Este sitio web hace uso de cookies con la finalidad de recopilar datos estadísticos anónimos de uso de la web, así como la mejora del funcionamiento y personalización de la experiencia de navegación del usuario. Política de Cookies Aceptar

GRUPO PLAZA

ENTREVISTA AL CABEZA DE LISTA DE CIUDADANOS POR VALENCIA

Toni Cantó: “El Consell ha tapado su ineficacia en la gestión con banderas republicanas"

5/06/2016 - 

VALENCIA. Toni Cantó (Valencia, 1965) necesita pocas presentaciones. Aunque se apea en la estación Joaquín Sorolla con la discreción de cualquier transeúnte, unas cuantas miradas curiosas se vuelven a su paso. No es lo mismo ser político que político y actor. Si bien ha consagrado su carrera profesional a los escenarios, un día decidió apostar por su inquietud política y acabó ocupando un puesto en el Congreso. Una faceta complementa a la otra. Así lo constata su modo de responder, sentado en la mesa de una cafetería, mirando fijamente a los ojos, sin dejarse distraer por la lluvia que golpea al otro lado del cristal. Tiene un discurso muy preparado.

Acude a las elecciones generales como cabeza de lista de Ciudadanos por Valencia, después de que Vicente Ten decidiera dar un paso atrás. Al partido le interesa su popularidad, pero él se la cede encantado. Lo cierto es que los cambios internos han sido notorios dentro de la formación, pero él niega que haya bandos y prefiere hablar de “diferentes sensibilidades”. Carga contra Mariano Rajoy y Pablo Iglesias por su “desinterés” a la hora de crear un Gobierno, mientras acusa a la Generalitat de “echar balones fuera”. “Compromís está muy cómodo con un Gobierno del PP en Madrid”, asegura. 

LEE LA SEGUNDA PARTE AQUÍ

- ¿Cómo se afronta una segunda campaña con un electorado cansado?
- Entiendo la frustración de la gente. Hizo un encargo a los políticos y algunos de ellos no supieron cumplirlo. Pero ahora tienen una oportunidad para poner en valor a aquellos que sí se esforzaron, los que nos dedicamos a pactar, dialogar y trabajar para intentar gobernar. También para castigar a aquellos que ni siquiera comparecieron, como el señor Rajoy, o los que se preocuparon solo por repartirse puestos y boicotear la posibilidades de formar Gobierno, como la gente de Podemos.

- En los anteriores comicios iba de número 2, y ahora de 1. ¿Quién lo ha decidido?
- Vicente decidió dar un paso atrás y dejarme pasar. Reivindico ese gesto como algo muy poco habitual en la política. Tenemos una relación extraordinaria, hemos hecho toda la campaña anterior juntos, y desde el principio hubo muy buena química.

- ¿El partido aprovecha su fama, mucho mayor que la de Ten?
- Claro, pero es lo lógico. En una campaña como esta tenemos que usar todo lo que esté a nuestra disposición. Vicente explica en su carta de despedida que yo podía atraer más atención mediática y eso constituía una ventaja que él no quería desaprovechar.

- La repetición de elecciones, ¿fomentará la polarización y perjudicará a Ciudadanos?
- Todas las encuestas dicen que la gente está premiando nuestra disposición al trabajo. La polarización es lo que pretenden el PP y Podemos, precisamente quienes no han hecho nada.  Pero la sociedad española no está polarizada y viven con normalidad ciertos temas. Me parece increíble que un partido, que en teoría se dice nuevo, nos quiera hacer volver a las trincheras. Igual que aquí, en la Comunitat, hay muchas cosas que el tripartito remueve de manera irresponsable, como la educación o la sanidad, para echar balones fuera.

“Con UN PARTIDO COMO Podemos tengo poco de lo que hablar. Y Compromís ha elegido claramente de qué lado está”

- El PP asegura que espera recabar votos de C’s en la Comunitat, ¿lo ve factible?
- Desde aquellas elecciones hasta estas próximas ha seguido el goteo incesante de la corrupción y el robo del PP, además de la ineficacia en la gestión. Eso es algo que los electores valencianos volverán a tener muy presente. Lo que está claro es que ya no va a haber mayorías absolutas. El próximo Gobierno será, con toda seguridad, conformado por dos o tres partidos.

- Con los resultados que había, ¿cuál habría sido su configuración deseada?- Cualquiera capaz de garantizar una mejor financiación para los valencianos, de blindar servicios sociales como la sanidad o la educación, de luchar por las pensiones de los mayores y por rebajar las cifras del paro… No son tan importantes las siglas, como lo que se consigue en la negociación. Nosotros nos sentamos a hablar con un partido que no tiene nada que ver con nosotros, y sin embargo, fuimos capaces de hacer valer nuestro peso en la negociación y de llegar a acuerdos. Hay que blindar infraestructuras como el Corredor Mediterráneo. Hay que trabajar. ¿Con quién? Con quien esté dispuesto. 

- Resulta curioso que estuvieran más próximos de Sánchez que de Rajoy. 
- Es que el señor Rajoy ni siquiera se presentó. Fue tan irresponsable que no aceptó el encargo del Rey ni se acercó al resto de partidos para aportar unas medidas que hicieran creíble que iba a atajar la corrupción. Nosotros se lo pedimos a través de una carta y no se molestó en responder. No hizo nada, que por otra parte, es lo que hace habitualmente.

- ¿Con Iglesias tienen algún punto en común?
- Con un partido como Podemos, francamente, tengo poco de lo que hablar. De hecho, algo que me gusta poner en valor del trabajo de mi partido es que evitó un Gobierno de Podemos, que podría ser nefasto para el país. Y Compromís ha elegido claramente de qué lado está. 

De Valencia a Madrid

- ¿Cómo se ve desde Madrid el Gobierno ‘a la valenciana’?
Es un ejemplo de cómo no hacer las cosas. Ha vuelto a enfrentar a los valencianos, ha vuelto a ideologizar temas universales, ha tapado su ineficacia en la gestión con banderas republicanas y echando la culpa a Madrid. Tenemos un alcalde que ha dedicado más tiempo a estar reunido con tres Reinas Magas que a atender a una empresa dispuesta a invertir 1.000 millones de euros y a crear 20.000 puestos de trabajo en Valencia. Cosa que hizo, por ejemplo, sin preguntarle a los vecinos del Cabanyal, ellos que son tan de preguntar…

- Los tacha, además, de nacionalistas. 
Sí, pero me preocupa más su ineficacia en la gestión. Compromís está muy cómodo con un Gobierno del PP en Madrid. Creo que por eso no hizo nada por sentarse a negociar unas líneas que tampoco se alejaban mucho de lo pactado en la Comunitat. Prefieren tener a alguien a quien culpar de su mala gestión, que incluye enfrentar a la educación pública y privada, perjudicar a las universidades con las prácticas, permitir que Montón coloque sus amigas al frente de hospitales…

“Tenemos un alcalde que ha dedicado más tiempo a REUNIRSE con tres Reinas Magas que a atender a una empresa dispuesta a invertir 1.000 millones”

- ¿Usted tiene una relación fluida con Puig y Oltra?
- Sí, claro. Pero eso no significa que esté de acuerdo con las políticas que llevan a cabo. Me parece que los políticos debemos tender puentes personales. Uno de los problemas por los que no tenemos Gobierno es lo que ocurrió entre Pedro Sánchez y Mariano Rajoy. Es tremendo que lleguen a ese nivel de… odio… me pareció impresionante que Rajoy ni siquiera se aviniera a darle la mano durante una reunión. Por culpa de este gesto, puede que estemos abocados a unas próximas elecciones, cuando ambos ahora hablan de acuerdos.

- ¿Vive en Madrid o en Valencia?
A caballo. Mis hijos viven en Madrid. Paso bastante tiempo en ambas ciudades. 

- Entonces, ¿solo le interesa una responsabilidad política en la capital?
- Estaré donde pida Albert. Ahora mismo estoy en Ciudadanos porque creo que él es la persona indicada. Seguiré a su lado mientras él lo quiera, y mientras me divierta. Porque solo quiero estar en política mientras me divierta y me entusiasme.

- Dijo que le gustaba el Ministerio de Cultura. 
- Dije que me gustaría gestionar algún día. A todo político le gustaría, no estar toda la vida en la oposición, sino pasar a la acción.

De los escenarios a la política

- ¿Compagina su carrera artística con la política?
- He compaginado… bueno, puntualmente. En la anterior legislatura hice muy poquito y en esta solo he mantenido los compromisos que adquirí cuando dejé de ser diputado. Firmé un contrato con una serie que acabo ya, la función de teatro que está de gira y un montaje de tres días en Mérida. Con el cargo de diputado va a ser muy complicado, porque el trabajo es muy intenso durante la legislatura. Imagino que me tocará más o menos lo mismo, llevar cuatro o cinco comisiones, y eso te quita horas del día. Voy a cumplir con los compromisos anteriores porque yo quiero volver a mi trabajo cuando deje la política -ríe-.

“Voy a cumplir mis compromisos como actor porque yo quiero volver a mi trabajo CUANDO DEJE la política”

- ¿Ser actor le ha restado credibilidad como político?
- Lo que resta credibilidad de un diputado es que haya robado. O precisamente que no haya pasado en su vida por una empresa. Habrá pocos miembros del Congreso que hayan creado más puestos del trabajo que yo, y esa me parece una buena línea para el currículum. Haber puesto en marcha compañía de teatros, festivales de artes escénicas, recorrer España y trabajar como autónomo veintitantos años. Te capacita más que haber sido asesor, concejal, diputado y, al final, senador, como Rita Barberá. O como gente que está todo el día atacando a la democracia, pero ha dependido del empleo público desde que empezó, que es el caso de Podemos. 

- ¿Por qué regreso a la política después de haberlo dejado?
- Tengo un concepto profundo de la lealtad. Albert me llamó para invitarme a presentarme por Valencia en la legislatura anterior, cuando yo ya no estaba en política. Me pareció una gran oportunidad. Además, Ciudadanos fue mi primer partido político, el primero al que estuve afiliado. Era una época muy complicada, aquello parecía territorio Comanche y la formación no tenía la fuerza de ahora. Pero en estos momentos está Albert, que es el mejor líder para este país.

- Le dan mucha caña por Twitter, ¿tiene muchos enemigos? 
En Twitter quizá sí, en la calle no. En las redes sociales he ido aprendiendo, pero solo se aprende a base de errores -ríe-. En la calle recibo mucho apoyo todos los días y eso me anima a continuar. No hay día que no se me acerque alguien y me dé ánimos. Y eso es gasolina.

- ¿Sabe algo de Rosa Díez?
No. La última vez que hablé con Rosa fue durante el Consejo Político donde defendí la unión de Ciudadanos y UPyD, pero me tumbaron. Al día siguiente dejé el partido y no he vuelto a saber nada. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email