GRUPO PLAZA

Roto el diálogo en la EMT: los sindicatos critican la solución "unilateral" de la empresa y UGT amenaza con demandar

22/04/2020 - 

VALÈNCIA. Bajan las aguas movidas en el seno de la Emrpesa Municipal de Transportes (EMT) de València. La firma pública intenta hacer frente a una crisis económica que tendrá un impacto millonario en sus cuentas por el parón de la actividad debido a la crisis del coronavirus. Concretamente, se espera que la reducción del 90% de los pasajeros y el recorte de casi el 50% del servicio tengan un impacto de 5,4 millones de euros en las arcas de la empresa que preside Giuseppe Grezzi y que gerencia Josep Enric García. Una situación que ya está empezando a generar tensiones importantes entre los representantes de la empresa y el Comité de Empresa, especialmente con algunos sindicatos críticos.

Tras el rechazo de la Dirección General de Trabajo del Expediente de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) por causa de fuerza mayor presentado por la EMT, la empresa presentó un recurso de alzada por no estar de acuerdo con la decisión, pero su alternativa pasaba por presentar otro ERTE, en este caso por causas productivas o de organización. No obstante, como publicó este diario, el Comité de Empresa rechazaba mayoritariamente -que no por unanimidad- esta herramienta por dudas legales de que pudiera salir adelante.

Así, los sindicatos UGT, CCOO y Tuc-Intersindical se posicionaron en contra del nuevo ERTE, mientras que Apttuv y CGT mantuvieron su apoyo. El motivo del rechazo, además de los interrogantes jurídicos, señalan fuentes sindicales, fue que la dirección no se comprometió, como pidieron algunos representantes sindicales, a que este ERTE no sentara un precedente para más adelante. También criticaron fuentes sindicales que la empresa se había negado a ratificar el preacuerdo del nuevo convenio suscrito con el 12 de marzo, y al cual el Comité había condicionado su apoyo para el primer ERTE.

Este rechazo no dio fin a las negociaciones el sábado, puesto que los contactos se mantuvieron hasta el lunes. No obstante, la tensión ha ido in crescendo durante los últimos días y algunas secciones sindicales han terminado por estallar públicamente contra la parte social de la firma pública. Tras desechar un nuevo ERTE, explican fuentes sindicales, la dirección envió una propuesta alternativa que consistía en que los empleados que no trabajasen durante el estado de alarma utilizaran sus días de descanso y optaran también a permisos retribuidos recuperables para devolver las horas cuando todo volviera a la normalidad.

Sin embargo, en los sindicatos no vieron viable esta opción dado que "cargaban todo el peso de la crisis en los trabajadores" sin asumir la empresa parte de este coste. Asimismo, insisten en que desapareció de la propuesta uno de los puntos acordados en el primer ERTE, la rebaja del salario del 10% de altos cargos y directivos. De todo ello que plantearan una contrapropuesta en la que las horas no trabajadas corrían a cargo tanto de la empresa como de los trabajadores al 50%, de manera que los empleados sin tareas sólo debían emplear la mitad de días de descanso o de formación.

 Foto: KIKE TABERNER

No obstante, la empresa no lo consideró viable. Ni esta ni otra contrapropuesta. La sorpresa llegaría este lunes cuando la firma envió un comunicado a los medios de comunicación asegurando que la solución adoptada es utilizar días de formación y permisos retribuidos recuperables para cubrir los días no trabajados. Una alternativa que, según explicó en el comunicado, ya estaba planificada en el caso de que la autoridad laboral rechazase el ERTE por causas de fuerza mayor.

Esto no hizo otra cosa que soliviantar a los sindicatos, muchos de los cuales tacharon esta decisión de unilateralidad al no haber sido adoptada junto con el Comité de Empresa. Sin ir más lejos, Tuc-Intersindical ha explicado a los empleados, en una nota informativa, que tras la segunda contrapropuesta sindical, la empresa "se ha negado a reunirse" y criticaron la "falta de seriedad" y la "irresponsabilidad" de "no adelantarse a informar a los trabajadores con tiempo suficiente para que pudieran conciliar su vida familiar y personal", si bien subrayaron que no hay necesidad ahora de adentrarse en "debates estériles".

El sindicato más crítico fue UGT, desde donde explican en un comunicado que este lunes recibieron la respuesta de la empresa acusando a los sindicatos de no querer negociar. "Casi en paralelo, lo notifican en el portal [del empleado] y sale en prensa". Así, el sindicato acusa a la dirección de mentir deliberadamente y rechaza que el Comité de Empresa no quiera negociar e insiste en que se ha remitido "una nueva propuesta" a la empresa.

Pero va más allá esta sección sindical y amenaza con demandar a la empresa en el caso de que se emprendan las medidas anunciadas sin haberlo consensuado con el Comité de Empresa. "Desde UGT decimos que si la empresa hace uso de un derecho individual de un trabajador -permiso de formación, convenio [...]- forzadamente sin que haya acuerdo con el Comité [...], denunciaremos esa pérdida de derechos y pelearemos hasta la saciedad", asegura en el escrito.

Llegados a este punto, este martes el Comité de Empresa solicitó una videoconferencia urgente con la empresa tras haber recibido la solución "de forma obligatoria" para plantear alternativas y reabrir la negociación. "De no producirse esa reunión -reza el escrito del Comité-, será la empresa la que renuncia a la negociación [...], por lo que iniciaremos las acciones legales de las infracciones que se deriven de su actuación".

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme