GRUPO PLAZA

AL OTRO LADO DE LA COLINA / OPINIÓN

Europa bien vale un fondo Next Generation

Del “que inventen ellos”, al “vamos con lo nuestro” del señor Roig hay un hilo conductor, síntoma aún de las dos Españas pero con una gran transformación de por medio, la autoconfianza del emprendedor.

8/05/2021 - 

Cuentan que el futuro Enrique IV, cuando era pretendiente al trono de la católica Francia con el hándicap de ser hugonote (protestante), tuvo que abjurar de su creencia para poder ser coronado, y de ahí viene esa frase de “Paris bien vale una misa”, en un ejemplo de oportunismo político, falta de coherencia o ambición sin límites, tan frecuente en nuestros días. Hoy parece que para seguir, o poder continuar en Europa, o incluso para que siga existiendo la UE, hacen falta que se generen y se utilicen los Fondos Next Generation, como resultado de la crisis pandémica, o mejor dicho de como sea gestionado por parte de los responsables mundiales esa crisis, aunque para algunos, como veremos, su uso no es inevitable.

Desde luego estos Fondos Europeos recuerdan al Plan Marshall, por su magnitud faraónica, pues a precios constantes de 2018 se elevan a 750.000 millones de euros, pero también por su motivación, pues los dos casos provienen de un evento apocalíptico, en el caso del plan iniciado en 1946 (y ejecutado por ese gran militar y político llamado George C. Marshall) acababa de finalizar la Segunda Guerra Mundial, y ahora venimos de una especie de guerra biológica, pues el uso de termino guerra ha sido y está siendo frecuentemente utilizado tanto por los responsables públicos como por los medios de comunicación (aunque en teoría no lo sea, a falta de más datos por su origen), y en la que desde luego ha habido vencedores y vencidos, tanto a nivel de personas, empresas como de Estados. Y además el fin último de ambos planes es y era evitar que a consecuencia de la pobreza en Europa (fin inmediato a evitar) dejara de ser nuestro continente relevante en el escenario mundial (no es que haya sido un gran actor geopolítico hasta el momento que digamos), y estuviera a merced de otras potencias, antaño la URSS, hogaño Rusia y China.

Y ¿qué hay de lo nuestro?, pues lo nuestro se llaman 140.000 millones de euros de estos fondos Next Generation, y que justamente el viernes de la semana pasada el gobierno presentó a la Comisión Europea, su plan de recuperación, transformación y resiliencia. Este plan tiene un doble objetivo, de forma final mediante reformas estructurales y medidas para aumentar la productividad en el medio y largo plazo, se pretende realizar una transformación digital y transición ecológica de nuestras sociedades y economías, pero, también, de forma inmediata se pretende relanzar la actividad económica en el corto plazo para superar la crisis, el problema, me parece, es que en nuestra querida piel de toro se piensa de forma cortoplacista. Si no fíjense, como este lunes pasado la Comisión pidió al gobierno que se publicasen el calendario del plan de reformas e inversiones recibidos por ellos el viernes, y se informase a la opinión pública y agentes sociales, y tuvieron que pasar la elecciones madrileñas para enterarnos de la existencia de toda una batería de medidas impositivas que venían en el plan remitido ese viernes pasado, y de los que la GVA de Ximo Puig ha presentado sólo 12.000 millones de euros, menos del 10%. 

Aunque ya de partida existe un sonoro fracaso de estos fondos, o por lo menos de su gestión por las Administraciones cuando hace una semana, Mercadona, la principal empresa de distribución nacional, con una cuarta cuota de mercado, ha dado un sonoro portazo a esos fondos, pues su presidente Juan Roig, la tercera fortuna nacional, ha afirmado que "perderíamos agilidad. Vamos con nuestros medios", por lo que supone un claro desencuentro entre la economía de mercado y la sociedad civil y las instituciones autonómicas y nacionales, que no han sabido comprometer a tamaña empresa con ese proceso de transformación ecológica y digital liderado por la UE, eligiendo ir por libres, pues lo único que pide Juan Roig a la Administración es "no poner palos en las ruedas" y dar facilidad a los empresarios en los procedimientos, lo cual es muy sintomático y esclarecedor de la posible lejanía de la Administración autonómica y nacional con el mundo empresarial, y la existencia aún de las dos Españas, la oficial y la real. Esperemos que con estos fondos no ocurra como con el hijo pródigo, que el que hace los deberes y cumple no recibe nada, y el que fracasa, con o sin culpa, lo recibe todo, como dice un buen amigo mío y mejor interventor si cabe de Valencia.

Pero de Europa deberíamos esperar más medidas, no sólo dinero, sino que Bruselas tome decisiones, sea más resolutiva y rápida de lo que están siendo, no sólo en cuanto la tramitación de esos fondos, sino de otras iniciativas, dejando al margen el tema escandaloso de la compra de las vacunas. Una de esas cuestiones, que ahora mismo está sobre la mesa, en forma de propuesta de este lunes pasado, por parte de la Comisión y dirigida a los países miembros, es que aprueben los viajes a todos aquellos que tengan el pasaporte de vacunación a partir del día 1 de junio. Este acuerdo sería importantísimo, porque supondrían reactivar los viajes y el turismo, por ejemplo el de Reino Unido, cosa que para la principal industria de nuestra Comunitat, los servicios turísticos y de hostelería sería fundamental para su supervivencia, siempre, eso si, que el Consell de Ximo Puig no siga siendo el gobierno autonómico que restringe más las libertades horarias y de apertura entre otras. Restricciones que después del fin del Estado de Alarma están pendientes de un hilo, que parece ser sostendrá la Justicia, trabajando en un ámbito casi casi más allá de sus funciones normales de resolución de controversias jurídicas, y dando solución al problema, que en este casi año y medio de crisis, se ha generado, al no haberse creado un cuerpo normativo al efecto; ya veremos cómo se produce esta desescalada y si no vienen nuevas olas, esperemos que el buen tiempo, por eso que dice mi amigo el Marqués de Foyos de la estacionalidad de los virus, ayude un poco, a resistir toca.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email