X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el mayor contrato de La fábrica de trenes de albuixech

La justicia sudafricana anula el contrato de 250 millones de Stadler Valencia

Foto: EVA MÁÑEZ
6/07/2017 - 

VALÈNCIA. Stadler Valencia, la antigua Vossloh España, ha perdido su mayor contrato, o como mínimo tendrá que bregar en los tribunales para tratar de cobrárselo a una sociedad (Swifambo Rail Leasing) que la justicia sudafricana ha condenado duramente por corrupción y que se encuentra en una grave situación de insolvencia.

Se trata del contrato para el suministro al país de 70 locomotoras Afro4000, unas locomotoras encargadas a Vossloh por la mencionada Swifambo que resultaron ser demasiado grandes para la red viaria de Sudáfrica -de hecho nunca llegaron a utilizarse-. El nuevo Gobierno sudafricano, al tomar el control de la empresa pública Prasa -la Renfe sudafricana- destapó la trama y lo llevó a los tribunales.

La sentencia del juez del Tribunal Supremo de Johannesburgo Ellem Jacob Francis es demoledora, según publica la prensa sudafricana. El magistrado dibuja un escenario en el que Swifambo actúa como "un frente voluntario y criminal" para la valenciana Vossloh España. El texto llega incluso a ser moralizante: "la corrupción triunfaría si este tribunal no anula la adjudicación", llega a decir el juez según la información recogida por la edición valenciana del diario Expansión.

Según la sentencia existía suficiente evidencia de que Swifambo era simplemente un "participante simbólico que recibía una compensación monetaria a cambio del uso de su calificación de B-BBEE". "Vossloh no podía pujar por su cuenta. En cambio, concluyó un acuerdo con Swifambo en el que sus puntos B-BBEE se intercambiaron por dinero", recoge textualmente el dictamen. La B-BBEE es una ley del país que contempla ayudas para la promoción de los trabajadores y empresarios negros y para las mujeres de la que, según la condena, se benefició la trama corrupta.

Prasa, como informó este diario, había presentado hasta dos demandas contra el contrato: la primera, presentada por el nuevo presidente, Popo Molefe, denunciaba un sinfín de irregularidades que se habrían cometido en la empresa pública durante la gestión de Lucky Montana, entre las que se encontraba la presunta manipulación del proceso de licitación de las locomotoras. La segunda se presentó con el objetivo de recuperar los cerca de 154 millones de euros ya invertidos en la renovación de la flota.

Prasa quiere devolver las locomotoras

La intención de la firma es devolver los 13 vehículos ya enviados por Stadler Rail Valencia a cambio de recuperar la cantidad desembolsada de 2.650 millones de rands -153,8 millones de euros al cambio-. Según argumentaba Prasa, la oferta había sido manipulada desde el principio para favorecer a Swifambo en el proceso de licitación.

Según Prasa, del contrato de las 70 locomotoras todavía se deben 2.800 millones de rands - cerca de 166 millones de euros al cambio-, y de los 2.650 millones de rands que sí se habrían abonado 1.800 ya se han pagado a la empresa valenciana -cerca de 107 millones de euros al cambio-. En función de estas cifras el agujero que la sentencia dejaría a Stadler Valencia es de cerca de 143 millones de euros.

Durante la investigación judicial Stadler Rail Valencia optó por la cautela y suspendió la producción de la locomotora Afro4000, tal y como reveló este diario. Según detallan fuentes conocedoras de la situación en la planta valenciana, del total de 70 locomotoras encargadas se habrían fabricado solo 20, de las que unas 7 se conservan terminadas en las instalaciones de Albuixech y las 13 restantes ya se habrían enviado. Las 50 máquinas restantes son las que dejaron de fabricarse.

Pese al negro horizonte, la mercantil presidida por Íñigo Parra nunca renunció a que las firmas sudafricanas cumplan con el compromiso adquirido. Cabe recordar que la fábrica sufre una situación similar con la sociedad pública española Feve, con la que Stadler Rail Valencia tiene abierto un litigio por un contrato de 28 tranvías para León que la entidad suspendió cuando las máquinas ya habían comenzado a fabricarse.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email