X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información

plato de la semana

Chuletillas a la brasa en Pilsener

No hay cocina sin memoria, no puede haberla

Por | 07/06/2019 | 1 min, 6 seg

No hago películas para hacer obras de arte. Ruedo películas para poder pagar las facturas”, John Ford.

Venga esta cita como homenaje al más grande director de cine de todos los tiempos (Centauros del desierto, una de las películas de mi vida) y de paso un homenaje también a la cocina de siempre y a Antonio Vergara; él siempre arrancaba sus crónicas (y las mías, durante los años que escribí para su Anuario) con una cita de algún western.

En fin, que unas chuletillas de cordero a la brasa con unas buenas patatas fritas, ¿se os ocurre un plato más simple? Pero sean sinceros también... ¿se os ocurre un plato más apetecible? Estas chuletillas son de cordero de Paco Andreu, el mago del Mercado Central culpable de este joya de Manolo Haro en Pilsener y quizá no tan habitual en las comandas de este restorán todavía por descubrir —para muchos: gamba roja de Dénia, alcachofas de Benicarló, gallo de San Pedro o rossetjat de fideo fino con langosta. A Pilsener uno no viene a hacerse una foto con el chef ni a subir tonterías al Instagram: aquí uno viene a ser feliz.

Comenta este artículo en
next