X AVISO DE COOKIES: Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Aceptar Más información
Hoy es 9 de diciembre y se habla de eresa resonancias magnéticas SANIDAD Botànic II adu mediterraneo
GRUPO PLAZA

rebeca torró, secretaria autonómica de economía

Rebeca Torró: "Estoy cómoda con el conseller Climent porque soy muy botànica"

25/09/2019 - 

VALÈNCIA. Un perfil marcadamente político y con un extenso bagaje en el ámbito municipal para gestionar el siempre complicado mestizaje en la Conselleria de Economía. El tercer intento del PSPV por conseguir una coexistencia pacífica con Compromís en un área estratégica llevó a Ximo Puig a encomendarle la tarea a Rebeca Torró, una dirigente forjada en la gestión local con experiencia en la administración autonómica y con un cariz orgánico más acentuado que el de sus dos antecesoras en el cargo, que acumularon sonados desencuentros con el conseller Rafael Climent.

Para Torró, haber desarrollado toda su carrera política en el ámbito municipal es un plus que le facilita el encaje, tanto con el propio conseller como con los cinco directores generales a los que tiene que coordinar, con los que comparte ese pedigrí de proximidad porque también han estado muy vinculados a la vida municipal.

En esta entrevista, Torró desgrana algunos de los ejes que marcarán la legislatura en la que se consolidarán las bases sentadas por el Botànic I, como la apuesta por la atracción de inversiones "sostenibles" tras años en los que, a su juicio, primó la especulación.

–Ahora que ya ha hecho una primera inmersión en los asuntos de la Conselleria de Economía Sostenible, ¿qué conclusiones ha sacado?

–Esta secretaría autonómica, con cinco direcciones generales que tengo que coordinar, tiene gran cantidad de competencias. Es apasionante lo que he visto este tiempo porque el cambio de modelo económico y de modelo productivo que empezó el Botanic 1 hay que continuarlo, mejorar y actualizar todo aquello que se ha empezado. Lo que afecta directamente a mi secretaria autonómica se basa especialmente en dar apoyo directo a nuestros sectores productivos: la descarbonización de la economía, las energías renovables, el autoconsumo, la eficiencia energética, la industrialización limpia, el fomento de las áreas industriales, etcétera.
Tenemos que reforzar, como no puede ser de otra manera, las inversiones que queremos traer de fuera, pero de una forma sostenible. Inversiones por inversiones como las que hemos visto en otro tiempo, cuando el objetivo era la especulación y había otro tipo de modelo económico, no nos llevan a ningún buen puerto. Hay que centrarse en esas inversiones que permanecen en el tiempo y que son sostenibles, pensando tanto en el territorio como en las personas. Lo dice muy bien el conseller en ese concepto de econovida, que quiere centrarse en el bienestar de las personas, pero en el respeto al medio ambiente creo que es importantísimo. En comercio vamos a seguir trabajando por el comercio de proximidad con el Patsecova, que vamos a presentar en breve. También tenemos el ojo puesto en el anteproyecto que también vamos a presentar de la Ley del Comercio.

–Su puesto fue uno de los que más tardó en cubrirse y ha sido un cargo en el que el mestizaje entre los dos partidos ha sido más complicado y difícil. ¿Qué espera de usted su partido? ¿Qué le pidió el presidente?

"vengo de una ciudad en la que siempre se ha gobernado con pactos. Conmigo es fácil entenderse"

–Para el presidente esta Conselleria es muy importante porque afecta directamente a los sectores productivos, pero también al trabajo. Para mí fue una grata sorpresa que el presidente me propusiera esta esta área Porque yo soy de Ontinyent, una ciudad muy industrial y llevo en el ADN esa forma de ser de los ontinyentins: muy emprendedores, nos reinventamos. Por tanto era un área que me apasionaba. Yo vengo de la vivienda, del urbanismo y por tanto hacer un giro a esta consellería ha sido del todo ilusionante.
Al presidente Ximo Puig lo que le importa es que haya solo un gobierno y para nosotros es importante que solo haya una conselleria. Para mí eso es primordial. Si el objetivo siempre es el mismo, mejorar la vida de las personas, siempre nos vamos a entender. Conmigo es fácil; me gusta entenderme con todo el mundo y soy muy botánica. Excepto algunos paréntesis, vengo de una ciudad en la que siempre se ha gobernado con pactos. El mestizaje allí ha sido algo muy importante en la historia de la democracia y por tanto, yo me siento cómoda. Me siento cómoda en esta conselleria y me siento cómoda con el conseller y a la mayoría de altos cargos de esta conselleria nos nuestro pasado municipal. Eso creo que es un plus y me gusta decirlo. La gente que hemos pasado por los ayuntamientos hemos estado en la trinchera, en la política más de proximidad y eso nos une. Tengo buena sensación y creo que vamos a caminar todos en el mismo sentido.

–¿Cómo está siendo particularmente la coordinación con el conseller?

–Muy buena, porque estamos utilizando también la secretaria autonómica para coordinar todas las direcciones generales y caminar todos en un mismo sentido y a la vez nos coordinamos con el conseller y con las directrices que tenemos marcadas. Hay mucha coordinación y mucha comunicación.

–¿Cuáles son los ejes básicos que van a marcar esa futura ley de Comercio Sostenible?

–Tenemos que trabajar por el comercio de proximidad, el que da vida a las ciudades y los pueblos; atender a esa sostenibilidad y un equilibrio que no ha habido durante muchos años porque a veces se ha concentrado el comercio en determinados sitios. Por tanto, tiene que haber un equilibrio, tiene que estar ordenado. La digitalización del comercio para que sea competitivo es importante, por lo que estamos haciendo un trabajo con los comercios y las organizaciones del comercio que nos van a ayudar a conseguirlo.

–Esos son los objetivos, ¿pero hay alguna idea sobre cómo se quiere conseguir?

–La ley tiene que desarrollarlo y lo tiene que hacer desde el diálogo. Todas las normativas se tienen que hacer con diálogo con los propios comercios, desde esa digitalización y desde esa innovación. Y una buena ordenación.

–En la legislatura anterior, los cargos de Compromís de esta Conselleria no tuvieron reparos en rechazar un proyecto con un elevado volumen de inversión como Puerto Mediterráneo porque no encaja en el modelo que se va a primar con la nueva ley. ¿Usted comparte ese rechazo?

"siempre que respete la normativa que existe, no se puede decir que no a un proyecto por razones ideológicas"

–Más allá de hablar de proyectos concretos, tengo claro que cualquier inversión, por grande que sea, ha de tener una seguridad jurídica, también por el propio que invierte. Si no hay seguridad jurídica, quien invierte también puede tener problemas, como los ha habido en otros tiempos. Las inversiones siempre tienen que tener un respeto en seguridad jurídica, medioambiental, y tienen que ser sostenibles en el tiempo. Si las inversiones tienen en cuenta eso de antemano, ya vamos bien. Hay proyectos que no conozco con profundidad, pero hay que ver claramente que, si son sostenibles en el tiempo, respetan el territorio y evidentemente el bienestar de los ciudadanos, de antemano para mí pueden ser buenos.

–Entiendo que está diciendo que no se puede rechazar estos proyectos por ideología...

–Efectivamente, siempre que se ajusten a la legalidad. Hay inversiones y peticiones de actividad que son regladas y por tanto, siempre y cuando se respete la normativa que existe, no se puede decir que no. Es cierto que el Botànic I ha hecho un gran trabajo en la protección del territorio. Es normativa existente y normativa que hay que tener en cuenta porque, efectivamente, también por una ideología que deberíamos tener todos: la protección del territorio. Durante mucho tiempo no se ha respetado el territorio.

–¿Va a haber en la futura Ley de Comercio Sostenible alguna medida encaminada a vetar o acotar este tipo de proyectos?

–Yo no hablaría de vetar en negativo, sino en positivo de protección del territorio y ordenación del comercio. Todo es como se plantee, en positivo o negativo. Por tanto, si tienes como objetivo potenciar la protección del territorio y la ordenación del comercio, puede ser que haya algún proyecto que no encaje.

–¿Y este de Puerto Mediterráneo es compatible con la protección del territorio?

–Hay que analizarlo concretamente y hay que ver también finalmente la normativa que sale. Siempre de la Conselleria sale un anteproyecto y tras la tramitación en las Cortes puede salir otra ley.

–Hay otros proyectos de inversión industriales como el de Lafarge Sagunto o Ford Almussafes sobre los que existe incertidumbre, ¿ha tenido tiempo de ocuparse de alguno de estos proyectos?

"Lafarge tiene la vocación de trabajar por la sostenibilidad y la protección del medio ambiente"

–En ambos he podido hablar directamente. En el caso de Ford tengo confianza porque la planta de Ford es una de las más competitivas de Europa y por tanto soy de verdad positiva en ese sentido. Pueden hacer reestructuraciones en otros países de Europa, pero hay que tener un poco de prudencia y ir viendo cómo es esa reestructuración interna.
En cuanto a Lafarge, empresa con muchos trabajadores muy importante para Sagunto, se le va a pedir y ellos tienen la vocación de trabajar por la sostenibilidad y la protección del medio ambiente.

–¿Se puede reconducir esa situación? La empresa dijo que con la protección del paraje que aprobó el Ayuntamiento, que limita la actividad minera, tendrían que cerrar la planta...

–Hay que ver exactamente su desarrollo empresarial con esa protección del territorio. Ellos tienen que trabajar con el nuevo gobierno municipal. No me voy a precipitar adelantándome mucho más, pero lo que vi por parte de la empresa y aplaudo es la disponibilidad por poner todo de su parte para poder desarrollar su actividad empresarial, siempre dentro de parámetros medioambientales.

–¿En qué punto está la guerra con las concesiones de las ITV por las nuevas tarifas?

–Hubo una sentencia que había que cumplir y ya está. Tenemos todo el foco puesto en lo que va a pasar cuando acaben las concesiones dentro de unos unos años. Mientras tanto se va a tratar de seguir con el diálogo con las concesionarias.

–¿Las empresas están vinculando en la negociación el final de los contratos con la revisión a la baja de las tarifas? En algún momento el conseller dijo que se podrían alargar los contratos para compensar y evitar el pleito por las tarifas...

–Tenemos un mandato claro del Botànic, que dice claramente que tenemos que ir hacia la reversión. Pero es evidente que tenemos que analizarlo todo bien y hay que hacer una ruta a seguir con ellos. Eso es lo que de alguna manera tenemos que trabajar ahora.

–¿Existe alguna idea sobre cómo se va a gestionar el servicio una vez se revierta?

–Hay que tener en cuenta que esto va a pasar en el 2022 y por tanto hay camino aún que trazar y en ello estamos. Hemos empezado a hacer un análisis de cómo está y cómo vamos a trazar esa ruta. No puedo avanzar ahora mucho más porque estamos en ello.

"Analizamos los procedimientos para agilizar la tramitación de expedientes de renovables"

–En Energía existe un atasco enorme para los expedientes de renovables que van entrando en la Conselleria. ¿Cómo se compagina ese atasco con el anuncio del conseller Climent de multiplicar por veinte la potencia actual instalada en la próxima década?

–Es un reto importante porque efectivamente hay una falta de recursos humanos que es conocida y no sólo en energía, sino en toda la administración. Estamos viendo diferentes fórmulas para poder agilizar toda su tramitación con la incorporación de personal para poder tramitar, pero también estamos haciendo un análisis de todos los procedimientos para ver dónde podemos agilizar más la tramitación para que no cueste tanto, que no cueste meses.

–Una de las vías que se explora es la posible colaboración público privada o la búsqueda de alianzas con, por ejemplo, colegios profesionales...

–Sí, lo han hecho otras conselleries y por tanto no lo descartamos, de hecho lo estamos analizando. Hemos de ver claramente que la ley nos lo permita y en eso es en lo que estamos ahora mismo para poder hacer una especie de tramitación público privada que nos ayude con toda la seguridad jurídica que tiene que tener la administración.

–La Consellería anunció una comisión técnica con el sector azulejero para ver cómo se pueden conseguir esos costes energéticos que ellos quieren. ¿Cuándo se puede reunir esta comisión, quién va a estar en ella y de qué se va a ocupar?

–Después del anuncio del presidente y el conseller, Climent me trasladó el mismo día que convocara para ya esa comisión. En días vamos a poder convocarla. La voy a coordinar yo misma y la directora general de Energía también va a formar parte de ella, además de, como no podía ser de otra manera, los suministradores más importantes y el sector.

–El principal problema que tiene que abordar esa comisión del sector es la continuidad de las plantas de cogeneración. Ahora que la Unión Europea ha desestimado la iniciativa del Gobierno de desmantelar un tercio de esas instalaciones, ¿qué se puede hacer desde aquí para facilitar su continuidad?

–Eso es lo que precisamente tenemos que abordar en la comisión. Además, yo me creo lo del diálogo y por tanto si esta comisión se crea es precisamente para que tracemos unos objetivos. La primera reunión se producirá en breve y a partir de esos objetivos trazados hay que caminar conjuntamente. La administración autonómica está en disposición de sentarse con quien se tenga que sentar, también administraciones superiores, para ayudar a un sector tan importante como este.

–¿La revisión del plan eólico anunciada por el conseller en qué va a consistir?

–En ello está trabajando la Dirección General y también el Ivace para abordarlo en su conjunto, no me voy a precipitar con ese trabajo que estamos haciendo.

–El presidente Ximo Puig ha dicho que la Comunitat está preparada para todos los escenarios posibles del Brexit...

–Me gusta que el president lo haya dicho en primera persona. La Generalitat está preparando junto a los sectores y la patronal el abordaje de cualquier escenario, sea bueno o malo. La Dirección General de Internacionalización está haciendo un importante trabajo. Todo se debe abordar con los sectores productivos y las organizaciones empresariales y es lo que estamos haciendo.

–¿Tienen en mente alguna nueva medida para apoyar el emprendimiento?

–Hay una nueva directora general de emprendimiento muy volcada en esa nueva dirección general a la que se ha dado mucha más potencia al desglosarse. No voy a adelantarme, pero el sector emprendedor tiene que tener en cuenta que el hecho de que se haya partido de la Dirección General implica que se ha potenciado el emprendimiento con una dirección general dedicada.

–Teniendo en cuenta el ecosistema tecnológico que existe en Valencia, ¿estaría justificada una apuesta similar a la del distrito digital en Alicante, con el mismo tipo de ayudas?

–Efectivamente, hay un ecosistema muy importante que hay que potenciar. Está en Alicante, pero eso no quita que en Valencia se tenga que apoyar. En València ciudad se está haciendo un trabajo desde el Ayuntamiento y tenemos que estar al lado de ese trabajo y ese ecosistema dando ayudas económicas donde sea importante y donde luego tenga un repor a la propia ciudad.

–¿Por qué no se ha asumido aún la deuda de Feria Valencia para avanzar con el plan de reestructuración?

–En la pasada legislatura hubo muchos cambios que permiten ahora consolidar y atender a cuestiones que nos avanzaron en la anterior. Personalmente como secretaria autonómica aún no me he puesto en la cuestión concreta de Feria Valencia.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email