Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

Hoy es 27 de octubre y se habla de coronavirus notarios impuestos ghatto
GRUPO PLAZA

el billete / OPINIÓN

Apuntes sobre los resultados del 20D

Foto: EVA MÁÑEZ
21/12/2015 - 

Los resultados de las Elecciones Generales han cambiado los equilibrios políticos de España y la Comunitat Valenciana. Aquí van algunas reflexiones de quien, modestia aparte, se acercó al resultado final con su pronóstico sin horquillas bastante más que los sondeos a pie de urna.

-Al PP le falló Ciudadanos. El partido de Albert Rivera se desfondó la última semana de campaña después de meses de crecimiento imparable en las encuestas -entre elecciones no tenemos otra cosa- desde que triunfó en las elecciones de Cataluña.

-El debate a cuatro, decisivo. El debate de Atresmedia marcó un punto de inflexión en la campaña. Pablo Iglesias, sin estar brillante, salió vencedor frente a un Sánchez gris, un Rivera nervioso y un Rajoy ausente. A partir de ese momento, Podemos se convirtió en el partido emergente en detrimento de Ciudadanos.

-El puñetazo, no tan decisivo. El puñetazo a Rajoy le reportó probablemente algunos votos procedentes de Ciudadanos. La caída del PP se vio frenada también por el miedo que generó el ascenso de Podemos, pero los votos recuperados partían sobre todo del partido de Rivera, lo que nos lleva a la reflexión número 1.  

-El peor escenario. El resultado electoral deja un escenario preocupante que acabará en un gobierno débil o en la convocatoria de nuevas elecciones a partir de marzo. Para ser presidente, Sánchez necesitaría los votos de Podemos y sus socios -entre ellos Compromís- y el apoyo o la abstención de los nacionalistas catalanes -ERC o el partido de Artur Mas-, a no ser que PP o Ciudadanos se abstuvieran. Rajoy necesitaría un imposible.

-Unas nuevas elecciones beneficiarían a PP y Podemos. Si en los idus de marzo el Congreso no ha sido capaz de elegir nuevo presidente, habrá nuevas Elecciones Generales. A priori, el PP aglutinaría el voto de la derecha y lograría mejores resultados, mientras que en la izquierda seguiría la disputa PSOE-Podemos por la primacía, con ventaja para Iglesias por ser el partido en ascenso. No obstante, en esta carrera influirá su comportamiento en la negociación de los pactos y la responsabilidad que los votantes achaquen a cada uno por no haber llegado a un acuerdo. Recuérdese que la negativa de Rosa Díez a un pacto con Ciudadanos acabó con UPyD.

-El independentismo puede sacar provecho. La inestabilidad provocada por el resultado electoral puede ser aprovechada por parte de los independentistas en Cataluña, donde se da una situación parecida. Antes de fin de año, la CUP va a decidir si permite finalmente la investidura de Artur Mas, lo que les permitiría continuar con su hoja de ruta 'soberanista' frente a un Gobierno central en funciones con el Parlamento pendiente de la elección de un nuevo presidente.

-Mónica Oltra ha vuelto a ganar. La líder de Compromís gana de calle cada una de sus apuestas. La del pacto con Podemos fue de órdago y su resultado demuestra que tiene mejor olfato que nadie para los pactos. Gracias a ellos, su pequeño partido, Inciativa PV, tiene ya dos consellers -y la vicepresidencia del Consell-, cinco diputados en las Corts, dos diputados nacionales y dos senadores, como recordaba Francesc Miralles al acabar la noche electoral.

-Joan Ribó no saca provecho de su gestión. Los resultados en la ciudad de Valencia muestran un ascenso del PP -frente a la caída en el conjunto nacional-, al lograr 40.000 votos y casi 7 puntos porcentuales más que en mayo. Desaparece el voto de castigo popular a Rita Barberá. Por el contrario, la suma de Compromís y Podemos pierde 15.000 votos. Ciudadanos y PSPV experimentan un pequeño aumento.

-Ciprià Císcar no logra el escaño. No hay mejor metáfora del hundimiento del PSPV. Es la consecuencia de no haberse dado por enterados de los avisos en forma de castigo que viene recibiendo el partido en cada convocatoria electoral. ¿Renovarse o morir? Morir.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email