Hoy es 19 de julio
GRUPO PLAZA

análisis

Así se distribuyó el voto del 9J en los municipios valencianos según renta, edad o número de vecinos

Foto: SILVIA FABREGAT
16/06/2024 - 

VALÈNCIA. El Partido Popular salió vencedor de las elecciones europeas del pasado domingo y logró erigirse como primera fuerza política en seis de cada diez localidades de la Comunitat Valenciana, una autonomía donde reunió más de 705.000 papeletas que representan casi el 36% de los votos recibidos por cualquier candidatura. Ese porcentaje, además, se acrecenta en los municipios valencianos con la media de edad más elevada, mientras que el PSOE obtiene sus mejores datos en poblaciones con un número de habitantes reducido y otras opciones, como Vox y Se Acabó la Fiesta, recogen más apoyos en ciudades de entre 10.000 y 100.000 vecinos que en las grandes urbes.

Así se desprende al cruzar algunas variables sociales y económicas de carácter municipal, como los niveles de renta y paro o el número de vecinos, con los resultados electorales del 9J, en los que se observa además cómo el voto a alguno de los dos grandes partidos tradicionales es algo más frecuente en los entornos rurales y las comarcas del interior que en aquellas regiones más cercanas a las capitales de provincia de la Comunitat Valenciana, donde crecen las posibilidades de que un votante se decante por un partido de más reciente creación.

De este modo, y si se clasifica a los municipios valencianos en función de la edad media de sus habitantes, en aquellas localidades que figuran entre el 20% más joven, como Nàquera o Pilar de la Horadada, Vox y Se Acabó la Fiesta aumentan su porcentaje de votos. En concreto, y mientras que en términos autonómicos el primer partido se hizo con el 11,5% de los apoyos y el segundo con el 5,8%, en este grupo concreto de poblaciones su peso aumenta hasta el 12,5% y el 6,6% respectivamente. En cambio, allí donde la edad media es de las más altas de la Comunitat Valenciana ambos obtienen sus peores resultados.

Ello indicaría que la población joven se decantaría con mayor frecuencia por estas opciones que los residentes valencianos más veteranos, ya que además en los municipios con la media de edad más elevada es donde se vota más al PP (38,5%). Al mismo tiempo, en aquellos que se hallan en torno a la media de edad autonómica o que están algo por encima de ese dato el PSOE incrementa el porcentaje de papeletas recibidas hasta rozar el 34%, una situación que no obstante no le sirve para superar el resultado cosechado por los populares en ese mismo tramo (35,4%).

A su vez, y si se divide a las localidades valencianas en cuatro grupos en función de su renta media neta por hogar, en aquellas donde los ingresos mensuales son muy modestos el PP se impone con gran claridad, ya que alcanza el 40% de los apoyos por el 30,8% del PSOE. Una realidad que bien podría diferir del escenario que observa en el conjunto del país, pero que puede en parte explicarse, entre otros factores, por el hecho de que los populares han sido primera fuerza en casi todas las poblaciones de las comarcas del sur de la provincia de Alicante, donde tienden a concentrarse algunas de las rentas más bajas de la autonomía.

Esta situación se reproduce de igual modo si lo que se mide es la tasa de desempleo, ya que en las localidades valencianas con más paro el PP se sitúa seis puntos por encima del PSOE en votos, una distancia que se ve reducida a menos de uno el caso de las localidades valencianas con menos paro, donde también se vota más a Compromís-Sumar, que supera el 9% de las papeletas, que en las poblaciones con más desempleo, en las que recibe el 5,7% de los apoyos.

Vox, por su parte, incrementa hasta el 12,8% su porcentaje de votos en las poblaciones de la Comunitat Valenciana con menos renta, mientras que en aquellas con mayor poder adquisitivo se reduce al 11,3%, a la vez que tanto Compromís-Sumar como Podemos obtienen mejores resultados en las poblaciones con ingresos más elevados que en las que cuentan con un tren de vida más modesto. En el primer caso, el porcentaje se reduciría del 8,2% al 4,4%, y en el segundo pasaría del 3,4% al 2,3%.

Al mismo tiempo, los municipios de entre 50.000 y 100.000 vecinos son los que más votos depositaron para Vox y Se Acabó la Fiesta, con un 12% y un 6,1% de las papeletas respectivamente, mientras que en las grandes ciudades y las localidades muy pequeñas obtienen peores resultados. Es de hecho en las principales urbes de la Comunitat Valenciana, donde el PSOE se desploma por debajo del 30% de los apoyos, en las que el Partido Popular logra sus mejores registros con un 37,6% de los votos y Podemos alcanza el 3,6%, lo que podría indicar también que su votante es más urbano.

Más voto al bipartidismo en el interior 

En esta línea, y si se analiza el número de votos depositados en su conjunto para PP y PSOE, se observa que los dos partidos tradicionales sacan mayores porcentajes en las comarcas del interior de Castellón y Valencia, a la vez que caen por lo general en aquellas situadas en torno a las capitales de provincia, sobre todo en el caso de Valencia. De hecho, las áreas donde más votos concentra el bipartidismo son el Rincón de Ademuz (77,2%) y la Canal de Navarrés (74,3%), además de el Valle de Cofrentes-Ayora (73,4%) o el Alto Mijares y el Alto Palancia (72,4%).

En cambio, las comarcas de l’Horta, con más de un 65% de las papeletas a PP y PSOE, están entre las que más diversifican el voto, aunque es en el Camp del Túria donde menos porcentaje reúnen los dos partidos políticos tradicionales, con un 63,5%. Por su parte, en la Hoya de Buñol, el Camp de Morvedre, la Marina Alta o las comarcas de la Ribera la suma de apoyos a socialistas y populares no alcanza tampoco en ningún caso el 66%.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme

Acceso accionistas

 


Accionistas