GRUPO PLAZA

VALÈNCIA se ha impuesto este jueves a la italiana Cagliari, la capital de Cerdeña

Una Capital Verde volcada en el Mediterráneo y en entornos como la huerta

27/10/2022 - 

VALÈNCIA (EFE). València será la Capital Verde Europea en 2024 con un proyecto que se sustenta en su apuesta por el Mediterráneo y en unos entornos naturales que han sido la base de una alimentación sana y de un estilo de vida saludable, entre los que destaca la huerta.

La ciudad se ha impuesto este jueves a la italiana Cagliari, la capital de Cerdeña, en Grenoble (Francia), actual Capital Verde Europea, hasta donde se ha desplazado una delegación valenciana encabezada por el alcalde, Joan Ribó, para conocer la decisión final.

Los cuatro pilares de la València Verde

En febrero, el pleno del Ayuntamiento acordó, casi de manera unánime, apoyar la candidatura de València a ser Capital Verde Europea 2024 con el fin de conseguir este galardón de prestigio internacional en el ámbito de la sostenibilidad, la salud y la calidad de vida urbanas.

La Comisión Europea creó en 2010 este premio, dotado con 600.000 euros, para reconocer a los municipios europeos líderes en políticas ambientales, alineadas con los Objetivos de Desarrollo Sostenible de las Naciones Unidas, el Pacto Verde Europeo o el Acuerdo de París para hacer frente al cambio climático.

La candidatura valenciana, que finalmente se ha impuesto, se basa en cuatro pilares: Infraestructura verde y biodiversidad urbana, Misión Climática, Movilidad sostenible y recuperación del espacio público, y Huerta y alimentación sostenible.

Infraestructura verde

València cuenta con cuatro grandes activos naturales que, de forma simultánea, no se dan en ninguna aglomeración urbana europea: el Parque Natural de la Albufera (con 21.120 hectáreas de ecosistema natural de gran valor ecológico), el Parque Natural del Turia (con 4.684 hectáreas que albergan tres grandes masas boscosas), la huerta (una de las más relevantes de Europa) y el mar Mediterráneo.

Estos, junto a la red de espacios verdes urbanos, integran la Infraestructura Verde que vertebra la ciudad, cuya protección, conservación y puesta en valor es uno de los ejes de la Estrategia Urbana València 2030 y objetivo básico del nuevo Plan Verde y de la Biodiversidad.

Y es que el Ayuntamiento apuesta por una naturalización de la ciudad a escala de barrio, con el objetivo de diseñar una ciudad del siglo XXI hecha a la medida de las personas y no del automóvil, y que facilite estilos de vida activos y saludables en contacto con la naturaleza.

Misión Climática

Desde del Ayuntamiento también se ha puesto en marcha la iniciativa Misión Climática València 2030, con el fin de lograr que ésta sea una ciudad climáticamente neutra en 2030, y hacerlo por (y para) la ciudadanía, dentro del contexto de la misión europea de 100 ciudades europeas climáticamente neutras en 2030.

Dentro de ese proyecto, la transición energética justa es un elemento fundamental, y para ello, se trabaja por impulsar un cambio del modelo energético de la ciudad, avanzando en el autoconsumo y aprovechando las oportunidades que representa la figura de las comunidades energéticas a nivel de barrio.

Se apuesta, además, por incrementar la producción de energías renovables, especialmente, a partir de las propias capacidades de producción que ofrecen las infraestructuras públicas, y por la mejora de la eficiencia energética a nivel municipal, especialmente, en los edificios e infraestructuras públicas.

Movilidad sostenible

La tercera de las patas del proyecto de València como Ciudad Verde Europea es la descarbonización de la movilidad, un objetivo en el que se lleva tiempo trabajando y que ha logrado que los desplazamientos no mecanizados (a pie o en bici) supongan casi el 50 % de los movimientos internos en la ciudad.

La ciudad ha conseguido también un descenso del tráfico motorizado del 4,27 % en sus accesos y del 6,48 % en las vías principales; y se trabaja en el proceso de electrificación de la flota de vehículos, públicos y privados, y en un modelo de ciudad de 15 minutos.

De 2015 a 2021 se han recuperado más de 150.000 m2 de espacio peatonal, incluyendo 2.182 m2 en los entornos de 13 centros escolares, junto con las plazas del Ayuntamiento, de la Reina o de Brujas.

Huerta y alimentación

Finalmente, València cuenta con una fortaleza y un elemento distintivo que le han hecho valedora de este reconocimiento: su huerta, un espacio de gran valor que desde el Ayuntamiento se esfuerzan en proteger.

Esto implica el rediseño de los límites de la ciudad para favorecer la interacción con la huerta como espacio agrícola y productivo de interés singular, y transformar la cultura agroalimentaria de la ciudad en favor de modelos productivos, sociales y medioambientales más sostenibles.

Todo ello, con la orientación de lograr impulsar hábitos de vida saludables que reviertan el constante aumento de índices de obesidad que se registran en la sociedad, con especial atención en edades infantiles, apostando por el comercio y consumo de alimentos saludables y de proximidad.

La huerta de València es una de las huertas mediterránea más relevantes de Europa y ha sido declarada como Sistema Importante del Patrimonio Agrícola Mundial por la Organización de Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme