X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

el consistorio adjudica 3,3 millones en contratos menores el primer trimestre de 2019 

Campillo, Fuset y Gómez lideran la lista de contratos 'a dedo' en València

9/08/2019 - 

VALÈNCIA. Una de las críticas habituales de la oposición es el excesivo uso de la figura del contrato menor en las adjudicaciones públicas. El Ayuntamiento de València no es ajeno a su utilización. De hecho, durante el primer trimestre de 2019, el consistorio adjudicó 642 contratos menores por valor de 3,3 millones de euros. Y del grueso de los servicios que conforman la administración municipal, los que más dinero gastaron mediante esta práctica fueron los de Arquitectura, Cultura Festiva y Empleo, que entonces estaban dirigidos respectivamente por Sergi Campillo, Pere Fuset, y Sandra Gómez.

Así, destacan los 335.100 euros repartidos en 45 contratos por el servicio de Arquitectura dependiente de la delegación de Servicios Centrales Técnicos, cuyo responsable era Campillo en dicho período. En este servicio se encargó la redacción de numerosos estudios de seguridad y proyectos de ejecución de obras relacionados con la rehabilitación de colegios dentro del Pla Edificant, con cuantías que oscilan entre los 3.000 y los 7.000 euros por contrato. Entre ellos, saltan a la vista otros, como el de la mejora de la carpintería exterior en la Alcaldía de Casas de Bárcena -30.800 euros- u otro para la "modificación y distribuciones varias en la casa consistorial" -28.400 euros-.

Ahora bien, quien más hizo uso de este tipo de contratos fue la concejalía de Cultura Festiva que dirigía -y continúa dirigiendo- el edil Pere Fuset, con cerca de un centenar de contratos menores en los primeros tres meses. Concretamente, fueron 97, y sumaron 316.300 euros aproximadamente. En este caso las adjudicaciones más reseñables alcanzan los 18.000 euros y los 16.000, dirigidas a la contratación de iluminación para eventos concretos. En este servicio abundan los contratos de menos de 1.000 euros, que incluyen desde la redacción de un artículo para un llibret de Fallas hasta actuaciones concretas de comparsas y grupos, así como, por ejemplo, la compra de una corona de laurel para la Festividad de San Vicente -99 euros-.

La tercera en el ranking de las contratas menores es Sandra Gómez en el servicio de Empelo, donde se repartieron 252.600 euros en 30 adjudicaciones públicas. Aquí se encuentran, entre otros, cursos de la ESO y del Carnet de Conducir para mujeres por valor de 15.000 euros o el suministro de material para cursos de gastronomía y restauración -18.000 euros-. La inscripción y el alquiler de un stand en Forinvest, por otro lado, costó 4.500 euros, y encontramos otros gastos como el patrocinio publicitario del evento 'Womprende', de 3.000 euros.

Los contratos menores son una figura que, aunque no ilegal, permite eludir el concurso público a la hora de adjudicar un contrato. Es por ello que se ha generalizado la etiqueta de contratos 'a dedo', dado que la administración elige el adjudicatario que debe realizar determinadas obras o servicios sin necesidad de seguir el procedimiento del concurso. Eso sí, con el límite de hasta 40.000 euros en el caso de los de obras, y de 15.000 en los restantes. Son útiles para agilizar la administración cuando se trata de pequeños contratos del día a día y permiten evitar el colapso de los servicios al sortear la tramitación de una licitación pública.

Sin embargo, el pasado año, su uso excesivo en el Ayuntamiento de València ya fue objeto de advertencia por parte de la Sindicatura de Comptes, que puso sobre la mesa que el Govern de la Nau -formado por PSPV, Compromís y València en Comú hasta el pasado mayo- podía estar fraccionando contratos grandes en otros menores para poder asignarlos de forma directa, 'a dedo'. Lo hacía tras atender que una gran cantidad de contratos menores se habían adjudicado el mismo día, a un mismo empresario y para un mismo fin.

Por detrás de los servicios mencionados, se encuentran otros como el de Acción Cultural, que encabezaba la exconcejal María Oliver, con 231.700 euros repartidos en 53 contratos menores; el servicio de Patrimonio Histórico y Artístico de Gloria Tello -195.600 euros en 32 contratos- o el servicio de Bomberos y Emergencias, de la exedil Anaïs Menguzzato, con 175.100 euros en 20 adjudicaciones.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email