X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

29 Y 30 DE JUNIO

4ever Valencia fest: la nostalgia bien entendida

La primera edición del 4ever Valencia Fest se celebra el 29 y el 30 de junio en La Marina con The Prodigy y Simple Minds al frente

28/06/2018 - 

VALÈNCIA. Explicaba hace muy poco y en este mismo espacio el guitarrista de The Cult, Billy Duffy, que “si te mantienes el tiempo suficiente (como ha hecho The Cult), te conviertes en parte de la historia de muchos lugares grandes alrededor del mundo”. Era su respuesta concreta a una pregunta específica sobre la relación del grupo con Arena Auditorium. Sin embargo, ese es el resumen vital que, en realidad, acompaña a (casi) todos los grupos que forman parte del cartel de la primera edición del 4ever Valencia Fest. Junto a The Cult, Simple Minds, The Jesus And Mary Chain, Santiago Auserón, Killing Joke, Manic Street Preachers o The Prodigy forman una alineación de referencias internacionales que, exceptuando el caso de los últimos por muy poco -y el del pegote de Kaiser Chiefs-, superan los 30 años de supervivencia.

Es más, la frase de Duffy podría ser, a posteriori y sin habérselo planteado, el epíteto con el que definir el festival de forma integral. Incluso sus ideólogos responden a la premisa de “mantenerse el tiempo suficiente”. Miguel Jiménez (director) y Marcos Casañ (promotor) saben bien de lo que habla el guitarrista de The Cult. Y es en ese punto en el que, más o menos de acuerdo con la línea de programación del festival, más o menos de acuerdo con el concepto del proyecto, lo que resulta imposible de rebatir con fundamentos es la autenticidad del evento desde su raíz. Da la sensación de que Jiménez y Casañ han pergeñado un festival al que ellos mismos querrían acudir como parte de la audiencia. Algo que es difícil de creer hoy en día en muchos otros casos.

La primera edición del 4ever Valencia Fest se celebrará, en jornada vespertina doble, el 29 y 30 de junio (a partir de las 18.45) en las instalaciones de La Marina Real de València.

Nostalgia: sí, pero con condiciones

“¡30 años de cultura musical recorren una ciudad para volver a hacerte soñar despierto!”. Las herramientas de comunicación del 4ever Valencia Fest podrían confundirse con las de otros festivales que, inevitablemente, echan mano de la nostalgia para aumentar el saldo de entradas vendidas. Es indiscutible que parte de esa estrategia es compartida, en tanto en cuanto la mayoría de los grupos representan épocas pasadas. Sin embargo, y a pesar de que en la mayoría de los supuestos sus versiones pretéritas mejoran las actuales, es importante tener en cuenta que muchos de ellos llegarán a València para defender, también, referencias que les hacen estar vivos en la actualidad.

Cualquiera que tenga la posibilidad de cruzar experiencias, podrá concluir que, en el caso de The Prodigy, cualquier tiempo pasado nos parece mejor. Sin embargo, el atractivo de su visita a València, más allá de su regreso a la ciudad -que no a la Comunitat, pues es un clásico del FIB-, reside en la noticia que saltaba a finales del año pasado: 2018 sería el año del regreso discográfico de la banda tras la publicación de The Day Is My Enemy en 2015. Si bien es cierto que entonces hablaban de “early next year” y ya vamos por el ecuador del curso, cabe esperar que su concierto en La Marina sirva para presentar nuevo material.

También presentarán disco en el 4ever Valencia Fest Simple Minds; más de 30 años después del Once Upon A Time y de su concierto en el estadio del Levante en 1986 -en el que no se pudo contar con The Waterboys “por haberse disuelto hace escasos días”, según el anuncio público, y sí con Comité Cisne-. No serán los únicos que presentarán referencia discográfica: Manic Street Preachers lo hará con Resistance Is Futile, 4 años después de su última publicación. Junto a ellos, The Jesus And Mary Chain y The Cult llegan con discos en 2017 y 2016, respectivamente.

Antes adolescentes, hoy adultos en La Marina

Mucho más difuminado en los casos de The Prodigy, Manic Street Preachers o The Jesus And Mary Chain -principalmente por su más o menos continua presencia en festivales-, pero sería absurdo negar que el principal atractivo del cartel del 4ever Valencia Fest sigue siendo la nostalgia. Aunque la programación trata de ofrecer algo más que la fuerza idealizadora del pasado para vender entradas, el motor protagonista son esos grupos de Facebook que, como el de ‘Yo estuve en el concierto del 86 de Simple Minds en València’, están integrados por personas que entonces eran adolescentes.

“Para mí fue mi primer concierto, no sabía quiénes eran, tenía 16 años y me llevó mi hermano mayor. Nunca olvidaré la experiencia, fue algo más que un concierto”. “Mi primer concierto con 15 años, nunca lo olvidaré…”. “Yo también estuve allí. Con 19 años, fue maravilloso”. La carga emocional de un concierto con 15 o 20 años, especialmente en una época en la que España no había abrazado la fórmula de festival como oferta vacacional, persiste con la indiscutible insistencia del primer beso -para quien se acuerde-. Línea directa con el presente en forma de entrada para un concierto en La Marina.

Un concepto integral sin (casi) fisuras

Construido a partir de los recuerdos de una València musicalmente inquieta (o de su idealización), el 4ever Valencia Fest responde a una hoja de ruta de la que apenas se desvía. Es por eso que, además de un cartel de bandas que se completa con Sexy Sadie (acompañando a Santiago Auserón), y Los Radiadores y The X, el festival cuenta con una nómina de Djs cuyo protagonismo fue fundamental en la agitación musical de la ciudad entre los 80 y los 90. Fran Lenaers, Carlos Simó, ‘El Gitano’, Luis Bonías o David ‘El Niño’ serán algunos de los encargados de poner la música entre concierto y concierto, así como de cerrar la jornada del sábado según los horarios oficiales. Esto, junto a propuestas como la de la exposición de carteles y entradas de Marcos Casañ y fotografías de Domingo J. Casas, redunda en el objetivo del director del festival: “homenajear los brillantes momentos históricos” de la música en directo en València.

En este sentido, llaman poderosamente la atención un par de aspectos a pulir de cara a futuras ediciones. En un cartel y una propuesta cuya coherencia está fuera de toda duda, no deja chirriar observar, entre tanto tótem, la presencia de un grupo tan intrascendente como Kaiser Chiefs; los británicos, que coyunturalmente tampoco encajan junto al resto de grupos, gozaron de su mejor momento creativo hace 10 años, adheridos a la ola de revival post punk. Y ya está. Después de aquellos primeros dos discos, nada más reseñable que el hecho de haber conseguido sobrevivir -en lo que tiene mucho que ver la tendencia a ficharlos por parte de los festivales españoles y, probablemente, su caché-.

Otro de los puntos negros a tener en cuenta de cara a próximas ediciones es el trabajo de la perspectiva de género. La representación femenina del festival a nivel musical se reduce, salvo sorpresa de última hora, a la aportación de Simple Minds con Sarah Brown, Charisse Osei y Catherine AD (que, por cierto, también colabora en el último disco de Manic Street Preachers); coros, batería y teclados evidencian, por si alguien todavía alberga alguna duda, que la presencia de la mujer sobre un escenario no ha de ser obligatoriamente ornamental. El objetivo de “devolver a la ciudad el lugar predominante que tuvo en la música” también pasa por ahí.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email