GRUPO PLAZA

El Sidi Saler sigue pendiente de la concesión del Gobierno tras el rechazo de la licencia municipal

Foto: KIKE TABERNER
22/01/2022 - 

VALÈNCIA. El reciente rechazo por parte del Ayuntamiento de València de las licencias de obra y actividad del antiguo hotel Sidi Saler cierra la puerta a una reapertura del establecimiento en los próximos años. Sin embargo, sigue coleando por el momento la prórroga de la concesión de ese espacio de dominio público terrestre que depende de la Demarcación de Costas, un departamento del Ministerio de Transición Ecológica.

El establecimiento, antaño un complejo hotelero de lujo, especial singularidad y fama, cerro hace una década y está ubicado en las proximidades de l'Albufera, en terreno de dominio marítimo-terrestre. Actualmente, es propiedad de Coral Homes -participada al 80% por el fondo de inversión Lone Star y al 20% por Caixabank- y Divarian -la firma inmobiliaria creada por el fondo Cerberus y BBVA-.

Ambas mercantiles intentan desde 2019 reactivar la actividad del complejo de lujo solicitando los correspondientes permisos al Ayuntamiento. Esta semana, la concejalía de Actividades, que dirige Lucía Beamud, dio carpetazo a las licencias solicitadas porque, entre otras cosas, el edificio está fuera de ordenación -sólo puede pedir licencia de mantenimiento- y en un territorio afectado por planes medioambientales de la Generaliat en plena revisión.

Pero además, existe un tercer factor que discurre en parlelo a los permisos del Ayuntamiento: la concesión del dominio terrestre por parte de la Demarcación de Costas. Beamud ha suspendido el otorgamiento de las licencias porque los propietarios no han acreditado que tienen la concesión demanial por parte de Costas. Un procedimiento que, a su vez, estaba pendiente de los permisos municipales según trasladaron en su momento desde el Ministerio.

Lucía Beamud. Foto: KIKE TABERNER

Hace tres años, en 2018, caducaba la concesión de Costas a los dueños del dominio terrestre en el que se emplaza el edificio. Así, la Demarcación renovó dicha concesión para los próximos 30 años, prorrogable durante otros 30 años más, siempre que en el plazo de un año obtuvieran los permisos municipales. El proceso en el consistorio se retrasó, entre otras cosas, porque la propiedad tardó en confirmar la transmisión de los permisos del antiguo propietario.

De esta manera, el período de doce meses otorgado por Costas expiró en 2019, y la propiedad obtuvo otro aplazamiento de un año, hasta que en 2020 volvieron a solicitar una nueva prórroga ante la falta de la licencia municipal. Sobre dicha última prórroga no se tiene noticia todavía que haya una decisión, de manera que la concesión sobre esta parcela estaría aún en el aire.

En octubre de 2021, a preguntas de Valencia Plaza, desde el Ministerio explicaron que la sittuación del hotel seguía "en un impasse" porque, apuntaban, el consistorio no acababa de conceder la licencia de obras. "Eso -proseguían en Costas- condiciona toda la tramitación de la prórroga de la concesión". Ahora, la caducidad de los permisos aprobada por el Ayuntamiento permite aventurar que el Ministerio acabará rechazando la prórroga del plazo para que la propiedad consiga las licencias, con lo que se arriesga a perder la concesión.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email