X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

elecciones 26M - análisis vp

Ayuntamiento de València: ¿en cuántos concejales se mide la línea del fracaso?

25/05/2019 - 

VALÈNCIA. Este domingo 26 de mayo se celebrarán las elecciones europeas y municipales, una cita con las urnas que se interpreta en clave de segunda vuelta de los comicios generales -y autonómicas en el caso valenciano-. Sin duda, una de las plazas más interesantes en juego en la Comunitat es la capital donde, además, en 2015 se produjo una victoria del bloque de izquierdas por solo un concejal de diferencia.

Ahora, y aunque la mayoría de encuestas apuntan a un mantenimiento del Govern de La Nau formado por Compromís, PSPV-PSOE y Podemos, la volatilidad del voto, las dudas sobre la participación así como el peso de la influencia de las elecciones generales en las que se impusieron los socialistas, permiten que siga existiendo un clima de incertidumbre respecto a quién ostentará la vara de mando del consistorio.

Los sondeos se reparten entre la continuidad de Joan Ribó o un adelantamiento de la socialista Sandra Gómez. Los últimos estudios han otorgado menores posibilidades a que el bloque de derechas -PP, Ciudadanos y Vox- pueda obrar el sorpaso, aunque también existe un notable interés en el duelo entre la formación popular con María José Català como candidata y la fuerza naranja que capitanea en el Cap i Casal Fernando Giner por ver quién lidera el bloque de derechas. Así, con las espadas en todo lo alto, los candidatos esperan la resolución que emitan los ciudadanos con sus papeletas: el éxito es más sencillo de medir pero, ¿cómo se calibra el fracaso de cada fuerza política en esta cita?

-María José Català (PP). 10 concejales en 2015. La barrera del fracaso para la candidata se situaría en siete concejales. Hace cuatro años, todavía con Rita Barberá, los populares perdieron exactamente la mitad de su representación aunque resistieron como fuerza más votada. El varapalo en las generales y autonómicas ha sido considerable: en España cayeron en 71 escaños y en la Comunitat, en 12 diputados.

María José Català, candidata del PP. Foto: KIKE TABERNER

Con este escenario previo, pocos milagros se le pueden pedir a una candidata bajo una marca que atraviesa ese momento de debilidad. Mantener lo logrado en 2015 sería un éxito que, posiblemente, le permitiría seguir siendo la fuerza más votada y tal vez lograr la Alcaldía. Incluso con uno menos tendría también opciones, aunque probablemente necesitaría del concurso de Vox, si es que logra entrar en el consistorio. Ocho ediles sería un número frontera: todavía tendría margen para mantenerse como líder del bloque de derechas e incluso para alcanzar la Alcaldía si contara con la ayuda de las dos fuerzas anteriormente mencionadas. No obstante, si el resultado de Català es de siete ediles tendrá muy difícil ser alcaldesa salvo un ascenso de Ciudadanos -sin llegar a superarla en votos- y una irrupción muy fuerte de Vox. De no darse esta situación, la única buena noticia de perder tres concejales sería que lograra mantenerse como primera fuerza del bloque de derecha y liderar la oposición.

-Joan Ribó (Compromís). Nueve concejales en 2015. Vaya por delante que cualquier resultado que permita al candidato de la coalición valencianista seguir como alcalde se considerará bueno. Así, la pérdida de un edil mientras se supere al PSPV-PSOE y den los números para reeditar el Pacte de La Nau se verá como una victoria. Lo que indudablemente sería un fracaso para Ribó y los suyos sería situarse en siete concejales: en ese caso se habrían perdido dos regidores pese a ostentar la Alcaldía cuatro años e incluso se complicaría mucho, ya no solo retener la vara de mando, sino que continuara gobernando la izquierda salvo un gran resultado de los socialistas que compensara esta caída.

El alcalde y candidato de Compromís, Joan Ribó. Foto: KIKE TABERNER

-Fernando Giner (Ciudadanos). Seis concejales en 2015. Las elecciones generales y autonómicas del pasado 28 de abril supusieron una inyección de moral para la formación de Albert Rivera. En España mejoraron en 25 escaños y en Les Corts en cinco diputados, unos resultados que invitan al optimismo en esta fuerza política, más aún con las penurias atravesadas por el PP en este mandato en la capital, con nueve de diez ediles investigados. Con este marco, fuentes de Ciudadanos subrayan que todo lo que no sea subir en representación se considerará un "fracaso". Más aún con las dudas que ha generado Giner como candidato en la formación naranja: si Cs se queda en seis concejales o desciende, las miradas se dirigirán hacia el cabeza de lista.

Fernando Giner, candidato de Ciudadanos. Foto: KIKE TABERNER 

Ahora bien, la oportunidad que se le presenta a Giner es única. Un ascenso de un solo concejal podría ser suficiente para ponerle al frente del bloque de derechas sin descartar la Alcaldía y, de ascender dos, podría blindarse aunque los números no le dieran para sostener la vara de mando.

-Sandra Gómez (PSPV-PSOE). Cinco concejales en 2015. Hace cuatro años los socialistas tocaron suelo con un respaldo del 14%. Ahora, algunas encuestas le llegan a dar nueve ediles y posibilidades de alcanzar la Alcaldía de Valencia que no ostentan desde que la perdieran en 1991. La barrera del fracaso para Gómez se sitúa en seis regidores: pese a subir uno, los buenos resultados del 28A y las expectativas generadas dejarían a los socialistas con mal sabor de boca. Siete concejales podrían considerarse un balance positivo de cara al futuro aunque posiblemente insuficiente para alcanzar la Alcaldía. De ocho ediles en adelante, el resultado podría calificarse de éxito incluso aunque no superara a Compromís y, por consiguiente, no se lograra el cetro municipal.

La candidata socialista, Sandra Gómez. Foto: EVA MÁÑEZ

-María Oliver (Unides Podem-EUPV). Tres concejales en 2015. Esta candidatura es claramente un blanco o negro sin que apenas exista escala de grises: volver a entrar en el Ayuntamiento será un éxito y quedarse fuera -ninguna encuesta lo ha previsto- sería un fracaso. Es cierto que lograr un solo edil sería también toda una derrota, pero es algo muy complicado de que ocurra debido a cómo se reparten los escaños en el consistorio. Es decir, cuando se consigue superar la barrera del 5% casi siempre se entra en la institución con dos concejales. En cualquier caso, el fracaso para esta fuerza política será todo lo que no implique tener representación o tenerla pero no ser necesaria porque gobierna la derecha o porque Compromís y PSPV suman los 17 ediles que otorgan la mayoría absoluta. Un caso similar al que le ocurre a Vox: entrar por primera vez en el consistorio sería un éxito mientras que, tras las expectativas creadas, no superar el mínimo del 5%, sería un fracaso.

La candidata de Unides Podem-EUPV, María Oliver. Foto: ESTRELLA JOVER

Noticias relacionadas

crónicas por los otros

La fiesta sostenible

La fiesta del clima y la energía sostenible se celebra mañana domingo en el Jardín del Túria. 'Nuestra luz. Nuestra energía' es el lema de este año para concienciar sobre la importancia de las renovables y el autoconsumo. Esta fiesta nos invita a todos y todas a ser agentes activos en este periodo de transición energética

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email