X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
GRUPO PLAZA

DE CARA AL PRÓXIMO CURSO

Educación planea adaptar las tasas universitarias a la renta familiar

La medida viene a complementar la política de becas del Consell para combatir los elevados importes en el sistema valenciano

20/10/2016 - 

VALENCIA. Las tasas universitarias valencianas son las cuartas más altas de España en primera matrícula, y en sucesivas, se encarecen hasta un 400%. La Generalitat ha decidido tomar medidas de corte social ante esta realidad educativa, motivo por el que quiere adaptar el precio de la matrícula a la renta familiar a partir del próximo curso. La Conselleria de Marzà estudia la fórmula más adecuada para poner en marcha esta novedosa línea de actuación, con la que se pretende que las personas en una situación económica menos favorecida tengan precios más accesibles para cursar estudios universitarios.

Así lo confirma la directora general de Universidades, Josefina Bueno, quien no teme admitir que las tasas actuales son “caras”. Es por ello que anuncia una “disminución progresiva” de las mismas de cara al futuro “porque la infrafinanciación autonómica no nos permite hacerlo de otro modo”. Mientras tanto, se aplicarán lo que tilda de “medidas paliativas”. Esto es, una política de becas "con vocación social" y la adecuación de las tasas a la renta familiar, asunto que se encuentra en pleno diseño en estos momentos. “Es algo que se está estudiando ya, pero es un tema complejo y hay que hablarlo con Hacienda. Una cosa es lo que nosotros queramos hacer y otra lo que sea posible”, previene Bueno.

"No puede pagar lo mismo una familia que ingresa 3.000 euros que otra que apenas supera los 600”

Preguntada por una reducción a nivel general, lo que beneficiaría al total del alumnado, la titular de Universidades en la Comunitat pide paciencia. “No nos olvidamos de que se deben ver aminoradas en todos los casos, pero mientras no se pueda llegar al 100%, es una manera relativamente justa de beneficiar a los más desfavorecidos”, asegura. “Haremos que pague menos el que menos tiene, intentando establecer una disminución acorde a los ingresos familiares, lo que supone una situación equitativa desde el punto de vista social. Las tasas académicas son caras, sí, pero entiendo que no puede pagar lo mismo una familia que ingresa 3.000 euros que otra que apenas supera los 600”, argumenta.

Aunque la medida resulta novedosa en el ámbito valenciano, viene importada de sistemas como el catalán, donde ya se venía produciendo el ajuste. También recuerda a la línea de acción llevada a cabo por el PSOE en otras autonomías. Sin ir más lejos, hace unos días el grupo municipal de Gijón reclamaba vincular las tasas municipales a la renta familiar.

Complemento a las becas

La adecuación de tasas se presenta como una medida complementaria a la política de becas. La titular de Universidades de la Generalitat recuerda que ellos “ya han hecho algo” para reducir los importes universitarios. “Sin haber bajado las tasas de manera lineal para todos, sí que hemos ayudado a mucha gente con la ampliación del sistema de becas”, argumenta. Se refiere a las becas de no abandono, que permiten compaginar el binomio trabajo y estudio, o las becas salario, por las que se entregan 600 euros mensuales, algo que califica de “novedoso dentro del Estado español”. Y establece una comparativa: “Gracias a ella, a muchos valencianos les resulta más barato estudiar que en Galicia o en Andalucía”.

Con esta medida, Educación busca compensar el hecho de que las tasas universitarias se hayan mantenido congeladas por segundo año consecutivo, pese a que la nueva Generalitat prometió una reducción a su llegada. Se encargó de anunciarlo en agosto la vicepresidenta y portavoz del Consell, Mónica Oltra, quien también indicó que el importe de las tarifas para la realización de estudios conducentes a títulos propios de las universidades sería fijado por el Consejo Social de cada universidad. Hacía hincapié, entonces, en el incremento de los presupuestos para becas universitarias en un 40% como método de compensación.

Otra idea apuntada personalmente por Vicent Marzà fue la exención total de tasas para las víctimas de violencia de género. El conseller de Educación presentó tal medida, hace ya un año, como un acto de “sensibilización” a través del reconocimiento de derechos “que garanticen el acceso y la obtención de una titulación universitaria”. La gratuidad que proponía se hacía extensible a los hijos menores de 25 años. Queda por ver si esta idea finalmente será recogida en la futura normativa referente a la adecuación de tasas.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email