GRUPO PLAZA

PODRÍA SALIR ADELANTE ESTE JUEVES Y DAR PASO A UNA LEY DE SOBERANÍA ENERGÉTICA

El Botànic negocia a contrarreloj cómo validar en Les Corts el macrodecreto de las renovables

Foto CORTS/INMA CABALLER

Horas de tensión entre los partidos que forman el gobierno valenciano ante la falta de acuerdo en el fondo y en la forma para sacar adelante un proyecto que ha agrietado la unidad botánica

25/05/2022 - 

VALÈNCIA. El macrodecreto del Consell que, entre otras cosas, ha cambiado el marco regulatorio de las plantas de energías renovables sigue siendo un quebradero de cabeza para el Botànic. Los 'fontaneros' del PSPV, Compromís y Unides Podem EU, con la socialista Ana Barceló reestrenándose en esta labor y con el president Ximo Puig en Portugal, negocian la fórmula para validarlo este jueves en Les Corts sin que esté cerrado aún el pacto, ni mucho menos. Lo hacen a contrarreloj, aunque en este caso esa ‘espada de Damocles’ del reloj aprieta más a los socialistas por el empeño que ha puesto el president, sus socios en cambio creen que los tiempos que ha tenido la operación dejan en entredicho que haya tanta urgencia.

Las tres patas deben acordar cómo se subsanan los errores del texto (los detectados por las Consellerias y la Abogacía) y los cambios técnicos que puedan pactar las tres formaciones. De momento, no hay acuerdo en ninguna de las dos cosas. Entre las opciones que han planteado los socios minoritarios -Compromís y Unides Podem EU van de la mano- es que el texto se acepte tal cual si, de manera paralela, se llega a un acuerdo por escrito y firmado para tramitar de manera inminente una 'ley de soberanía energética' que sirva como paraguas general de regulación. 

Una ley, así lo exigen, que incluya por ejemplo la puesta en marcha de la Agencia Valenciana de Energía y que pueda retocar algunos aspectos del texto. La opción ya conocida es tramitar el texto como un proyecto de ley que limitaría los cambios al texto y no sería tan general.

Tensión de las costuras botánicas

Tras la aprobación a mitad de abril por parte del pleno del Consell, a la segunda y después de casi dos meses de un decreto que se suponía que era urgente, la 'patata caliente' pasó a Les Corts, encargadas de validarlo, y desde el principio quedó claro que no iba a ser fácil. Diputados de Compromís y Unides Podem EU amagaron con romper la disciplina de voto ante las muchas dudas que el texto despierta en ambas formaciones, lo que les llevó a pedir que se tramitara como proyecto de ley, tal y como finalmente se hizo en el Congreso de los Diputados con el decreto que impulsó el Ejecutivo de Pedro Sánchez

El PSPV aceptó estudiar la propuesta pero, como medida de presión, advirtió a sus socios que, abrir el melón de revisar el texto, podía suponer cambios en los dos sentidos, es decir, en aumentar los controles y la autonomía de los ayuntamientos como pedían los minoritarios o en el contrario. Y entonces ya nadie lo tenía tan claro.

Foto: PEPE OLIVARES

En las últimas semanas, las conversaciones entre los tres partidos han sido intensas y, el pasado viernes, la vicepresidenta Mónica Oltra dejó abierta la puerta a que Les Corts no enmendaran el texto del Consell. "Estoy segura de que el decreto se convalidará y es posible que no sea como proyecto de ley. En cualquier caso, los acuerdos a los que lleguen los grupos serán bienvenidos", destacó. Pero fue un  poco más allá y dijo que no sólo es "posible" que se apruebe como decreto sino que "igual incluso tiene probabilidades" y las cifró en un "50%", aunque admitió que casi era "una porra" en la que tal vez estaba guiada por su optimismo.

Pacto energético global

Pero para votar 'sí' al decreto y dar seguridad a un texto que la parte socialista ha calificado desde el principio como "urgente", tanto Compromís como Unides Podem EU quieren que haya un pacto sobre lo que ellos consideran importante, que es un marco mucho más general y que vaya mucho más allá de las plantas de energía para ser un proyecto global. De hecho, la Agencia Valenciana de Energía es un instrumento que el partido morado lleva tiempo reivindicando y que Compromís puso de nuevo hace un  par de meses sobre la mesa de negociación. 

Ahora ambos podrían aceptar votar un texto, el del macrodecreto, con el que no se encuentran especialmente cómodos si el PSPV-PSOE acepta un acuerdo político con calendario inmimente firmado para la aprobación sobre esa ley de soberanía energética. Ese sería un escenario aceptable para ellos. De momento, este miércoles los partidos deberán fijar postura en el hemiciclo pero aún tendrán una prórroga de 24 horas para negociar y nada apunta a que vayan a sobrar muchas.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme