GRUPO PLAZA

El Ayuntamiento de València, incapaz de frenar las 'pachangas' deportivas pese a las restricciones

11/03/2021 - 

VALÈNCIA. Las 'pachangas' deportivas se abren paso en la ciudad de València pese a las restricciones sanitarias aprobadas por la Generalitat Valenciana y el cierre de las instalaciones decretado por el Ayuntamiento. Lo hacen allá donde la vigilancia permanente es materialmente imposible para las administraciones, y aunque se tomen decisiones para intentar evitarlo, la realidad muestra que las determinación institucional y las sanciones recogidas en la normativa no están siendo lo suficientemente efectivas, a juzgar por algunas imágenes que se han visto las últimas semanas en el barrio de Benimaclet.

Como ya publicó este diario en noviembre, las canchas del barrio norteño de València han sido testigos más de una vez de incumplimientos de las normas aprobadas por el Gobierno valenciano para la contención del coronavirus en materia de actividades deportivas. Entonces, la resolución de la Conselleria de Sanidad fijaba claramente que la actividad física ajena al deporte federado o profesional se podía practicar "sin contacto físico" en las modalidades individuales y por parejas, y en grupos de hasta 30 personas al aire libre también "sin contacto físico" y "manteniendo la distancia de seguridad".

Unas disposiciones que ya entonces restringían sobradamente la práctica de deportes como el fútbol 7, el fútbol sala o el baloncesto. Prácticas deportivas al fin y al cabo grupales con un peso nada desdeñable del contacto físico y que antes del estallido de la pandemia se desarrollan habitualmente en instalaciones como las canchas y los campos de futbito repartidas por los diferentes barrios de la ciudad de València. Pero no sólo no estaban contempladas en la normativa aprobada en noviembre, sino que tampoco están permitidas según las últimas medidas adoptadas por el Consell al respecto el pasado 26 de febrero.

En esta resolución de la Conselleria se mantiene el permiso para realizar "actividad física y deportiva, al aire libre y en instalaciones deportivas abiertas, sin contacto físico y en las modalidades individuales y las que se practican por parejas". Y en todo caso, dichas prácticas individuales o por parejas, donde en principio no cabrían deportes como el fútbol o el baloncesto, se pueden hacer "en grupos máximos de cuatro personas y siempre "manteniendo la distancia de seguridad recomendada".

Para más inri, esta norma no permite, como sí hacía la de noviembre, los grupos de hasta 30 personas. Y otro decreto de Presidencia de la Generalitat aprobado a la vez que la resolución de Conselleria explicita que con carácter general "en espacios de uso público, tanto cerrados como al aire libre, no se podrán formar grupos de más de cuatro personas, salvo que se trate de personas convivientes". Las sanciones por incumplir las medidas sanitarias relativas a las actividades deportivas podría conllevar una sanción de entre 60 y 600 euros.

Pero pese a las restricciones, las mencionadas actividades continúan llevándose a cabo, por ejemplo, y aunque existen otros casos, en las canchas sitas en la calle Vicente Zaragozá, en el barrio de Benimaclet. Allí, varios vecinos vienen denunciando desde hace varias semanas y mediante imágenes que lo acreditan, que decenas de jóvenes siguen concentrándose por las tardes para jugar partidos bien de fútbol sala bien de baloncesto en sendos campos habilitados sin que la administración haya podido dar con la solución definitiva que lo evite.

Huelga recordar que tras varias alertas, ya en noviembre la concejalía de Deportes, dirigida por la socialista Pilar Bernabé, anunció el cierre de lo que se vienen a llamar instalaciones deportivas elementales (Ides), de manera que quedaba tajantemente prohibida "cualquier actividad deportiva libre en estas 71 instalaciones". Medida que, sin embargo, no parece haber surtido el efecto disuasorio esperado, habida cuenta de los últimos incumplimientos. Ante esto, la propia concejalía se limitó a recordar que estas instalaciones "de momento están cerradas y precintadas" y que "cuando se reduzcan las restricciones y ya pueda haber deporte de contacto" se reabrirán.

De hecho, subrayan que "cuando hay algún aviso de ocupación se avisa a la policía". Pero está claro, y así lo admiten fuentes consistoriales, que es imposible tener controladas todas las instalaciones durante las 24 horas del día. "Es como un parque, no puedes cerrarlo a cal y canto porque son espacios abiertos y no se puede poner un policía en cada uno, en cada parque, en cada aparato de mayores, etcétera", reconocen en este sentido.

Lo cierto es que según cuentan fuentes vecinales, la Policía Local ha hecho acto de presencia en las mencionadas instalaciones alguna vez. El pasado martes, por ejemplo, y tras la denuncia vecinal, los agentes policiales acudieron mientras decenas de personas practicaban fútbol o baloncesto en las canchas, pero no se desalojaron. Este miércoles, tras nuevo aviso, y según las mencionadas fuentes, la Policía acudió y precintó de nuevo las instalaciones. Un cerco que volvió a ser superado por unos pocos jóvenes más tarde.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email