GRUPO PLAZA

Una exjefa de València niega amaños en el Bibliobus: "Se intenta montar algo que no existe"

Foto: ROBER SOLSONA/EP
5/05/2022 - 

VALÈNCIA (EP). María Francisca Tamarit, exjefa de servicio en el Ayuntamiento de València y actual funcionaria, ha defendido la contratación del servicio de Bibliobus de los años 2008 y 2009 y ha negado cualquier amaño o fraccionamiento: "Se trata de trámites que en esos años eran muy habituales. No hay nada extraño. Estamos intentando montar algo que no existe".

Tamarit se ha pronunciado así en la tercera sesión del juicio que se sigue en la Audiencia de Valencia por Thematica, pieza en la que está acusada junto a otras ocho personas más por el presunto desvío de fondos para el abono de campañas electorales del Partido Popular en las elecciones municipales de 2007 y en las generales del año 2008; así como por presuntas irregularidades en adjudicaciones de contratos municipales.

La acusada está sentada en el banquillo por los diferentes contratos que se hicieron en relación con el Bibliobus de 2008 y 2009, sobre los que dio el visto bueno, y que fueron adjudicados a dos mercantiles: Liberty Iceberg --relacionda con el acusado Rafael García Barat-- y Thematica Events --relacionada con el exgerente de Imelsa, Marcos Benavent--.

La funcionaria ha manifestado que en esos dos periodos hubo dos concejalas diferentes en Cultura: en 2008, María José Alcón, ya fallecida; y en 2009, Mayrén Beneyto. Y ha dicho que los expedientes se iniciaban a través de una moción de la concejalía.

Ha afirmado que antes de los contratos ya conocía a García Barat porque lo había visto por la Concejalía de Cultura. Respecto al año 2008 se firmaron varios contratos menores por un importe total de 89.431 euros.

La acusada, preguntada cómo se fraguan estas contrataciones, ha manifestado que se hicieron varios contratos por diferentes conceptos porque era lo "habitual". "Este tipo de expedientes, aprobados en Junta de Gobierno o en el pleno del Ayuntamiento, eran habituales y en estos años el importe de los mismos alcanzó los 90 millones de euros en el consistorio. Era un trámite muy habitual en esos años. A fecha de hoy se sigue haciendo y no solo en este ayuntamiento. No digo que sea lo ideal pero es algo previsto", ha manifestado.

También ha dicho que desconocía el objeto social de las empresas adjudicatarias ni si disponían de suficientes empleados puesto que los únicos datos con los que cuentan son con necesarios para el pago de facturas. Y ha apostillado que en esa época firmaba ella exclusivamente estos expedientes porque la jefa de la sección administrativa estaba de baja.

"No hay ningún fraccionamiento"

Respecto a 2009, la funcionaria, quien ha reconocido que mantuvo una relación personal con García Barat desde el año 2010, ha insistido en que "no hay ningún fraccionamiento" de contratos, puesto que luego los mismos tenían que ser supervisados por el interventor y por el secretario.

Preguntada por qué se hicieron contratos menores en 2009 cuando ya tenían la experiencia del ejercicio anterior de que el importe global iba a ser muy superior por los servicios prestados, la acusada se ha escudado en que había un cambio en la Concejalía, con su titular, y la nueva responsable tenía que probar cómo funcionaba.

"No había continuidad con lo que se había hecho el año pasado. Beneyto acababa de aterrizar y era algo que no sabía muy bien. La decisión fue hacerlo así y recibimos una moción para la contratación", ha repetido.

A la acusada, en esta línea, se le han mostrado diferentes correos electrónicos y, en uno de ellos, se hablaba de un presupuesto global de Bibliobus por importe de 77.000 euros. Al respecto, ha dicho que el mismo "fue a la Concejalía de la que no formo parte. Este documento no lo había visto nunca", ha afirmado.

En otro correo, la acusada especifica a García Barat el presupuesto global del Bibliobús de 2009 y le pide que le mande una factura de Liberty, empresa sobre la que había asegurado que desconocía que era suya. Al respecto, la acusada ha afirmado que el correo se mandó al concluir los contratos desarrollados y que recoge lo que se han gastado las empresas. Sobre la relación de Barat con Liberty no ha comentado nada.

El fiscal le ha mostrado otro correo en el que la acusada le propone a García Barat ir a tomar una cerveza en junio de 2009 para celebrar el comienzo de la temporada del Bibliobus. Preguntada por qué hablaba de "temporada" cuando mantiene que era algo puntual y que no hubo fraccionamiento, ha insistido en que no se fraccionó nada y que por "temporada" se refería a julio y no a agosto.

Tamarit ha reconocido en este punto que mantuvo una relación personal con García Barat a partir del verano de 2010, "antes no", y cesó en el año 2011.

Para finalizar, la acusada ha expuesto: "No encontrará una tacha en mi expediente y he trabajado para todos los partidos políticos. No encontrará nadie que pueda decir nada malo sobre mí porque me dedico a trabajar. Me dedico a tramitar y no tengo capacidad de decisión ni elijo a las empresas, para eso están los responsables políticos. Mi papel es un papel tramitador. No tenemos competencia ni capacidad para hacer absolutamente nada mas", ha dicho.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme