X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

viajamos a...

Burdeos, la ciudad que rima con vino

La capital de Aquitania, una joya del estilo neoclásico a la altura de París, seduce a los viajeros ávidos de experiencias culturales y gastronómicas

22/02/2019 - 

VALÈNCIA.-Como el vino que madura lentamente a la espera de su mejor momento, Burdeos ha aguardado ese instante durante décadas, quizás demasiadas. Pero la capital de la Gironde (Región de Aquitania), una suerte de bella durmiente a menudo comparada con París, ya despertó de su letargo. Tras un ambicioso proyecto de regeneración urbana impulsado por el alcalde Alain Juppé —se prolongó durante más de una década—, la ciudad ha resurgido con un renovado esplendor. Como resultado, casi la mitad de su superficie, más de 1.800 hectáreas delimitadas por amplios bulevares y el río Garona, ha sido reconocida como Patrimonio de la Humanidad. Pero Burdeos es mucho más que una joya arquitectónica de estilo neoclásico. Con una tradición vitivinícola que hunde sus raíces en su pasado romano, la confluencia de todas las delicias gastronómicas del sudoeste galo, desde las ostras de Arcachon al foie de las Landas pasando por quesos y embutidos de calidad sobresaliente, la convierte en un paraíso gourmet perfecto para gozarlo con todos los sentidos.

Su compacto centro histórico es idóneo para abandonarse a ese disfrute. Durante el deambular por sus callejones empedrados se palpa la calidez de infinidad de vinotecas, tabernas y bistrots. El aroma del queso, el foie y el pan caliente emana como un susurro. Rara vez, ese clima se rompe por el sonido de un motor, ya que un pilar de su renovación urbana ha sido la reducción a la mínima expresión del vehículo privado. Su lugar lo ocupa hoy un eficiente y sigiloso tranvía eléctrico y su característico tintineo.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

El primer sorbo de la urbe más elegante y distinguida del suroeste francés lo damos en la Rue Sainte-Catherine. Con sus más de 1,2 kilómetros, esta peatonal que discurre entre la puerta de Aquitania, al sur, y la Place de la Comédie es una de las más largas de Europa y una referencia inmejorable para comenzar a descubrir la capital. En el extremo norte se encuentra el hermoso edificio que alberga el Grand-Théâtre (1780), la ópera nacional de Burdeos diseñada por el arquitecto Victor Louis y que sirvió de inspiración en la construcción de la Ópera de París, inaugurada un siglo más tarde. Justo enfrente, a espaldas del Grand Hôtel Bordeaux, se extiende el Triángulo de Oro, el sector de la ciudad delimitado por las plazas Tourny y Gambetta, hogar de la clase pudiente y donde se concentran las principales boutiques. Allí se encuentra la estatua de Francisco de Goya con la que la ciudad rinde homenaje al pintor aragonés, que pasó en Burdeos los últimos años de su vida.  

* Este artículo se publicó originalmente en el número de febrero de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email