidad de endulzarlos si finalmente alcanzan la presidencia de la Junta.

En medio, queda Ciudadanos, que se ve metido en una especie de sándwich. Una operación de alto riesgo con el PP por encima y con Vox por abajo, donde caben lecturas muy perversas cuando se trasladan al ámbito de la política nacional.

El riesgo no es ya que Ciudadanos pueda acabar siendo una comparsa del PP. Lo realmente preocupante es que PP y Ciudadanos puedan acabar siendo comparsas de Vox, que a buen seguro, no va a moderar su discurso y no va a renunciar a sus posicionamientos radicales. El peligro es que el populismo pueda acabar devorándolos a los dos.

La socialista Susana Díaz durante un mitin. Foto: EVA MÁÑEZ
Actualmente nos enfrentamos a una realidad electoral caracterizada por el choque entre los dos grandes bloques ideológicos. La derecha y la izquierda. Esta circunstancia marca el eje de la gobernabilidad. Una época caracterizada por una gran fragmentación del espectro parlamentario. Donde las mayorías ni existen ni se les esperan, y que en algunos programas de televisión lo solventan con un "pactómetro".

Otra característica, que define esta época, es la alta competitividad dentro de cada uno de estos dos grandes bloques. Una competencia por intentar conseguir liderar cada uno de ellos. Lo acabamos de ver en las elecciones andaluzas. La batalla electoral la han protagonizado tanto el PP como Cs y Vox.

El PP respira. Ha evitado el sorpaso. Al final la fuga de votos se le ha ido a Vox y no a Ciudadanos. Mantiene el liderazgo del bloque de la derecha y la lucha entre ellos se ha desarrollado con las mismas armas. Los tres han llenado sus principales actos de banderas españolas y han puesto como eje de su discurso Cataluña y los partidos que apoyaron la moción de censura en España.


Tomemos buena nota. En la Comunitat Valenciana esta legislatura se ha hecho desde la izquierda un ejercicio de maxima responsabilidad. Donde ha prevalecido "la épica de la normalidad" frente a los pronósticos interesados de la derecha por crear un espacio de conflicto político y social. No obstante, me temo que la realidad nos va a exigir aún ir mucho más allá.

Lo que se nos viene encima no es una broma. El auge de los populismos y la extrema derecha no puede afrontarse con naturalidad alguna, es una excepción. Debe serlo. Debemos combatirla. Es evidente que desde el bloque de la derecha no parece que vaya a afrontarse así y ya se le está dando carta de normalidad. Espero que desde la izquierda seamos al menos capaces de poner sentido común y combatir esta amenaza. No nos queda otra. De lo contrario... la historia nos ha dado ya demasiados ejemplos. Ya están aquí, estemos atentos, estemos alerta. Que no tengamos que recordar la reflexión de Bertolt Brecht: “Ahora vienen por mí, pero ya es demasiado tarde”.

Alfred Boix es portavoz adjunto del PSPV en Les Corts

Noticias relacionadas

Foto: EFE
La nave de los locos

Yo no quería ser de derechas

Nací para ser un socialdemócrata templado y he acabado siendo de derechas a la fuerza. No tenía otra opción, mal que me pese. Con una izquierda peleada con la idea de España, ¿qué alternativa tenía? Por desgracia sólo la derecha ha captado la importancia de la cuestión nacional tras el lío catalán. Andalucía anticipa lo que sucederá en el resto del país  

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email