X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

15,7 millones 

El consejo de FGV aprueba llevar a Fiscalía los sobrecostes en contratos con Alstom/Vossloh

28/05/2018 - 

VALÈNCIA. El Consejo de Administración de Ferrocarrils de la Generalitat Valenciana (FGV) ha acordado este lunes trasladar simultáneamente a Fiscalía y a la Intervención General de la Generalitat "la auditoría en la que se ponen de manifiesto presuntas irregularidades en la adquisición de trenes y suministros en seis expedientes correspondientes a los años 2000 a 2007". Como informó este diario, el informe elaborado precisamente a instancias de la Intervencion, detallaba sobrecostes por 15,7 millones en contratos con Alstom/Vossloh -ahora es Stadler Valencia-.

El Consejo de Administración de FGV recibió el pasado 28 de marzo las conclusiones de la auditoría extraordinaria realizada en la empresa a instancias de la presidenta del consejo y consellera de Vivienda, Obras Públicas y Vertebración del Territorio, María José Salvador, tras advertir uno de sus consejeros de posibles irregularidades en la compra de unidades para las líneas de Metrovalencia y TRAM d'Alacant.

Tras las conclusiones de la auditoría, los miembros del consejo acordaron que la empresa pública realizase una investigación interna cuyas conclusiones debían entregarse a los miembros del consejo en la primera convocatoria del mismo, que se ha realizado en la mañana de este lunes. 

Ambos informes se han remitido de forma íntegra tanto a la Fiscalía como a la Intervención para que los órganos competentes determinen la existencia de responsabilidades sobre estos expedientes, ejecutados durante la gerencia de Jorge García Bernia y Marisa Gracia en FGV, bajo el mandato del PP al frente de la Generalitat Valenciana.

Las cantidad de 15,7 millones de euros corresponde a tres contratos, según la información a la que tuvo acceso Valencia Plaza. El primero de ellos data del año 2000, cuando FGV adquirió 9 trenes del modelo 4100 para Alicante con un incremento injustificado de 7,4 millones de euros respecto a la oferta original presentada por Alstom, que ya era la más elevada del concurso.

El segundo de los contratos en los que la auditoría detectó un sobrecoste indebido fue en el de la adquisición en 2004 de 10 unidades de Metrovalencia de la serie 4300. La contratación había sido autorizada por 55,2 millones y se disparó a los 59,5. Además, el informe advertía en este caso de que FGV eligió a Alstom pese a que su oferta era un 13,46% más cara que la de CAF. El argumento para hacerlo fue que sus plazos de entrega y sus precios de recambios eran más competitivos, pero tales ventajas no se cumplieron finalmente.

El tercero de los contratos, ya con la fábirca de trenes de Albuixech operando como Vossloh, data del año 2005 y corresponde a la compra de 20 trenes también de la serie 4300 de Metrovalencia. En línea con lo que se subraya en el contrato anterior, Vossloh resultó la adjudicataria pese a que su oferta era la más elevada con el argumento de que si se cambiaba de operador FGV sufriría un sobrecoste en la adquisición de repuestos y piezas. Pero el incremento se produjo igualmente al contratar con Vossloh. El importe reservado a tal efecto era de tres millones y sufrió un sobrecoste de 4 millones, un 133,3% más, según la auditoría.

Penalizaciones perdonadas por 1,3 millones

Además, en dos de los tres contratos restantes la auditoría advertía de que FGV no cobró a Vossloh las penalizaciones estipuladas en caso de retrasos en la entrega de la maquinaria. En el primero, rubricado en el año 2006 para la compra de 20 coches motores intermedios, el informe cifra la indemnización perdonada a la empresa en 745.000 euros; y en el segundo, materializado en 2007 para la adquisición de 22 nuevas unidades de la serie 4300, por un importe de 609.000 euros.

El contrato restante no corresponde a un sobrecoste, si bien también resulta llamativo. Se trata del suministro de 20 coches remolques intermedios para su integración en las unidades 4300 sobre el que la auditoría advierte de que el contrato no fue siquiera licitado, de modo que se adjudicó por 27,2 millones de euros a Vossloh sin la debida publicidad.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email