Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

el conseller de economía, cada vez más cuestionado, quiere empezar de cero

Climent se pone las pilas

28/01/2016 - 

VALENCIA. El conseller de Economía vive su particular reválida. Rafa Climent regresó del fin de semana de convivencia del Consell en Morella con la conclusión de que, o reconduce su gestión, o su futuro en el Consell se antoja complicado. Así se reconoce desde el entorno del conseller -designado para una conselleria clave por la cuota de Compromís- a la vista de los movimientos que Climent está realizando para reparar su cuestionamiento, interno y externo.

Uno de ellos tuvo lugar el pasado lunes. El conseller de Economía llamó a la patronal Cierval y a los sindicatos mayoritarios, UGT y CC OO, para convocarles a una comida con la excusa de limar asperezas. La relación entre Climent y los agentes sociales se había tensado en exceso en los últimos meses por su postura para entorpecer el pago de subvenciones a estas formaciones, un reparto con el que Climent no está de acuerdo porque deja fuera a formaciones menos representativas como Intersindical, sindicato en la órbita de Compromís.

El recurso que este sindicato presentó junto a otras formaciones minoritarias contra el reglamento de la Ley de Participación Institucional fue la gota que colmó el vaso de la paciencia de Cierval, UGT y CC OO, que entienden que Climent alentó ese recurso con falsas expectativas.

En el almuerzo del lunes, convocado para reducir una crispación palpable, los agentes sociales transmitieron a Climent que con el dinero de las subvenciones no se juega. El conseller de Economía, en un gesto de buena voluntad, manifestó su intención de "empezar de cero" la relación con los dos grandes sindicatos y la patronal.

A esa misma hora, el presidente de la Generalitat almorzaba con la cúpula de la Asociación Valenciana de Empresarios (AVE), un encuentro convocado con al menos una semana de antelación. La ausencia del conseller de Economía llamó la atención de quienes suelen seguir este tipo de encuentros, especialmente por el hecho de que el anterior jefe del Consell, Alberto Fabra, siempre acudía a sus citas con AVE acompañado de los consellers de Hacienda y Economía.

La falta de sintonía de Climent con el empresariado es un hecho cada vez más evidente que preocupa también en el seno del Consell. También inquieta el escaso desempeño del conseller, que quedó patente negro sobre blanco en la corta relación de compromisos económicos para este semestre, con ausencia total de iniciativas de empleo.

Ante la falta de complicidad con Climent, los líderes empresariales y sindicales han convertido en su principal interlocutor al presidente de la Generalitat. Ximo Puig, que en campaña prometió al empresariado que el PSOE mantendría bajo su control la política económica, está asumiendo personalmente cada vez más espacios propios del conseller, quien afronta semanas clave para su futuro en el Gobierno.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email