X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

análisis electoral

Botànic II: ¿pan para hoy y hambre para mañana?

El Pacto del Botànic podrá reeditarse gracias a que sus miembros no han perdido los suficientes votos, pese a que la gestión ha sido sin sobresaltos. Ahora, habrá que incorporar a Unidas Podemos al Consell —¿será una jaula de grillos?— y, pese al tropiezo, el PP sigue vivo mientras Ciudadanos pide paso

15/05/2019 - 

VALÈNCIA.-Ximo Puig acertó. Lo hizo al adelantar las elecciones porque la coalición de Gobierno suma lo suficiente para seguir gobernando. Y eso es lo importante, como es obvio. Nunca sabremos qué habría pasado si las elecciones se hubieran mantenido para el día 26 de mayo (aunque podremos hacernos una idea cuando veamos qué sucede en las Elecciones Municipales y cómo es la tendencia en otras comunidades autónomas). Pero que acertara no implica que el Botànic disfrutase el 28-A de una gran victoria, a diferencia de la que, indudablemente, logró el PSOE en las Elecciones Generales, aunque es innegable que el PSPV fue vencedor por primera vez desde 1989 de unas Elecciones Generales en la Comunitat Valenciana.

Los partidos del Botànic han perdido tres escaños (bajan de 55 a 52) y, sobre todo, muchos votos: han obtenido ahora el 49,36% de los sufragios, frente al 55,51% de 2015. Es decir, el Botànic se ha dejado más de seis puntos de intención de voto en la reválida, y ha perdido (por poco) la mayoría absoluta en votos. Obtienen un relativo consuelo con la participación, que ha sido seis puntos mayor que en 2015, lo que significa, que, en términos absolutos, el Botànic no ha perdido tantos votos: 1.290.139 votos ahora frente a 1.355.227 en 2015, es decir: 65.000 menos.

Hay que tener en cuenta, además, que estos datos incluyen a Esquerra Unida del País Valencià (en 2015 no obtuvo representación), y ahora ha ido coaligada con Podem. Esto significa que en 2019 el Botànic ha maximizado el apoyo electoral del que puede disponer; y, así y todo, su resultado ha sido significativamente peor que en 2015. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

En cambio, los partidos de derecha han mejorado: el PP se hunde (más) y pierde doce escaños, pero surge Vox con diez, y Ciudadanos mejora cinco y le pisa los talones al PP. En votos, la derecha ha obtenido 1.249.741 sufragios, frente a 1.004.123 en 2015 (se incluyen los votos que lograron Vox y UPyD en 2015). Es decir, un incremento muy significativo, de 245.000 votos, que supone unos resultados aún más parejos en porcentaje de voto que en escaños: 47,81%, tan solo un punto y medio menos que las candidaturas que previsiblemente conformarán el Botànic II.

* Lea el artículo completo en el número de mayo de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email