GRUPO PLAZA

políticos al habla / OPINIÓN

Estrategia: desmovilizar

19/03/2019 - 

VALÈNCIA. No te creas siempre las encuestas. En ocasiones las encuestas también sirven para manipular nuestras emociones y por consiguiente, nuestro voto. Con ellas nos dicen: voy a intentar hacerte creer que tu preferencia electoral seguro que va a ganar, de esta manera voy a intentar influenciarte y que si tienes algo mejor que hacer el día de la elecciones no te suponga ninguna incomodidad moral ni ética no ir a votar. De eso se trata. Se trata de utilizar los estudios demoscópicos para movilizar o desmovilizar a los distintos electorados. Se trata de conseguir que los electores de una opción determinada pierdan su tensión, su pulso electoral.

Así las cosas, en esta época de la información global e instantánea cada vez es mayor la importancia de las campañas electorales. Nuestras experiencias en este campo, nuestro conocimiento adquirido a lo largo de nuestra joven democracia muy probablemente ya no nos sirva. Hoy el tiempo entre la convocatoria electoral y la decisión de a quién votar se toma cada vez más tarde, se acerca cada vez más al día de la votación. Una eternidad electoral, ese es el tiempo que versa entre convocatoria y día de la votación. Todo esto provoca que términos como volatilidad, incertidumbre, instantaneidad, líquido, gaseoso, miedos y vértigos vitales, se hayan convertido en términos tan actuales como manoseados. Aunque no por ello dejan de ser ciertos.

Como tan cierto es que vivimos un principio de siglo donde la inmensa multitud de politólogos -verdaderos showmans del “prime time” de las principales cadenas televisivas o de radio-  se han convertido en los nuevos prestidigitadores de un futuro que ellos mismos desconocen. Eso sí, lo analizan utilizando las encuestas y lanzando pronósticos que se defienden vehementemente en los medios donde suelen actuar cada mañana o cada noche. Medios que luego asistirán a la justificación de cualquier resultado que pueda producirse, muchas veces en base a esa misma instantaneidad en la toma de decisiones.

Uno de los que más conoce y domina estas estrategias de la desmovilización es Narciso Michavila. Actualmente uno de los más importantes analistas demoscópicos de este país. Cada vez que escucho un análisis suyo no se si creerle o dejarme llevar por las tendencias que intenta dibujar.

Narciso Michavila, presidente de GAD3. Foto: EFE

Ante las elecciones andaluzas del 2 de diciembre hizo creer a todos, al principio de la campaña, que ya todo estaba decidido. Una alianza ente PSOE y Adelante Andalucía (Podemos más Izquierda Unida) tenían una mayoría garantizada para gobernar la Junta. ¿Contribuyó este relato de Michavila a provocar una desmovilización del voto progresista?. Lo bien cierto es que no sería hasta el último día cuando, él mismo, desvelaría que un tripartito con la ultraderecha podría desbancar al gobierno progresista de la Junta. Lo que finalmente ocurrió.

Ahora nos dirigimos hacia un 28 de abril electoral y observo que de nuevo parece que se puede repetir la historia. Leo y escucho a un Michavila que asegura un triunfo de la izquierda con un fuerte ascenso del PSOE frente a una debacle del Partido Popular. También dice que el bloque de la derecha se encuentra a escasos puntos de evitar un triunfo del bloque de la izquierda. Y entonces es cuando empiezo a desconfiar. Cuando empiezo a pensar que las encuestas que se publican, más por respeto que por convicción, pueden volver a intentar moldear nuestra tensión electoral. Van a intentar desmovilizarnos como ya lo hicieron antes.

Creo que la mejor encuesta es la que tu escuchas en la calle, es esa impresión que sacas de la gente que te rodea. Los valencianos quieren parar la amenaza que se avecina. La amenaza de volver a lo sufrido tras veinte años del PP en la Comunitat. Los valencianos están hartos de aquellos que les decían que tenían una fórmula para conseguir lo mejor para nuestra tierra, lo mejor para ellos en realidad. Lo decía Paco Camps. Hoy la fórmula ha acabado con más de uno en la cárcel y ahora Camps se ve perseguido por la justicia. Los valencianos y valencianas ya no creemos en formulas, creemos en personas honestas. Creemos en personas que sean capaces de pensar como ayudarnos a ser más felices. Que antepongan lo nuestro a lo suyo. Personas limpias y que no quieren volver atrás.

Así que no va a existir encuesta, ni Michavila, capaz de desmovilizar. Hay mucho en juego en este país y en la Comunitat. Ni Steve Bannon, ni Michavila, ni FAES van a ser capaces de desmovilizar mi voto. No me va a engañar nadie. La derecha no va a conseguir un imaginario desmovilizador. El 28 de abril votaré a Ximo para parar la amenaza de la derecha. El 28 de abril votaremos a Pedro para parar la amenaza de la ultraderecha en España y en la Comunitat. Votaremos para conseguir, los valencianos y valencianas, la financiación que nos corresponde y que necesitamos.

Alfred Boix es diputado y portavoz adjunto del PSPV en Les Corts Valencianes

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme