GRUPO PLAZA

lata

El sueño de tomarse un vermú en central park

Dos valencianos y dos catalanes establecidos en Nueva York se han propuesto una misión romántica: conquistar el mercado americano con conservas españolas y la cultura del aperitivo que las acompaña

13/07/2022 - 

VALÈNCIA.- Los rituales familiares y los recuerdos de infancia adquieren una dimensión especial desde la distancia. Para los cuatro protagonistas de esta historia, todos ellos españoles establecidos en Estados Unidos, la ceremonia del vermú es una de las costumbres castizas que mejor encapsula esta morriña. Qué pena que no haya por aquí nada equivalente, se decían Nacho, Vicent, Dani y Xevi hace un par de años.

Fueron precisamente este tipo de cavilaciones, intensificadas durante la etapa más dura de la pandemia, las que condujeron a la creación de Lata, un proyecto empresarial (pero también romántico) cuyo cometido es contagiar al público norteamericano la pasión compartida de este grupo de amigos por los suculentos bodegones de conservas que acompañan los tentempiés matinales en su tierra natal. 

Remontémonos al origen de esta historia. El primero en lanzar la piedra fue Nacho Valle, un galerista valenciano que se marchó en 2013 a Nueva York para dirigir la Y Gallery del Lower East Side. «Propuse montar una vermutería donde solo se sirvieran comidas frías —explica—. Llevaba tiempo dándole vueltas a la idea de rescatar el concepto de ultramarinos que todavía sigue vivo en Italia y algunas regiones españolas como Andalucía, pero que desgraciadamente ha desaparecido prácticamente en València por la expansión de los supermercados. Cuando era pequeño, al lado de la galería de arte de mi padre, Valle Ortí, que estaba en la calle Avellanas, había un ultramarinos donde te vendían conservas, cucuruchos de papel llenos de cacahuetes e incluso embutidos, que cortaban al momento y envolvían en papel parafinado. Luego te ibas al horno a por el pan y te montabas tú mismo el almuerzo. También recuerdo con mucho cariño los días que acompañaba a mi padre a Casa Guillermo, en el barrio de El Cabanyal. Esa fue mi introducción al concepto de bar-colmado. Tenían en la vitrina sus famosas anchoas y latas de pandereta de atún o bonito en escabeche. Ahora en València hay bares especializados en latas y salazones, como La Cooperativa del Mar y Ostras Pedrín, pero no hay que olvidar que esta tradición siempre ha estado presente en los barrios marineros. Pienso por ejemplo en Casa Jomi, en Nazaret, uno de mis bares preferidos de la ciudad».

Lea Plaza al completo en su dispositivo iOS o Android con nuestra app

¿Una vermutería en Nueva York? Con su grifo, sus olivas, sus papas fritas con boquerones y latas, muchas latas de colores… Los cuatro amigos coincidieron en que era una idea cañón. El problema era la enorme inversión que requería este proyecto. Como mínimo, 80.000 dólares para arrancar, más 10.000 dólares al mes de alquiler. En el contexto de la incertidumbre pandémica, la aventura sonaba demasiado arriesgada. Fue entonces cuando Xevi tuvo una idea innovadora y factible: crear una tienda online de conservas gourmet que funcionase por suscripción y crease una especie de comunidad. Él se encargaría de diseñar la imagen de la marca y concebir una estrategia de marketing atractiva para el mercado norteamericano, que él conoce especialmente bien.

* Lea el artículo íntegramente en el número 93 (julio 2022) de la revista Plaza

Noticias relacionadas

ya a la venta

Inelcom, portada de noviembre de la revista Plaza

Por  - 

La empresa setabense, fundada por Vicente Quilis, y hoy dirigida por su hijo Javier, es un referente internacional en tecnología e ingeniería adaptadas a las necesidades de sus clientes, unos productos que diseñan cual piezas de orfebrería. No en vano, la otra pasión de los Quilis es el arte y prueba de ello es su colección formada por trescientas cincuenta y cinco obras de ciento tres artistas. En este número además cuatro autores nos cuentan sus claves para alcanzar el sueño de ser escritor, hablamos con Enrique Ginés, la voz de la radio valenciana, conocemos la historia de Stomvi, los instrumentos de metal más avanzados del mundo y mucho más

el dedo en el ojo

Vicent Marzà… ¿y ahora, qué?

Por  - 

Que estaba quemado no lo discute nadie, pero ¿fue ese el único motivo por el que Vicent Marzà dejó la Conselleria? Sin duda, las elecciones, que están a un año vista, también pesaron

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme