GRUPO PLAZA

análisis vp

El futuro del PSPV (y del posximismo) se juega en tres frentes con dudoso destino para Puig

13/12/2021 - 

VALÈNCIA. El PSPV-PSOE se enfrenta el próximo mes de febrero a sus tres congresos provinciales, que vendrán precedidos si nada cambia, de las respectivas elecciones primarias el 16 de enero dado que hay más de un candidato en las tres demarcaciones.

Tal y como informó Valencia Plaza, líder de los socialistas valencianos, Ximo Puig, tenía preparada una revolución 'triprovincial' en la despensa. Ahora bien, ya sea por la poca claridad o previsión a la hora de definir las candidaturas o por existir mayor resistencia de la prevista hacia el jefe del Consell, la realidad es que el resultado de estos compromisos parece más incierto de lo que debería para el presidente de la Generalitat. Y no sólo para él, cuya prioridad es seguir conduciendo a la Comunitat Valenciana fuera de la pandemia, sino para la estabilidad futura del PSPV.

Así, a priori quizá la situación más favorable para Puig parte en la provincia de Valencia, donde la candidatura del alcalde de Mislata, Carlos Fernández Bielsa, sería favorita para vencer a la de Mercedes Caballero, cercana al exministro José Luis Ábalos. Ahora bien, para la victoria del primero debe producirse el respaldo de los afines a Puig, muchos de ellos disconformes con el respaldo a Bielsa y que, todavía hasta este fin de semana, pensaban en proponer una tercera vía de consenso.

Mercedes Caballero. Foto: KIKE TABERNER

De esta manera, y aunque a disgusto de un sector importante del propio 'ximismo', esta sería la provincia que podría decantarse de una manera menos trabada para el presidente de la Generalitat que, no obstante, no apunta a lograr el objetivo inicial de que el proceso se resolviera sin conflicto y sin votación. En cuanto a si esta será la mejor opción para el futuro del partido, las dudas están presentes en gran parte del entorno del jefe del Consell.

Más disputada estará la contienda en la provincia de Alicante. El exalcalde de Elche Alejandro Soler, que cuenta con aliados teóricamente 'ximistas' como el presidente de la Federación Valenciana de Municipios y Provincias (FVMP) y primer edil de Elda, Rubén Alfaro, se ha decidido a asaltar con sus fuerzas el liderazgo provincial que, hasta ahora, detenta el alcalde de Xàbia y 'ximista', José Chulvi, que no repetirá en el puesto.

Alejandro Soler. Foto: RAFA MOLINA

La tropa afín a Puig, encabezada por el músculo de Alicante ciudad que ostenta el histórico Ángel Franco, seguirá como candidato al alcalde de Alcoi, Toni Francés, en un duelo que a priori se presenta como igualado. Una victoria 'ximista' apuntalaría enormemente al presidente de la Generalitat y a sus afines, dada la importancia estratégica y en afiliación de la provincia, y puesto que permitiría una mayor tranquilidad para diseñar las candidaturas locales de cara a 2023.

Ahora bien, un triunfo de Soler le habilitaría como barón provincial, con la particularidad de que podría comenzar a mirar hacia Valencia con la intención de generar alianzas que pudieran influir -o quién sabe si protagonizar- en la futura sucesión de Puig.

Ernest Blanch. Foto: ANTONIO PRADAS

Por otro lado, en Castellón se produce un pulso complejo entre el joven alcalde de l'Alcora, Samuel Falomir, y el actual líder provincial, Ernest Blanch. A día de hoy, el primero tiene el respaldo del 'ximismo' y la dirección del PSPV cree que los números le favorecen con cierto margen. Curiosamente, desde el entorno del segundo -quien ha desintonizado con Puig en los últimos tiempos-, se manejan precisamente las mismas cuentas: victoria sobre el aspirante con cierta claridad.

Tres batallas orgánicas en las que se juega, además del prestigio interno de Puig, el futuro del PSPV pero también del 'posximismo'. La victoria de Falomir, Francés y de Bielsa -o de una tercera vía afin al presidente-, dejaría a la formación socialista perfectamente alineada con el Palau de la Generalitat. De hecho, podría decirse que sólo una derrota de Puig en las urnas reactivaría la batalla interna. Ahora bien, un triunfo de Soler, Caballero y Blanch, evidenciaría el insuficiente músculo o la falta de unidad del 'ximismo' a la hora de mantener el control en la siempre complicada formación socialista. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email