GRUPO PLAZA

luz verde de la concejalía de actividades

De almacén a hotel de cuatro estrellas con suites, dúplex, solárium y piscina cerca de La Marina 

7/12/2021 - 

VALÈNCIA. La zona del Grau de València, en linde con el Cabanyal-Canyamelar, se prepara para el aterrizaje de un nuevo hotel en la calle Francisco Baldoma, cerca de La Marina de València. Una firma pretende rehabilitar un almacén abandonado para convertirlo en un establecimiento hotelero de cuatro estrellas con 54 habitaciones -parte de ellas, suites y dúplex-, aparcamiento, patio-jardín, piscina y solárium.

El edificio, de uso industrial, fue construido en 1900 y se encuentra sin uso desde hace años, por lo que "ha quedado enclavado en un barrio residencial, no siendo el uso industrial un uso acorde a su entorno", según explica la memoria del proyecto remitido por la empresa Malvarrosa Habitatges SL a la concejalía de Actividades, que dirige Lucía Beamud y que ya ha dado el visto bueno a las obras. Se conservará, eso sí, la fachada y la cubierta, esta última "en muy deficiente estado de conservación". 

Así pues, la intervención que se propone "conservará la envolvente actual" los dos edificios que conforman el complejo, y en una de las naves deberá eliminarse la cubierta de fibrocemento para sustituirla por una nueva.

La actuación contará con un carácter singular al incluir en la zona central del hotel un patio iluminado con luz natural procedente de una cubierta acristalada. Con esta solución, explican los técnicos que han elaborado el proyecto, "se consigue minorar de manera significativa la calidad de los espacios interiores pero sin alterar la envolvente ni incrementar la volumetría".

La planta baja del hotel albergará la recepción y las oficinas, así como un comedor y las cocinas, así como algunas dependencias para el personal y un patio jardín de unos 100 metros cuadrados. Asimismo, se ubicarán aquí 21 de las habitaciones-suite que presentará el hotel. La primera planta, por su parte, contará con otras 21 habitaciones del mismo estilo y otras 12 dúplex -con altillo- que recaerán al patio central y las zonas comunes. La planta bajo cubierta estará destinada a instalaciones como el solárium, la terraza y una piscina.

Además, debido al nuevo uso pretendido para el edificio, se proyecta una planta sótano para disponer el necesario aparcamiento.

Concretamente, según la memoria, se prevén 1.152 metros cuadrados para este uso y permitirán al hotel ofrecer 39 plazas de parking para coches y 14 para bicicletas. Muchas de ellas estarán dotadas de cargador eléctrica y la empresa espera poder ampliar esta dotación a todas ellas. Se trata de una capacidad de aparcamiento "muy sobrada", explican los arquitectos, dado que la normativa sólo exigiría 24 plazas como mucho.

Las naves se encuentran cerca de las atarazanas pero fuera del ámbito de protección de las atarazanas, protegidas como Bien de Interés Cultural (BIC), de manera que no están afectadas por las restricciones de dicha protección.

La Comisión de Patrimonio dio luz verde el pasado 22 de julio al proyecto y la Ponencia Técnica Municipal de Análisis Ambiental hizo lo propio el pasado 16 de octubre al estimar suficientes las correcciones y la garantía de la firma para llevar a cabo las obras, por lo que la concejalía de Actividades dio luz verde a la licencia de intervención y la licencia de actividad

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email