GRUPO PLAZA

Te contamos cuáles son las flores autóctonas de Valencia y dónde encontrarlas

Flores autóctonas que nacen y crecen en la ciudad de Valencia

12/05/2022 - 

VALÈNCIA. Dice una canción que Valencia es la "tierra de las flores, de la luz y del amor". Y, como no podía ser de otra forma, la primavera es la mejor época del año para disfrutar de las primeras flores, tanto en nuestros jardines como en la naturaleza.

¿Cómo es la flora típica de la Comunidad Valenciana?

A grandes rasgos, la flora de la Comunidad Valenciana se compone de bosques y matorrales adaptados al clima mediterráneo. Es decir, a los inviernos templados, los veranos secos y los otoños y las primaveras con abundantes precipitaciones.

La flora de nuestra región es diferente en la costa y en el interior, y al norte y al sur de la misma: en la costa y de norte a sur, podemos distinguir entre el sector Valenciano-Tarraconense (al norte), el sector Setabense y el sector Alicantino-Murciano, mientras en las zonas de interior, podemos diferenciar entre el sector Manchego y el sector Maestracense.

Los bosques mediterráneos de la Comunidad Valenciana están definidos por la vegetación de hoja perenne y xerófila, que resiste mejor las sequías estivales. Destacan la carrasca (si bien la especie más abundante es el pino carrasco), las encinas, los quejigos y los alcornoques.

En el sotobosque, son comunes las especies leñosas de tipo espinoso y aromático. Algunas de ellas son el romero, el tomillo, el lentisco, el mirto, el hinojo, la aliaga o la jara.

Guía de Flores autóctonas de Valencia

Respecto a las flores autóctonas de la Comunidad Valenciana, las más populares son las jaras, y concretamente la "jara púrpura", un híbrido de Cistus creticus y Cistus ladanifer, especies muy extendidas por la Península Ibérica.

La jara púrpura tiene mata de hoja perenne y una altura de hasta 1,5 metros. Sus flores son llamativas, grandes, de color rosado o púrpura y con una característica mancha en la base de sus pétalos. Alcanzan su máximo esplendor desde mediados de primavera hasta el verano.

Dentro de esta misma familia encontramos otra flor autóctona de la Comunidad Valenciana, la jara negra o jaguarzo morisco, que, contrariamente a su nombre, es de color blanco.

El jaguarzo morisco es un arbusto denso y ramificado, con un aroma muy característico. Aparece en forma "salvaje" en pendientes y bancales, pero también se utiliza en jardinería ornamental como borduras, grupos y setos.

Puedes ver grandes extensiones de jara negra en la Comarca del Alto Turia, en el interior de Valencia y en los miradores de la Serranía.

En la Comunidad Valenciana también es muy común la lavanda. Concretamente, la lavanda dentada, una flor que suele aparecer en las zonas soleadas.

Aunque es normal verla en el campo, sobre todo en los meses de mayo y junio, la lavanda dentada está muy extendida en jardinería y xerojardinería, ya que puede adaptarse a tanto a suelos calizos como a suelos silicios.

Además, esta especie de lavanda apenas necesita poda o riego, lo que contrasta con sus múltiples utilidades, pues sus hojas, flores y frutos son ricos en aceites aromáticos y se emplean en perfumería, cosmética y limpieza.

Una de las principales curiosidades dentro de las flores autóctonas de Valencia es el espino yeddo, una variedad de origen japonés que podemos encontrar en las zonas costeras de Alicante.

El espino yeddo pertenece a la familia Rosaceae y se conoce popularmente como  espino japonés, espino hindú o manzanillo.

Este arbusto "siempre verde" tiene crecimiento lento, follaje denso y forma globosa.

Se trata de un tipo de flor resiste al frío, siempre que no sea muy intenso, y su exposición ideal es a pleno sol. Sin embargo, aguanta perfectamente la media sombra y las brisas marinas, de ahí su especial adaptación a nuestra costa, convirtiéndose en una variedad autóctona de la región.

Completamos esta breve guía de flores de Valencia con dos especies que seguro que te resultan muy familiares. 

La primera de ellas es la amapola (papaver rhoeas).

Las coloridas amapolas alegran los campos durante el mes de mayo. Y aunque su floración es corta, cada ejemplar puede producir más de 20.000 semillas, las cuales florecen en la temporada siguiente o permanecen bajo letargo hasta 10 años, momento en el cual salen a la luz.

Algunas de las zonas de la Comunidad Valenciana que cuentan con grandes extensiones de amapolas son Buñol, Oropesa del Mar o Jávea. 

En una recopilación de flores de Valencia no podemos obviar la flor del cerezo que, si bien no es una variedad realmente autóctona, está muy vinculada a esta tierra, especialmente en el Vall de Laguar, en la Comarca de la Marina Alta (Alicante).

Aquí hay grandes campos de cerezos cuya floración se produce a principios de la primavera (sobre todo abril y mayo), siendo una época única para disfrutar de este peculiar espectáculo de la naturaleza. 

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme