GRUPO PLAZA

el comité y la dirección negociarán la estrategia a medio plazo en plena ola de recortes

La planta de Almussafes busca cómo reforzar su estatus ante posibles ajustes de Ford en Europa

4/10/2021 - 

VALÈNCIA.  Reforzar el estatus de Almussafes como planta y prepararse ante los ajustes que se atisban en el negocio de Ford en Europa. Ese es el objetivo principal de la mesa de diálogo que la dirección y el comité de empresa de la factoría valenciana acordaron constituir este lunes para trazar conjuntamente la estrategia a medio plazo de la fábrica. Se trata, según explican fuentes del comité de empresa a Valencia Plaza de conseguir un acuerdo "equilibrado" para las dos partes que haga compatible el blindaje de los derechos de la plantilla con presentarse con la mejor cara cuando Ford Motor Company cuando llegue el momento de definir el futuro de sus cuatro centros en Europa.

Según recoge el sindicato UGT en un comunicado a la plantilla tras la reunión de urgencia que mantuvieron este lunes para hablar sobre el futuro de la planta, aún siguen sin despejarse incógnitas sobre el alcance del rediseño que la marca del óvalo anunció en 2018 para sus factorías europeas. Ford, que ya entonces aseguró que haría lo necesario para garantizar la rentabilidad del negocio a este lado del Atlántico, apostará por fabricar menos modelos y con tecnologías diferentes a los conocidos hasta ahora.

Desde que se declaró la pandemia del coronavirus, Ford Almussafes ha vivido en una convulsión permanente en forma de ajustes de producción mediante la aplicación de ERTE o con la supresión del turno de noche para ajustarse a la caída de la demanda y, más recientemente, a la crisis en el suministro de chips semiconductores que obligará a paralizar la producción por completo durante 33 jornadas de aquí a final de año con un nuevo ajuste temporal de empleo.

Sin embargo, la plantilla y los responsables de la planta convinieron en la necesidad de elevar la mirada para buscar cómo garantizar conjuntamente la viabilidad de Almussafes a medio plazo porque, al margen de los condicionantes inmediatos, aún quedan dudas por despejar. La mayor de ellas es si habrá espacio para mantener la integridad de las cuatro plantas europeas de Ford, las cuatro plantas de motores y sus respectivas plantillas, pero también hay otras como el impacto en Almussafes del acuerdo entre Ford y Volkswagen para desarrollar y fabricar pick-ups y furgonetas de gran tamaño para ambas marcas. "¿Qué Ford tendremos en Europa a partir de 2024?", se pregunta el comité en la comunicación que dirigió a los empleados.

Tal y como se esperaba, en la reunión de este lunes no hubo anuncios de gran calado ni sobre adjudicación de nuevos modelos. La dirección, según explican fuentes de UGT, el sindicato mayoritario de la planta, presentó los datos del funcionamiento del negocio en Europa y accedió a constituir la mencionada mesa de diálogo sobre los retos futuros de la fábrica que comenzará a reunirse la semana próxima.

El pasado reciente de la marca en Europa está marcado por los ajustes desde antes de la llegada de la crisis de la covid-19. Como recuerda el comitée, desde que Ford anunció en 2018 una profunda reestructuración que sería especialmente intensa en Europa para transformarse y avanzar en la producción de modelos híbridos y eléctricos, los recortes han sido una constante.

Los cierres de las plantas de Rusia, Reino Unido y Francia han ido acompañados de reestructuraciones de plantilla en otros centros que también han afectado a países como Australia, Brasil o India. Pero tres años después de anunciarse los ajustes, en Almussafes se tiene la impresión de que el momento "decisivo" está cerca, de ahí la necesidad de fortalecerse como planta.

Como ha publicado Valencia Plaza, la falta de inversión y nuevos encargos preocupa en Almussafes. Cuatro de los cinco modelos que actualmente se fabrican en la planta valenciana están en su ciclo final de vida y no hay todavía cambios en el horizonte. A excepción del Kuga, tanto el Mondeo, el S-MAX, el Galaxy o la furgoneta Connect tienen fijado en 2024 el fin de su producción, lo que genera mucha inquietud en la planta.

En contraposición a las incertidumbres que aún existen sobre Europa, la firma del óvalo acaba de anunciar una inversión de 11.400 millones de dólares para la puesta en marcha de cuatro nuevas plantas en EEUU que fabricarán vehículos eléctricos. 

Jornadas sin producción

Por lo que se refiere a lo más inmediato, comité y dirección de Almussafes ya han definido las 33 jornadas de suspensión de la producción hasta el final de año. Los paros en la planta de vehículos comenzaron este lunes y se prolongarán en su primer tramo hasta el día 11. La actividad volverá a quedar suspendida el jueves 21 y no regresará hasta el 8 de noviembre.

Desde esa semana y hasta el 17 de diciembre se trabajará en semanas alternas, una de producción y otra de ERTE. En motores, con menos jornadas de suspensión, los paros se concentran principalmente en los fines de semana desde finales de octubre.

La causa de este último ajuste es el desabastecimiento de microchips que afecta a toda la industria de fabricación de automóviles. Sin esas piezas, la fabricación se ha tenido que detener porque su suministro es imprescindible para garantizar el correcto funcionamiento eléctrico del vehículo.

Noticias relacionadas

next

Conecta con nosotros

Valencia Plaza, desde cualquier medio

Suscríbete al boletín VP

Todos los días a primera hora en tu email


Quiero suscribirme