GRUPO PLAZA

innovadores

Corify Care: Tecnología para dar luz al corazón

La compañía, liderada por el valenciano Andreu Climent, moderniza la detección y tratamiento de las arritmias con la intención de evolucionar los electrocardiogramas

23/01/2022 - 

VALÈNCIA.- «Si coges una máquina de escribir y construyes cien, has hecho un progreso horizontal. Si coges una máquina de escribir y construyes un procesador de textos, has hecho un progreso vertical». Así define Peter Thiel en su libro De cero a uno: cómo inventar el futuro la creación de las innovaciones que permiten avanzar a la sociedad. Y, aunque probablemente el valenciano Andreu Climent (Gandia, 1981) no estaba pensando exclusivamente en cómo desplazar al centenario electrocardiograma de las consultas médicas, lo cierto es que va camino de dar un gran salto en la detección y tratamiento de las enfermedades del corazón.

Ingeniero de Telecomunicaciones por la Universitat Politècnica de València, Climent lidera la tecnológica Corify Care, cuyo desarrollo Acorys permite que los médicos puedan llevar a cabo un mapeo cardíaco completo para ver los orígenes de las arritmias y decidir los tratamientos necesarios para los pacientes. Así, no solo permite detectar con más precisión que un electrocardiograma dicha enfermedad, sino también evitar intervenciones quirúrgicas que no van a suponer una mejora en el paciente. Investigador Ramón y Cajal del Instituto ITACA de la UPV, Climent fue nombrado en 2020 como mejor innovador europeo del año al recoger el primer premio de los EIT Awards del Instituto Europeo de Innovación y Tecnología.

Aunque la compañía fue premiada como mejor startup seed en la última edición de los VLC Startup Awards, como buena revolución tecnológica (y médica), Corify lleva quince años investigando y desarrollando un producto que da una solución menos invasiva a un trastorno que sufrirá uno de cada tres adultos y que afecta a más de diez millones de personas en Europa y a más de treinta millones en el mundo. Spin off del Hospital Gregorio Marañón de Madrid y la UPV, ya está en uso en el centro madrileño, además de en el Clínic de Barcelona y en La Fe, y permite ver la actividad eléctrica del corazón sin la necesidad de catéteres o mapeos complejos.

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

«En 2004, de casualidad, empecé el Erasmus y acabé trabajando en un hospital en Alemania en un quirófano. Y te puedes preguntar: ¿cuántos ingenieros hay en un quirófano? Pues hay muchos más que médicos, porque todo el aparataje que hay allí lo tiene que llevar alguien adelante», desvela. «En ese momento, nos dimos cuenta de que pacientes que llegaban al quirófano por un problema cardiovascular o de cardiología lo hacen con una arritmia cardíaca. La idea es que tu corazón va regular, pero podría ir irregular. Si empieza a ocurrir en la parte baja del ventrículo hay que dar un shock como el de las películas y afortunadamente eso pasa poco», explica el ingeniero valenciano.

* Lea el artículo íntegramente en el número 87 (enero 2022) de la revista Plaza

Noticias relacionadas

emprendedores

La tecnología da la vuelta a la industria deportiva

Por  - 

La transformación digital ha llegado al deporte no solo como entretenimiento, sino que atañe a todas las áreas: la salud y el rendimiento de los jugadores, el equipamiento deportivo, los clubes, los patrocinios o los lazos con los aficionados

el dedo en el ojo

Colomer y la cruzada de la tasa turística

Por  - 

Francesc Colomer, secretario autonómico de Turismo, ha amagado con un portazo si se aprobaba la tasa turística. Al final, el impuesto se ha aprobado pero nadie lo aplicará. Todos contentos

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email