X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

en los seis primeros meses del año han visitado la ciudad 978.000 personas

El aumento de los turistas italianos y holandeses acerca a València a los dos millones de visitantes

2/08/2017 - 

VALÈNCIA. A principios del año pasado València se convirtió en el decorado de un rodaje: el de un anuncio de Vodafone Holanda. Este año, en el periodo comprendido entre enero y junio, el número de holandeses que han visitado la ciudad ha aumentado un 15,4%. En total han pernoctado 173.987 en establecimientos hoteleros. Es decir, cada día el año ha habido en València en torno a 1.000 holandeses. La cifra es alta pero es que además viene de una cota ya de por sí elevada porque entre enero y junio de 2016 150.778 oranges durmieron en hoteles de la ciudad. 

Con todo no es la nación que más visitantes aporta a las estadísticas de la Fundación Turismo València. Ese honor le corresponde a los italianos. En los seis primeros meses del año 243.043 transalpinos durmieron a la Luna de València; algo así como si todos los habitantes de Mesina, la tercera ciudad más importante de Sicilia, decidieran darse un garbeo por este lado del Mediterráneo. El año pasado ya fueron 220.730. Y todo ello sin anuncio de por medio.

Estos datos son dos de los que se pueden encontrar en el balance del primer semestre en cuanto a turistas en la ciudad, un periodo en el que se han registrado 2,2 millones de pernoctaciones por parte de 978.035 viajeros, con una partición casi al 50% entre nacionales y extranjeros. Siendo en la práctica los mismos visitantes entre nacionales e internacionales, los extranjeros, obviamente, pernoctan más. En concreto el mercado nacional incrementa un 4,5% sus pernoctaciones hasta alcanzar las 874.165, mientras que se han registrado 1.340.503 pernoctaciones por parte de extranjeros, cifra que supone un incremento del 11,5% respecto al mismo periodo de 2016.

De seguir con la actual evolución, y teniendo en cuenta que se entra en temporada alta, a final de año se alcanzarían unos resultados históricos, con más de dos millones de visitantes. Un turismo que además tiene la peculiaridad de estar muy focalizado en la ciudad. La estancia media se sitúa en torno a los 2,8 días en el caso de los extranjeros y 1,8 en el caso de los nacionales; o lo que es lo mismo, València es vista y visitada como una ciudad ideal para darse una escapada. Entre los factores que reman a favor se halla la conexión directa con nueve capitales hubs, aquellas que tienen aeropuertos con conexiones transcontinentales. Esos son los casos de París, Fráncfort, Madrid, Barcelona, Zúrich, Lisboa, Roma, Estambul (puerta de entrada del turismo asiático) y, principalmente, Amsterdam, que sirve de conexión también con Estados Unidos. Estos elementos hacen que los especialistas consideren a València como una “ciudad bien conectada” y sobreviva al hándicap de no tener vuelo directo con el aeropuerto londinense de Heathrow, uno de los hub de referencia.

Un crecimiento sostenido

Los resultados fueron presentados este miércoles por la teniente alcaldesa de València, Sandra Gómez, a quien acompañaba el director de la Fundación Turismo València, Antonio Benabé, el presidente de la Asociación Empresarial Valenciana de Agencias de Viajes, Miguel Jiménez, y Eva Blasco como representante de la Cámara de Comercio. Gómez se mostró satisfecha por los datos y las expectativas. “Venimos experimentando un crecimiento sostenido desde el inicio de 2017, manteniendo la tendencia de los dos últimos años”, comentó. Se mira hacia arriba, se viene desde abajo. 

De hecho, desde que se comenzó a registrar los primeros descensos con motivos de la crisis, allá por el 2009, no se percibía un aumento tan prolongado y firme como el de este último bienio. Y, en principio, con las previsiones para la temporada de verano igualmente positivas, cabe dejar cierto margen al optimismo. Tal y como explicó la teniente alcaldesa, “se prevé un crecimiento del 5%, tanto en rentabilidad como en ocupación”. Buenos augurios.

En este contexto, además del de los holandeses e italianos, destaca el espectacular crecimiento de tres mercados: el suizo, el ruso y el belga. En los seis primeros meses del año el número de helvéticos alojados en hoteles de Valéncia ha pasado de 27.897 a 34.248. Los rusos han crecido un 115%, y han ascendido desde 22.398 a 48.145. Mientras los belgas han incrementado su presencia en un 26,4%, pasando de 51.892 viajeros alojados en hoteles de la ciudad a 65.596.

El misterio de los franceses desaparecidos

Dentro de los principales mercados turísticos, València ha registrado incrementos en este semestre en todos los países más frecuentes menos uno. Además de los ya citados (italianos, holandeses, belgas, rusos y suizos), se ha crecido también en otros tres mercados de referencia y se ha pasado de 63.171 estadounidenses a 67.405 (aumento del 6,7%); de 88.216 alemanes a 92.866 (crecimiento del 5,3%); y de 126.137 viajeros procedentes del Reino Unido a 137.064 (más 8,7%). ¿Cuál es el único mercado que desciende? El francés. Sorprendentemente en los seis primeros meses de 2017 València ha registrado 74.908 galos alojados en hoteles, mientras que en el mismo periodo de 2016 se contabilizaron 78.869; el descenso es de un 5%. El porqué se puede encontrar en las modalidades de alojamiento. Y es que las cifras de la Fundación Turismo València aún no tienen en cuenta una realidad, la de los apartamentos turísticos, que han crecido hasta formar parte ya de la agenda política.

Por lo que respecta los indicadores de rentabilidad turística, el revpar ha incrementado un 10,8% en los seis primeros meses del año. Además, el precio medio de los hoteles se ha aumentado un 7,7%, con lo que eso supone de alejarse del turismo low cost. El dato de empleo en hoteles y apartamentos, asimismo, ha subido un 4,9% y un 4,8%, respectivamente, si bien, admitieron desde la Cámara de Comercio y desde la Fundación Turismo València, no existe un seguimiento concreto en cuanto a la calidad de ese empleo, si es fijo, si es por horas, y la cuantía de los salarios. En conjunto, el balance que se quiso transmitir es el de un moderado optimismo porque el crecimiento que se observa está cerca del turismo que se aspira a conseguir: sostenible, respetuoso con la identidad de la ciudad y cada vez más rentable.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email