Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

entrevista al concejal de cultura festiva de valència y presidente de la junta central fallera

Carlos Galiana: "El mundo fallero necesitaba una esperanza y una fecha"

14/03/2020 - 

VALÈNCIA. Con el mundo fallero todavía en shock por el aplazamiento de las fiestas josefinas, el concejal de Cultura Festiva y presidente de la Junta Central Fallera, Carlos Galiana, capea el temporal animoso. Acaba de llegar al cargo y lo primero que le ha tocado hacer es afrontar una de las poquísimas e históricas cancelaciones de las Fallas desde que se tienen registros, en este caso para evitar la expansión de la epidemia de coronavirus.

"Los que somos falleros, la vicepresidenta Mónica Oltra y yo mismo, en un intento casi romántico de salvar las fiestas, planteamos anular los actos multitudinarios", relata el concejal sobre aquella reunión con altos cargos de la Generalitat valenciana en la que se tomó la decisión. "Eres concejal, pero también eres fallero", explica, "sabes lo que supone eso para el mundo fallero". Nadie se esperaba la cancelación completa de la festividad, se podía esperar una supresión de los actos multitudinarios, asegura el edil.

Pero hay nueva fecha: del 15 al 19 de julio. Una fecha anunciada tan sólo 24 horas después de conocer el aplazamiento. ¿Ha sido precipitado al desconocer cómo evolucionará el virus? "No. ¿Por qué?", se pregunta Galiana: "La gente necesitaba tener una esperanza y una fecha". Ahora bien, un mes antes de lo previsto, en 15 de junio, se tomará la determinación final, en función de la situación. "Si no hay Fallas en julio, nuestra preocupación no serán las Fallas ni cuándo se hacen; estaremos colectivamente dentro de un problema mucho más grave", asegura.

Sobre las Fallas y su futuro, la controvertida presencia del alcalde Joan Ribó en la ópera mientras se tomaba la decisión, la actitud de la oposición en estos tiempos convulsos, y otras cosas de actualidad, Galiana habla con Valencia Plaza en el salón de cristal del Ayuntamiento de València.

- Estuvo en la reunión en la que se decidió el aplazamiento de las Fallas. ¿Cómo fue ese momento?
- La consellera de Sanidad nos informa de que ha habido una conferencia con los responsables de Sanidad del resto de autonomías y nos comunica que hay que suspender las Fallas y la Magdalena. Los informes son contundentes. Es cierto que los que somos falleros, la vicepresidenta Mónica Oltra y yo mismo, en un intento casi romántico de salvar las fiestas, planteamos anular los actos multitudinarios, que es lo que creo que todo el mundo tenía en la cabeza. Evidentemente, la Conselleria, los médicos y las autoridades sanitarias son las que mandan, y nos dicen que se suspende todo. Y a partir de entonces empezamos a trabajar en cómo hacerlo.

- Un momento de emociones, de nervios.
- Sí, porque eres el concejal, pero también eres fallero. Sabes lo que supone eso para el mundo fallero. Por ejemplo, son 100.000 personas las que participan en la Ofrenda. Ahora vas a salir ahí a comunicarle a esas 100.000 personas que se ha acabado. Recuerdo que lo primero que hicimos fue reunirnos con el presidente de la Interagrupación, Guillermo Serrano. Tengo muy buena amistad con él, y cuando le comunico que no hay Fallas, nos quedamos en shock. Esto no se lo imaginaba nadie.

- Esperaban la cancelación de grandes eventos.
- Sí, nosotros entendíamos que estaban trabajando en eso porque veíamos cómo estaba evolucionando [el coronavirus]. Pero València estaba evolucionando bien: teníamos controlado el foco y su trazabilidad. Pero el lunes, Madrid, La Rioja y Vitoria se dispara, y de repente se cierra todo.

- Entonces ¿les pilló a contrapié?
- Yo creo que no se lo esperaba nadie... Nosotros no tenemos datos del repunte de Madrid. No sabemos cómo está funcionando allí; sabemos cómo está funcionando aquí, y en principio está todo controlado.

- Finalmente, un día después, el Ayuntamiento anuncia que la solución es aplazar las Fallas hasta julio. Se ha actuado muy rápido para dar respuesta al mundo fallero. ¿Ha sido precipitado?
- No. ¿Por qué? Yo conozco al mundo fallero y sé que ha sido un golpe muy duro. Sé que la gente necesitaba tener una esperanza y una fecha, saber que esto no se había acabado. Cuando empezamos a hablar con todos los actores falleros, nos dimos cuenta de que, para superar ese primer golpe, hacía falta ver que esto no se acababa sino que se aplazaba. Nos pusimos de acuerdo y tenemos fallas del 15 al 19 de julio.

- Se desconoce cómo evolucionará del virus. ¿Se plantean volver a aplazarlas a otoño, por ejemplo?
- Nosotros nos hemos dado la fecha del 15 de junio. Entonces tendremos informes sanitarios que nos dirán cómo va. De todos modos, si no hay Fallas en julio, nuestra preocupación no serán las Fallas ni cuándo se hacen; estaremos colectivamente dentro de un problema mucho más grave.

- ¿En julio se podrán recuperar todas las pérdidas?
- No. Todas las pérdidas no, evidentemente. Las Fallas de julio no serán como las de marzo, la gente no va a ser la misma, ni siquiera los eventos falleros serán los mismos ni tampoco a la misma hora. Ni nada. ¿Se puede paliar? Sí. ¿Se puede recuperar dinero? Sí. ¿Será igual? No.

- Pese a la cancelación, pueden desarrollarse actos en los casales todavía. Al final, controlar estas celebraciones es complicado, ¿no?
- Evidentemente, el derecho a la reunión no se ha abolido. Recomiendo a toda la gente que haga caso a las autoridades sanitarias. No tiene sentido de que cerremos museos y eventos culturales y que estemos en un casal 80 o 100 personas haciendo como que no pasa nada. El mundo fallero ha de ser responsable, y creo que lo es. Lo que queremos todos es que esto pase cuanto antes. Cuanto antes lo controlemos, mejor.

- ¿Considera apropiado que el alcalde asistiera a la ópera en la situación en la que estaba la ciudad, ya que se preveía la cancelación de actos masivos?
- Yo estaba aquí [en el Ayuntamiento] de guardia ese día para cualquier cosa. Soy teniente de alcalde, concejal de Cultura Festiva y presidente de la Junta Central Fallera. Creo que estoy bastante legitimado para estar en aquella reunión. Quiero recordar también que se cancelaron además las fiestas de las Fallas, las de la Magdalena, y la alcaldesa de Castellón tampoco estaba. En este caso, tirarle en cara cualquier cosa al alcalde no me parece bien. Entre otras cosas, porque ha liderado el tema y se ha puesto a trabajar para encontrar una solución en 24 horas, y para poner en marcha ayudas. Y lo que no ha hecho él, ha dado unas órdenes muy claras y contundentes en confianza con sus concejales. No se le puede echara nada en cara.

- ¿Ha encontrado lealtad institucional en la oposición?
- Sí. Lo tengo que reconocer. No voy a decir lo contrario. En la Junta de Portavoces, unos de una forma más cariñosa y otros, menos. Pero he de reconocer que la oposición no ha hecho oposición salvaje. Puede haber hecho sus propuestas o haber dicho muchas cosas, pero sí que he sentido el cariño, especialmente de la líder de la oposición. No me callo tampoco en decir nombre, María José Català. Muy cariñosa. No puedo echar en cara nada a la oposición.

- Esto también pasará.
- Sí, seguro que pasará. Los falleros renaceremos de nuestras cenizas como todos los años.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email