GRUPO PLAZA

aumento del 5,35% 

Este es el reparto de los presupuestos de Cultura en Valencia para 2017

15/11/2016 - 

VALENCIA. Año nuevo, vida nueva. Reunida ya la comisión competente en Cultura, la partida del presupuesto municipal para 2017 ya está repartida y concretada por parte del gobierno municipal, a falta de su tramitación final, un pastel que este año se presenta algo más goloso, aunque sigue colocándose en la mitad de la tabla con respecto al resto de áreas. De esta forma, el Ayuntamiento de Valencia sitúa en un 5,35% el aumento en el apartado de gasto corriente, que roza los 25 millones de euros, mientras que las inversiones para el próximo ejercicio, destinadas al impulso de proyectos concretos, alcanzarán los 2,56 millones. Estas últimas irán a Acción Cultural (994.148 euros), Cultura Festiva (100.000 euros), Patrimonio Histórico y Artístico (607.187 euros), Palau de la Música y Congresos (850.000 euros) y Recursos Culturales (10.000 euros). 

En este caso, el área de Cultura del Ayuntamiento de Valencia mantiene una subida estable con respecto al pasado año en el apartado de gasto corriente, frente a fuertes aumentos de otras como Desarrollo Económico Sostenible, porcentualmente la mejor parada con un 21% más de inversión, o Medio Ambiente y Cambio Climático, que alcanza los 109 millones de euros con un aumento del 8,5%, o el descenso en Gobierno Interior (-3,27%) y Educación, Juventud y Deportes (-12,2%). Por lo que respecta a este apartado, Cultura contará con 1.270.130,75 euros (+5,35%) más que en 2016, pasando de 23,7 a 24,99 millones de euros. En este caso, además, el aumento se duplica con respecto a los presupuestos de 2015 y 2016, periodo en el que las cuentas sumaron 604.253 euros más, una subida del 2,61%.

“La globalidad del presupuesto del Ayuntamiento destinado a Cultura ve un crecimiento superior al 5% para este 2017, llegando a los 25 millones de euros solamente en gasto corriente, además de los 2’5 millones que destinaremos a inversiones. Es una clara apuesta hacia un sector que dinamiza la vida de la ciudad y posiciona a Valencia como un referente de creatividad”, explica el alcalde de Valencia, Joan Ribó. “Somos conscientes, además, de que cada euro invertido en nuestras industrias culturales, revierte positivamente en la ciudad: porque además de generar economía, también contribuye a crear un espíritu ciudadano crítico”, añade. Efectivamente, las tres delegaciones que componen el área de Cultura, coordinada por la edil Glòria Tello (Compromís), verán su presupuesto engrosado de cara a 2017.

De esta forma, Acción Cultural, dirigida por la concejala María Oliver (València en Comú), es la más beneficiada porcentualmente, con un aumento del 7,22% pasando de los 2,9 millones de 2016 a 3,1 millones. La delegación de Cultura Festiva, encabezada por Pere Fuset (Compromís), se mantiene con un ligero aumento del 1,83% alcanzando los 6,6 millones de euros. Es en Patrimonio y Recursos Culturales, gestionado por la propia Tello, donde se concentra la mayor parte del presupuesto anual, un total de 15,26 millones de euros, absorbido en su mayoría por el Palau de la Música, organismo autónomo del que la edil es presidenta. El montante con el que contará su delegación experimentará una subida del 6,58%, lo que se traduce en 941.376 euros más para el próximo ejercicio.

En este caso, el Palau de la Música, que se enfrenta a la necesidad de cubrir algunos puestos en la Orquesta de Valencia y a la gestión de una auditoría por la que se esperan algunos cambios internos, mantendrá un presupuesto similar, con un aumento del 2,32% y 271.535 euros, rozando los 12 millones de euros. Porcentualmente, también dentro de la concejalía liderada por Tello, son los servicios de Patrimonio Histórico y Artístico y de Recursos Culturales los mejor parados con subidas del 29,86% en el primer caso (presupuesto de 2,15 millones de euros) y del 18,01% en el segundo (presupuesto de 1,14 millones de euros). “Los recortes en materia cultural, la subida implacable del IVA… han sido las armas con que algunas administraciones quisieron atacar a los que veían como sus enemigos: los agentes culturales. Nosotros tenemos clara la importancia de las artes, de las letras, de nuestras tradiciones y de aquello más vanguardista que puede nacer en Valencia. Y nos posicionamos impulsando el sector cultural desde el Ayuntamiento”, incide Ribó.

Principales inversiones

Algunas de las grandes partidas previstas para el próximo curso corresponden a la adecuación y equipamiento de museos de gestión municipal, inversión que pasa de los 938.606 euros del presente año a 500.000 euros para el próximo. Entre otros proyectos en este ámbito, este curso se ha acometido la primera fase de la reforma del Museu Faller, con una inversión inicial de 59.791 euros, trabajos que comprenden mejoras en el sistema de iluminación y adecuación de las salas, modificando su disposición y cromatismo, entre otras modificaciones, un proceso puesto en marcha a la espera de una reforma integral y a gran escala que quiere convertir el complejo en un espacio museístico multidisciplinar, una idea todavía sin fecha de ejecución. Por lo que respecta a la concejalía de Cultura Festiva, otra de las obras destacadas en este ámbito se ha llevado a cabo en el Museo de la Semana Santa Marinera, al que se concedió una subvención de 70.000 euros para aislar los portones metálicos o cambiar los cristales de los ventanales; o, también, la restauración de las rocas del Corpus, con un coste total de 17.350 euros, que se integra en la segunda fase de restauración del Museo del Corpus - Casa de las Roca.

Otro de los proyectos recientemente adjudicados es el diseño para la reforma del Museo Histórico Municipal, que se integra dentro del propio Ayuntamiento de Valencia, un contrato menor de algo menos de 18.000 euros que ha recaído en Daniel Nebot, encargado de iniciar la adecuación de sus instalaciones a los parámetros pertinentes de conservación y remodelará la exposición a partir de planteamientos museísticos modernos. El proyecto expositivo se entregará antes de que finalice el año para poder hacer la contratación y la ejecución de obras pertinentes durante 2017, un trabajo que destacará por su “carácter integrador” y que añadirá una nueva sala expositiva que servirá de presentación a otras. Así las cosas, los trabajos de adecuación y equipamiento de museos de gestión municipal supondrán de nuevo una de las grandes apuestas, aunque esta vez con una partida sensiblemente menor con respecto a 2016, de medio millón de euros. Por lo que respecta al apartado de patrimonio, dos de los proyectos que se llevarán a cabo será la rehabilitación de la Alquería de Marxalenes, para la que se destinará 1,67 millones de euros, y del Casino del Americano que, tras unas obras de consolidación, invertirá 100.000 euros en su puesta a punto.

Impulso a Ribes, pausa a La Ceramo

Entre las grandes partidas previstas en el presupuesto municipal de cara a 2017, se incluye un bloque para la realización de los proyectos de la primera fase de rehabilitación de las Naves de Ribes, cuyo desbloqueo firmaron todos los partidos con representación en el hemiciclo antes de que se celebraran las pasadas elecciones municipales. Con la fórmula de gestión todavía por definir, hace meses que el gobierno municipal hizo público el reparto de cada uno de los espacios, que quedaron adscritos a Deportes, Cultura, Igualdad y Desarrollo Humano y que, ahora, contarán con un presupuesto específico de cara al próximo ejercicio. De esta forma, a falta de conocer los planes concretos que se desarrollarán en cada una de las naves, el área de Cultura contará con 100.000 euros para la puesta en marcha de su proyecto; la Universitat Popular, 80.000 euros; la concejalía de Bienestar Social contará con 150.000 euros mientras que Deportes iniciará su proyecto en las naves de Ribes con una partida de 200.000 euros.

Si bien tanto en los presupuestos de 2016 como en los de 2017 se destinaron partidas concretas para la rehabilitación de edificios históricos, en esta ocasión se vuelve a quedar fuera del grueso el proyecto de La Ceramo, que queda relegado a un segundo plano con trabajos menores, una costosa recuperación que, efectivamente, no llegará a corto plazo. Aunque desde las concejalías de Desarrollo Urbano y de Gobierno Interior se ha invertido aproximadamente 45.000 euros para consolidar determinados elementos de la fábrica, llevar a cabo trabajos de desescombro, toma de datos, medidas precautorias e inventario de todos los elementos, la recuperación total de las instalaciones son otro cantar y no se ejecutará en un futuro cercano.

“Estaba realmente en un estado más que lamentable, no es una limpieza solo para asearlo, hablamos de una muestra de arquitectura industrial de la cual salieron cerámicas que decoran la estación del Norte o el Mercado de Colón. Para nosotros era un objetivo importante salvar esos elementos que tuvieran que ver con esa actividad industrial a pesar del saqueo de la ultima década”, explica el concejal de Desarrollo Urbano, Vicent Sarrià, que reconoce que es una rehabilitación “compleja y no breve”. Actualmente el servicio de arqueología está catalogando las piezas halladas en las últimas semanas, que pasarán a los almacenes municipales a la espera de un nuevo destino, mientras que será a lo largo de 2017 cuando se redacte el proyecto para que “en sucesivos años se pueda acometer propiamente la obra de rehabilitación”.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email