X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

joaquín maudos / catedrático de análisis económico de la universitat de valència

«Hay que mejorar la productividad para reducir el paro»

Su pasión por la investigación le llevó a decantarse por la docencia. Sus reflexiones sobre la realidad económica tienen el valor de estar basadas en una larga lista de estudios económicos

21/02/2019 - 

VALÈNCIA.-Joaquín Maudos Villarroya (Massamagrell, 1966) se decantó por Ciencias Económicas y Empresariales «un poco a ciegas y más por descarte de otras, porque me gustaban los números pero el dibujo técnico no era lo mío y huí de las ingenierías», manifiesta sonriendo a Plaza. Sin embargo, conforme pasaban los cursos le fue gustando la materia a este, hoy, apasionado de la economía, que se define un poco adicto al trabajo aunque por encima de todo disfruta de su tiempo libre con su familia y amigos. «A veces no distingo entre ocio y trabajo porque disfruto de lo que hago», apunta este reputado economista que tiene claro que en España «no sobran ni universidades ni universitarios, aunque necesitamos apostar por la excelencia».

Licenciado por la Universitat de València, doctorado —con premio extraordinario— y catedrático de Análisis Económico del mismo centro eligió la docencia por su pasión por la investigación. «Había que hacer investigación de calidad y aprender de los que mejor lo hacen; eso me ha ayudado mucho. He tenido la suerte de rodearme de grandes profesionales del mundo de la economía», admite. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Su trabajo no ha pasado desapercibido entre instituciones de peso mundial como la Comisión Europea, el Banco Europeo de Inversiones y la propia ONU, dado que ha sido consultor de ellas. «En algunos casos recurrieron directamente a mí y en otros lo hice a través de concursos en convocatorias competitivas. Con este tipo de instituciones hay que tener muy claro que el nivel de exigencia es altísimo y que, por tanto, el rigor en lo que se hace es máximo». 

* Este artículo se publicó originalmente en el número de febrero de la revista Plaza

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email