Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

Desayuno organizado por valencia plaza e imed

Resiliencia y digitalización: la empresa valenciana ante el desafío del coronavirus 

1/10/2020 - 

VALÈNCIA. La pandemia provocada por el coronavirus ha abierto un escenario de muchas incertidumbres. No solo ha alterado las formas de socializarse, sino también la forma de trabajar. En estos meses, el teletrabajo ha sido la salvación para muchas compañías que, en tiempo récord, se han adaptado a la nueva realidad, mientras que otras, ante la imposibilidad para prescindir de la presencialidad, han implantado férreas medidas de seguridad. Un nuevo escenario con varios desafíos por delante. Adaptación, transformación hacia lo digital y resiliencia son algunas de las variables en una ecuación con muchas incógnitas. Pero, pese a todo, también ha sido un momento de aprendizaje, de redescubrir liderazgos, resistencias y compromisos.

Así se puso de manifiesto en un encuentro organizado por Valencia Plaza e IMED Hospitales, que sirvió para analizar el impacto de la situación sanitaria en las empresas valencianas y poner en común reflexiones sobre los cambios y nuevas tendencias que se presentan, así como sobre sus próximos planes marcados por estos tiempos de incertidumbre. A la cita acudieron Pedro Tomás, director gerente del Hospital IMED Valencia; Fernando Saludes, consejero delegado del Grupo Industrias Saludes y presidente de Redit; Francisco Reig, director de zona Umivale; José Vicente Castell, responsable de RSC y relaciones externas Vicky Foods;   Javier Quiles, director RREE de Consum; José Luis Fayos, CEO Axial Structural Solutions; Juan Manuel Madaleno, responsable del sector Salud e Internacionalización Alfatec y Ricardo Chicharro, director de Transformación Digital BBVA.

El debate arrancó desgranando los cambios en el consumo y las nuevas perspectivas. En este sentido, Javier Quiles, de Consum, rememoró los primeros meses de confinamiento y esa "histeria colectiva con acopio de compras" que estiró la cadena de suministro. Ahora, el sector de la distribución vive una fase de tranquilidad y cierta normalidad, aunque con una ralentización del consumo. De hecho, prevé que en los próximos meses se produzca una aumento de la demanda de la marca propia.

Para hacer frente a la actual coyuntura, la firma ha avanzado hacia la digitalización, con importantes incrementos en la venta online, un nicho de mercado en auge. No obstante, y pese al tirón de este canal, Quiles fue contundente: "Aunque avance la digitalización, los supermercados no van a desaparecer. Eso es imposible a día de hoy, pero sí es que es cierto que se produce un fenómeno de omnicanalidad. Hoy, el consumidor compra fisicamente, pero consulta electrónicamente", puntualizó. 

Foto: MARGA FERRER

También desde Vicky Foods vivieron las primeras semanas de confinamiento "desbordados". "Hubo una explosión de la demanda de productos básicos y eso afectó a nuestra actividad. Tuvimos que contratar gente, hacer turnos de fin de semana, pero sobretodo había que luchar contra un enemigo, el miedo", señaló José Vicente Castell, responsable de RSC y relaciones externas de la firma. La respuesta de la empresa fue conseguir que los trabajadores estuvieran y se sintiesen seguros. "Había que estar a la altura, y por eso se fomentó la transparencia y la comunicación para evitar rumorología", remarcó.

Ahora, Castell prevé cambios en la demanda. "Antes veíamos más preocupación en el consumidor por la transparencia y se buscaban productos más sofisticados. El efecto de la pandemia ha hecho que en los primeros meses se produjera un desborde de la demanda hacia productos básicos y, si bien es cierto que la tendencia se ha moderado, el efecto de la crisis sanitaria en la capacidad de consumir de las familias será importante", sostuvo.

Cliente más digital

Desde el sector bancario, Ricardo Chicharro, de BBVA, puso encima de la mesa el cambio de comportamiento del cliente, que cada vez se ha ido digitalizando más. Y es que durante los meses de confinamiento más duro, el banco mantuvo abiertas únicamente el 30% de sus sucursales, lo que aceleró el uso de sus canales online. De hecho, la entidad ha sumado 21.000 nuevos clientes en la Comunitat Valenciana, un tercio de ellos mayores de 60 años. No solo aumenta el perfil de un usuario más enfocado a sus canales digitales, sino que también han notado un incremento en la frecuencia de uso. 

"Ya habíamos iniciado un proceso de digitalización, pero la covid lo ha agilizado todo. Llevamos años con bajada de sucursales, porque España batía récord en número de oficinas. Ahora se va a reenfocar hacia espacios más grandes, con personal especializado en la atención al público. Y esto va a cambiar el rol del empleado de banca", apostilló. Incluso la modalidad del teletrabajo ha llegado para quedarse en el sector.

Transformación y adaptación. Esa fue la filosofía en la red de hospitales de IMED, en un momento en el que el sistema sanitario público estaba colapsado. Así, en el momento más duro de la pandemia, optaron por implantar en sus centros la teleconsulta para poder seguir atendiendo a sus pacientes, pero, como reconoció Pedro Tomás, director gerente del Hospital IMED Valencia, "la gran sorpresa fue que ha tenido poco recorrido". "El factor humano y la necesidad de confort y tranquilidad que da un médico compensa cualquier posible riesgo de contagio", explicó, para señalar que lo que sí han implementado con mucho éxito ha sido una plataforma de pagos online con el fin de hacer frente a la nueva realidad.

Además, el centro hospitalario ha creado un laboratorio propio para hacer pruebas PCR que le ha valido el reconocimiento de sus clientes, así como también para fidelizar a muchos otros. "Desde el verano hemos doblado historias clínicas. Ha sido una oportunidad de crecimiento que tenemos que aprovechar y saber estar a la altura", resaltó Tomás.

Foto: MARGA FERRER

En la obra pública la gran preocupación es el medio plazo y el impacto que la actual coyuntura tendrá en los presupuestos de la Administración. Bien lo saben en Industrias Saludes, que prevé un escenario incierto en los próximos ejercicios. Eso sí, su CEO, Fernando Saludes, destaca el valor de iniciativas empresariales como la digitalización o la salud de las personas. Cuestiones que han aflorado y se han convertido en imprescindibles en el seno de las compañías. "Hemos aprendido a ser rápidos en la reacción y a dar valor al empoderamiento de los equipos. La pandemia ha puesto a prueba valores y ha dado lugar a iniciativas para poder ayudar, y eso ha sido maravilloso. Se ha reforzado el valor de ser capaces de canalizar y dar respuesta a las necesidades de las personas, aportando ideas. Eso es fundamental, porque las empresas no pueden ser ajenas a la realidad", reivindicó Saludes

Cultura del esfuerzo 

No obstante, también se coincidió en la falta de apoyo de la Administración al papel del empresariado en la sociedad. "La piedra angular debe ser cambiar la idea de trabajo, esfuerzo y emprendimiento que tenemos en España. Cuando cambiemos esa mentalidad, a lo mejor dentro de 50 años, seguramente gestionaremos este tipo de situaciones de una forma mejor", apunto José Luis Fayos, CEO de Axial Structural Solutions. En su opinión, uno de los problemas de la sociedad es que "vive de espaldas al triunfo empresarial y lapida a cualquier persona que haya triunfado". "Tenemos que cambiar la cultura del desmerecimiento del triunfo en España", subrayó.

A su juicio, este contexto ha supuesto "una gran oportunidad para poner el foco en las personas, descubrir las resistencias, liderazgos escondidos, y ver la respuesta y el compromiso de los trabajadores. "El valor añadido de las personas dependerá del tipo de actividad que se realiza, pero es muy importante. Las personas tienen un impacto enorme en el valor de las compañías y eso tenemos que protegerlo, porque también genera un sentimiento de pertenencia a la empresa", incidió.

Foto: MARGA FERRER

Juan Manuel Madaleno, responsable del sector Salud e Internacionalización de Alfatec ,comentó que esta situación ha conseguido que muchos venzan las resistencias al cambio y sean conscientes de las oportunidades que ofrece la tecnología. En su compañía se han acometido algunos cambios para "poder sobrevivir", como ha sido el desarrollo de sistemas de trazabilidad y de reserva online, con el objetivo de tener control del aforo en la oficina. 

"Ha habido que adaptarse y la comunicación con el cliente también ha cambiado de ser presencial a usar la videoconferencia o el teléfono", explicó. Un nuevo escenario que les ha permitido ser más eficientes, ya que han podido incrementar el volumen de reuniones que mantienen ahora. "Antes tenías que viajar a un país en una misión comercial y tener en un mes diez reuniones, ahora podemos llegar a las 50", aseguró.

Desde la mutua Umivale, Francisco Reig explicó que al principio la situación fue complicada por la cantidad de trabajo que tuvieron, pero auguró que el pulmón de la compañía les va a permitir aguantar la situación. Sin embargo, lamentó que el absentismo vuelve a ser una realidad. "De cada 100 trabajadores, 3,84 no van a trabajar cada día. En función de los sectores hay más absentismo", señaló.

No obstante, la compañía se ha adaptado a la situación para estar junto al cliente. "Hemos conseguido estar teletrabajando, pero no estar en la cabaña. Nuestros clientes nos han sentido cerca", apuntó. En esta línea, están probando la asistencia psicológica mediante videoconferencia y han conseguido potenciar la parte digital en estos seis meses.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email