Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

servirá de paso para especies vegetales y animales

Alfafar creará un humedal artificial para mejorar la conectividad ecológica entre l'Albufera y el río Turia

18/09/2020 - 

VALÈNCIA. El Ayuntamiento de Alfafar ha presentado a la convocatoria 2020 del programa LIFE de la Comisión Europea un proyecto para crear un humedal artificial en el barrio de Tremolar. Esta infraestructura, conocida como stepping stone y traducida al castellano como trampolín, creará una cadena entre espacios naturales para romper el aislamiento de las zonas protegidas y así permitir a la fauna que pueda desplazarse entre ellos libremente. En este sentido, la propuesta apuesta por la mejora de la biodiversidad y la conectividad ecológica entre el Parque Natural de l’Albufera y el río Turia.

El consistorio ha contado para este proyecto con la colaboración de Hidraqua, la Universidad de Alicante, el Centre de Estudis Ambientals del Mediterrani y la Sociedad Ecológica de Restauración Europea. Así, todos ellos consideran que la zona del Tremolar tiene potencial para convertirse en una interfaz entre las áreas urbanas que rodean los espacios naturales, la huerta tradicional, los arrozales, el humedal de l’Albufera, los hábitats litorales y el ecosistema fluvial del Turia. En concreto, el proyecto contempla la mejora de la calidad del agua que discurre por la acequia de Tremolar. En este punto, las aguas presentan muy baja renovación, por lo que se aportará caudal de manera artificial para reducir la concentración de materia orgánica y nutrientes. Esto será muy beneficioso para la biodiversidad.

Las aguas serán tratadas mediante una combinación de humedales, y provendrá tanto de las viviendas de Alfafar como del extremo final de la acequia de Tremolar. Por su parte, el proceso de depuración constará de varias etapas: primero, la captación y desbaste, que se hará aprovechando la depuradora actual. Luego, la creación de un humedal artificial, que se realizará confinando el recinto para su impermeabilización, diseñando el vaso por el que discurrirá el agua. Tras el tratamiento en el flujo subsuperficial, el agua será conducida a un humedal superficial donde aumentará su oxigenación y contribuirá a la renaturalización del hábitat para el desarrollo de la biodiversidad, donde se espera que prosperen especies de vegetación helófila para atraer la colonización de aves, reptiles, macroinvertebrados y demás biodiversidad autóctona.

Tras el tratamiento en los humedales artificiales, el agua será conducida a un depósito enterrado con material absorbente, como tratamiento de afino final, previo al vertido del efluente a la cabecera de la acequia El tremolar. Por último, el agua tratada será devuelta al medio natural para contribuir a mejorar la calidad de la acequia Tremolar, favoreciendo así el corredor ecológico de seres vivos desde el lago de L’Albufera hasta el nuevo hábitat creado en el humedal artificial. Para evitar el acceso a los humedales artificiales, el perímetro del mismo será vallado de forma que se restrinja su entrada por personas ajenas a la explotación del mismo.

Mejora de la biodiversidad y beneficio social

Entre las especies más interesantes que podrían habitar en la zona se encuentran la garcilla cangrejera, el avetoro y la garza imperial. Además de ardeidas, entre los rálidos: el calamón común y la focha moruna. Por su parte, también se podrá encontrar un amplio número de macroinvertebrados acuáticos, ya que el agua del final de la acequia permitirá mejorar su calidad y favorecer su biodiversidad. Asimismo, también podrán desarrollarse comunidades vegetales flotantes no enraizadas, vegetación sumergida o macrófitos, así como vegetación palustre que colonizará suelos emergentes o con ligera inundación en los márgenes de las láminas. Finalmente, en humedal también se construirá un refugio que servirá para facilitar el paso de animales y plantas entre hábitats, conectando el paisaje y facilitando la supervivencia de especies en condiciones favorables.

En cuanto a los beneficios sociales, la participación de la sociedad cercana al área de trabajo, tanto en la toma de decisiones como en la evaluación de las acciones, será uno de los mayores impactos de la propuesta. La participación social se estructurará a través de grupos de interés, con el objetivo de abarcar la mayor parte de grupos sociales: administraciones, industrias locales, sector educativo y de investigación, ONG, ecoturismo o entidades juveniles, entre otras. El cuestionario inicial estará diseñado para capturar la percepción de los diferentes grupos sobre los servicios ecosistémicos que reciben y los que les gustaría recibir del área bajo acción. La implicación de los vecinos en la plataforma de stakeholders asegurará la demanda social de estas labores de mantenimiento y ayudará a asegurar su protección, una vez finalizado el proyecto.


Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email