X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

parque central espera comenzar la plantación este mes

Los árboles que tomarán València 

Foto: KIKE TABERNER.
10/09/2017 - 

VALÈNCIA. Si cada especie arbórea fuera una nación, València estaría a punto de ser invadida por una de las coaliciones más amplias de la historia. 68 especies de plantas y árboles ocuparán el Parque Central en un proyecto de los que se dan una vez cada década. Una especie les espera: los plataneros que se hallan junto a las Naves de Demetrio Ribes. 69 especies diferentes pues, más de 86.000 plantas y arbustos, un ejército verde que aguarda ahora en el interior de la provincia, en un vivero en un lugar indeterminado que habría hecho las delicias del escritor francés Jean Giono, autor de El hombre que plantaba árboles.

Ordenados y alineados, los 1.000 árboles y 85.000 arbustos esperan a ser distribuidos en estas 11 hectáreas del Parque Central siguiendo el diseño de Kathryn GustafsonLa autora del Memorial de Lady Di en Londres, una de las paisajistas más reconocidas de todo el mundo, fue la ganadora del concurso y ha sido ella la arquitecto de un parque que transformará la ciudad. Para poder controlar cada uno de los árboles se han tenido que organizar diagramas con todos los colores del pantone disponibles.

Las primeras avanzadillas ya han llegado a València. Entre mayo y junio los empleados de la UTE formada por Pavasal y Dragados plantaron los ficus de la rotonda, los plátanos del entorno de las Naves y grevilleas en la calle Filipinas. Ahora, durante este mes de septiembre, aprovechando que el calor se ha comenzado a ir y han aparecido las lluvias, se adelantará la plantación inicialmente prevista para octubre o noviembre. Todo este ejército verde se distribuirá en siete espacios: Plaza de las Artes, Jardín Huerto, Jardín Floral, Jardín Romántico o Entrada Este, Jardín de los Niños, Pantalla Oeste, y una larga pérgola que, cual columna vertebral, atravesará el Parque dándole unidad al conjunto. Como apuntan desde la dirección facultativa de la obra, el diseño “está muy pensado”. “Alguien podrá estar más o menos de acuerdo con alguna cosa, pero lo que nadie puede negar es que se trata de una obra muy meditada”. Es un jardín de autor; en este caso autora.

Concentrados en apenas una hectárea, más de la mitad de los árboles y plantas aguardan en este vivero, que recorre parte del equipo que ha participado en las obras, mientras que en otro, también en sitio indeterminado, se arraciman ordenadamente la otra mitad. Los árboles son lo que técnicamente se denominan como árboles con calibre; es decir, ya tienen entidad cuando se plantan. Sus dimensiones van desde los cuatro metros de algunos pinos a los ocho de algunas palmeras datileras. Y, en general, se trata de especies habituales en jardinería, la mayoría alóctonas, si bien se dan algunas excepciones relevantes. Entre las plantas y árboles comunes se pueden citar datileras, pinos o plantas tan arraigadas a la historia del Mediterráneo como el acanto (Acanthus mollis), citada por Virgilio en las Geórgicas y que según Vitruvio inspiró al escultor griego Calímaco a la hora de crear los capiteles corintios.

El acanto se ubicará en los jardines florales. Es relativamente corriente. No sucede lo mismo con los ejemplares de Crinum Powellii. Este híbrido de origen hortícola, perenne y bulboso, presenta vistosas flores parecidas a las de los lirios y se había cultivado mucho en los jardines por esa razón. Pero con el paso de los años y las modas fue desapareciendo y actualmente, en espacios públicos de València, sólo se la puede encontrar en el Zoo en el Jardín de Viveros y en el Jardín de Monforte. De su excepcionalidad da fe el hecho de que se han tenido que traer de China. No es el único lugar exótico del cual se han importado plantas y arbustos. De Italia, Holanda, Japón, Indonesia, han llegado diferentes ejemplares, en muchos casos sobre todo semillas y esquejes.

Hay árboles de València y de viveros de Cataluña (especialmente Girona) y de otras localidades españolas como Logroño, de donde proceden los 15 ejemplares del llamado árbol del amor (Cercis siliquastrum) que formarán parte del jardín floral. Reconocible por sus hojas en forma de corazón, también es conocido como ciclamor, algarrobo loco o árbol de Judas porque según la tradición fue en el cual se ahorcó Iscariote, si bien otras fuentes creen que el nombre procede de una mala traducción de su nombre en francés (Arbre de Judée) que significa árbol de Judea, lugar de origen del árbol.

Los espacios públicos ajardinados están presentes en València desde el siglo XVIII con el Paseo de la Alameda, aunque el primer jardín tal y como hoy los conocemos nació hace dos siglos, con la llegada del mariscal Suchet al frente de las tropas napoleónicas. El que fue bautizado como Duque de la Albufera tras conquistar la ciudad, era muy aficionado a la Botánica y adquirió en 1812 los terrenos de lo que hoy es el Jardín de la Glorieta. La obra la concluyó el General Elío. El Parque Central llega pues dos siglos y cinco años después del primer gran jardín de la ciudad. En estas dos centurias las especies arbóreas se han ido variando según modas y necesidades con la importación de ejemplares de todo el mundo. Algunos son muy conocidos en los jardines valencianos como el Ginkgo biloba, también llamado como árbol de los cuarenta escudos. Única en el mundo, esta especie está considerada un fósil vivo ya que su origen data del Pérmico, hace 270 millones de años. Tras extenderse durante el Jurásico y el Cretáceo, fue durante el Pleistoceno que prácticamente desapareció y sólo sobrevivió en una pequeña zona de China y ha sido en tiempos recientes que ha formado parte frecuente de la nómina de jardines, donde es muy apreciada por su longevidad (suele superar los 1.000 años de edad). Los 17 ejemplares del Parque que se ubicarán en la Plaza de las Artes proceden de un vivero de Girona. También de esta provincia catalana vienen los ejemplares de Zelkova serrata que se plantarán en València. Originario de Japón, este árbol fue introducido en Europa, en Holanda, en 1830.

Hay planta en producción, planta en crecimiento y planta ya casi acabada para plantación en el parque. Desde la dirección facultativa, los ingenieros de la UTE formada por Gustafson Porter, Nova Ingeniería, Grupotec y Borgos Pieper explican que se han recuperado especies que se consideran no comerciales, árboles y arbustos como esparrageras, helechos, valeriana, frecuentes en la vida cotidiana pero sin uso ornamental. Palmitos de Sicilia y perales (Pyrus Cayetana) procedentes de Italia conviven con cipreses traídos desde Motilla del Palancar, aligustres (Ligustrum lucidum) o árboles de hierro (Parrotia persica). Ahora están juntos si bien en unos meses cada uno ocupará su sitio. Están preparados pues para tomar València.

Noticias relacionadas

el muro

Tren a ninguna parte

Desde que tengo uso de razón periodística, hace más de tres décadas, llevo escuchando hablar del soterramiento de las vías del tren a su paso por Valencia y de la nueva estación central. Se repiten los discursos y las promesas, pero también se multiplican los convenios sin avances visibles.

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email