X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

investigación

Ciencia precaria

No inventan ellos. Inventan los españoles, pero lo hacen en otros países porque aquí la mayoría no tiene futuro. Un dato: un investigador en España no se estabiliza hasta los cincuenta años. Así es imposible destacar en ciencia

14/09/2019 - 

VALÈNCIA.-El futuro está en sus manos. Diseñarán los fármacos del mañana, explorarán el espacio profundo y programarán las aplicaciones digitales que harán ganar millones de euros a los gurús tecnológicos que están por venir. Pero, sin embargo, viven en condiciones precarias. En muchos casos trabajan en ambientes miserables,  incluso sin recibir un sueldo a cambio de su tiempo, y a la larga se ven forzados a abandonar su país en busca de otros a quienes hacer ganar dinero y fama. Son los científicos españoles, y poco a poco se están rebelando.

Los testimonios que siguen, por petición expresa de los investigadores, utilizan nombres ficticios para mantener su anonimato. Aurora es investigadora en biología molecular de un importante centro madrileño. «En mi caso, el contrato que iba a estar destinado para mí se partió en dos por decisión de un cargo de la universidad. Me quedó un tercio del sueldo, pero tenía que trabajar muchas más horas de las que ponía mi contrato». A Sergio, físico en un centro de València, tampoco le fue bien en su grupo de investigación. «Todo comenzó cuando me pidieron empezar mi tesis sin la beca concedida. Ellos sabían que era muy difícil que me la dieran, pero no me lo dijeron. Cuando ya llevaba varios meses trabajando gratis llegó la noticia. Pero entonces me prometieron que en poco tiempo podrían conseguir un contrato. Un año y medio después aún no había llegado. 

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

Ahí te planteas qué hacer, pero cuando comentaba mis dudas al director venían las malas caras y los recordatorios de que, si terminaba la tesis y me recomendaban desde el departamento, podría conseguir trabajo. ¿Cómo quedas mal con la persona de quien depende tu futuro? Ellos tienen los contactos y tú no tienes nada. Acabé mi tesis en cinco  años, de los cuales, solo cobre uno y medio».

* Lea el artículo completo en el número de 59 de la revista Plaza

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email